¿Hacia donde va la Fuerza Aérea Argentina?

6
IA-63 Pampa II partiendo de FAdeA. El Aérea Material Río Cuarto ha sido recientemente acondicionada para realizar el mantenimiento de los entrenadores avanzados de la Fuerza Aérea Argentina. Imagen: Zona Militar.

A veces puede agotar el análisis agorero de la realidad, pero el escenario que se baraja para el próximo año en la organización de las Fuerzas Armadas genera desazón. Si bien los hombres de armas ya se han acostumbrado a manejar miserias desde hace añares, en el ultimo tiempo los comentarios que terminan abundando bordean la catástrofe. “Que el ultimo apague la luz” se menciona luego de leer los comunicados de Casa Militar pidiendo extremo ahorro en absolutamente cada ítem que compone la vida castrense.

La situación golpea muy fuertemente a todas las fuerzas, pero hay una que pese al esfuerzo parece no poder retomar vuelo: la Fuerza Aérea Argentina.

Ya avanzamos con la primicia sobre el próximo recorte en las fuerzas para el próximo año. La noticia era cantada partiendo de la noción de que los recursos parecen siempre cortarse por el lado mas fino, la Defensa Nacional. Y hoy en día el hilo mas fino dentro de ella parece ser la Fuerza Aérea.

Con más de un 50% de recorte para el próximo año, que es importante aclarar, no se va a engullir al 90% de gasto corriente sino al 10% que compone gasto operacional y de capital, la proyección de actividades tiende a las tareas de oficina. La necesidad de ahorro fiscal no solamente se alza con las funciones específicas del control del espacio aeroespacial, sino que el hambre hace que las fauces del Ministerio de Hacienda (o Economía ya) saboreen desde lejos las instalaciones que, otrora pensadas estratégicamente, hoy juntan polvo y poca actividad.

Desde Reynolds hasta Paraná, pasando por Tandil y Moreno se sitúa la necesidad de liquidar unos 200 millones de dólares, de los cuales un 70% iría para las arcas del Ministerio de Defensa, donde una porción podría ir a parar a planes de comunicación, marketing y posicionamiento de imagen de los funcionarios.

¡No va a haber inversión o modernizaciones! Ya poco importa a esta altura pensar en como va a ser la planificación para que la Argentina cuente con un vector supersónico. Ahora la preocupación es saber si hay posibilidades de que los pilotos tengan horas de vuelo el año que viene.

Los A-4AR penden de un hilo. Se garantiza su operación durante el G-20 junto a otros pocos sistemas distintos, pero su futuro para el corto plazo esta sellado. El F-28 no cuenta con reemplazo, se le alargará su vida útil para no perder otra capacidad. Lo mismo con los sistemas Pucará, los cuales, si se dan de baja, dejarían al poder aéreo nacional con sistemas contados con poco más de las dos manos.

El futuro de la fuerza, por incapacidad o necesidad extrema, en poner al sistema Pampa como avión de máxima performance llevando a que la institución se vuelque a una doctrina pura de empleo en conflictos de baja intensidad. ¿Habíamos hablado de mexicanización hace unos años no?

Esta bien, pero nuestros pilotos se están capacitando muy fuerte como aviadores de caza. La EAM, de las pocas unidades que cuentan con sistemas de armas nuevos y modernos, está apostando fuertemente a poner horas de vuelo en las camadas de estudiantes. Si bien se esta generando un cuello de botella importante por la falta de sistemas de entrenamiento, existe otro cuello de botella mas en las distintas unidades que se centran en los pilotos preparados para operar distintos sistemas en operaciones. Las lowcost vienen haciendo estragos llevándose a los mas preparados, y en algunos casos los únicos preparados para operar algún sistema de armas. La necesidad extrema de pilotos esta haciendo que se saquen pilotos con pocas horas para ocupar el lugar de los experimentados dados de baja por una mejora sustancial en su salario en el ámbito privado.

La situación es difícil hacia adentro de las brigadas. Se ha hablado durante el ultimo tiempo de las capacidades que existen en la fuerza para operar en una situación de crisis extrema y evacuación.

Si algo llegase a suceder en la Antártida, Chipre o algún lugar recóndito del orbe donde existan ciudadanos argentinos, la capacidad de brindar una respuesta acorde y decisiva por parte de nuestra institución aérea sería muy pobre en tiempos de respuesta y despliegues. Si bien el profesionalismo de nuestros pilotos y técnicos se encuentra siempre a la vanguardia, la necesidad urgente de inversiones supondría un problema en caso de que las papas quemen.

Ya no el argentino pregunta que pasa, sino hasta los propios agregados, contratistas y funcionarios del exterior. No hay palabras. Es la crisis.

Mientras se espera que llegue el vendaval (porque todavía no lo hizo). Se mantienen las dudas sobre el destino futuro de la Fuerza Aérea Argentina.

6 COMENTARIOS

  1. Hola. Como dice Mariano, ya estamos acostumbrados a estas realidades. Lo peor, ya ni nos sorprende! Décadas de la crónicas perdidas de capacidades, ha dejado una “huella”, apagado las esperanzas de muchos (en los cuales me incluyo) en un futuro mejor para la FAA y las FFAA en general.
    Es un daño enorme, que no se detiene, sino que empeora, se agiganta…
    La Política Nacional, y los Ministros “manos de tijera”, son los principales culpables.
    Irresponsablemente nos han despojado de nuestro aparato defensivo, con sus argumentos tan falsos como las promesas de cambio en épocas electorales. Creo que es tiempo de iniciar causas judiciales a los responsables (o irresponsables) por incumplimiento de la constitución.

  2. cito mariano “la capacidad de brindar una respuesta acorde y decisiva por parte de nuestra institución aérea sería muy pobre en tiempos de respuesta y despliegues” totalmente de acuerdo, vamos en ese camino hasta que salgamos de la crisis, pero incluso sin crisis no se hizo o se hizo muy poco por nuestras fuerzas. espero que haya conciencia en materia de defensa, el pensamiento estratégico y entender que argentina es muy grande y tenemos mucho espacio que cuidar. tomemos ejemplos como Chile, peru, Colombia y brasil que tienen preocupación por su defensa y adquisiciones junto a una industria militar nacional. viva los veteranos de Malvinas, viva la patria y sus fuerzas armadas, viva la independencia argentina y su pueblo, espero con esperanza que podamos defendernos, tener conciencia de nuestra nación y territorio. si no defendemos lo que tenemos lo podemos perder, ojala no llegue ese día. gracias a todos los que ponen su grano de arena en hablar y apoyar a nuestras fuerzas armadas en democracia.

  3. Es una verdadera verguenza y un tremendo peligro para el paìs. Si bien esta situaciòn no es de la exclusiva responsabilidad de este gobierno, èste ha defreudado a muchos que pensaban que con el CAMBIO las cosas, efectivamente, cambiarìan para bien. Grueso error. Por culpa de la crisis, las FFAA languidecen al borde de la desaparaciòn como fuerza de combate. O tal vez, justamente, este sea el plan desde un principio, volver a las FFAA argentinas una guardia nacional, elementalmente armada y preparada, sin capacidad real de combate, sino màs bien una gendarmeria pesada alistada para combatir delincuentes y protestas de insatisfechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí