Afganistán cambia los helicópteros rusos por los estadounidenses

0
Imagen cortesía de Defense News

El Pentágono, quién tardó años en cambiar su estrategia de comprar helicópteros Mi-17 de fabricación rusa para la Fuerza Aérea Afgana y cambiarlos por los Halcones Negros UH-60A fabricados en Estados Unidos, gracias a la fuerte presión del Congreso, ahora considera que la transición de volar y mantener a los UH-60As en Afganistán presenta problemas predecibles para la AAF.

Los senadores que han defendido durante mucho tiempo el cambio de helicópteros rusos a estadounidenses en Afganistán, quieren ver un examen completo de los desafíos y, posteriormente, soluciones para solventar los problemas identificados. Se presentó ante el Congreso un informe al respecto.

«Compartimos las inquietudes esbozadas en el informe y lo instamos a que desarrolle e implemente de inmediato un plan para enfrentar estos desafíos emergentes», escribieron en una carta del 26 de julio los señores Richard Blumenthal, D-Conn. y Joni Ernst, republicano de Iowa.

La Fuerza Aérea Afgana ha confiado en los helicópteros Mi-17, fabricados por el contratista ruso Rosoboronexport, durante muchos años. Los oficiales del ejército han argumentado que el servicio necesitaba comprar Mi-17 porque los afganos ya saben cómo volar el avión, mientras que los helicópteros hechos en Estados Unidos son demasiado caros y complicados. Además, la única vía a través de la cual se podían comprar versiones militares de los Mi-17 era a través de Rosoboronexport.

Blumenthal ha desafiado esa decisión en innumerables audiencias públicas a lo largo de los años. Dirigió el cargo para insertar legislación en el proyecto de ley de defensa fiscal 2015 para terminar los contratos Mi-17 existentes con Rosoboronexport que también imponían otras fuertes limitaciones en los tratos con la compañía debido a su actividad de proporcionar armas al gobierno de Bashar Assad en Siria.

Hace dos años, Blumenthal y Ernst exhortaron específicamente al entonces Secretario de Defensa Ash Carter, a cambiarse a helicópteros fabricados en Estados Unidos para la Fuerza Aérea Afgana, y en 2017 el Pentágono inició una transición para reemplazar los Mi-17 con 159 de la variante más antigua de Sikorsky’s Black Hawk.

La transición es ahora parte del enfoque RoadMap de la Defensa Nacional Afgana y las Fuerzas de Seguridad. Los oficiales del ejército habían advertido anteriormente sobre las dificultades de tal transición, particularmente en lo que se refiere al mantenimiento y la capacitación.

Mientras que los afganos realizan el 80 por ciento del mantenimiento en los Mi-17 y el 20 por ciento lo hacen los contratistas, en los UH-60A son «casi totalmente dependientes» de los contratistas, asegura el informe.

Según la 9na Fuerza de Tareas Expedicionaria del Aire y el Espacio-Afgano, que está encargada de trabajar con el AAF en la transición, el Mi-17 es «mucho más conducente al nivel de educación disponible en la población general afgana» que el UH-60A «en términos de mantenimiento». Debido a esto, la AAF necesitará depender de los contratistas para el mantenimiento a corto y medio plazo, según indica el informe.

Por su parte, el informe también señala que, «dado que el Mi-17 será retirado del servicio, no está claro cuánto beneficio hay en seguir entrenando a los afganos para mantener el Mi-17».

Los dos senadores escriben que la novena AETF-A «debe ir más allá de la expectativa actual de que la AAF dependerá de [soporte logístico del contratista] para el mantenimiento de UH-60A Black Hawk y determinará un camino más sostenible para aumentar constantemente el porcentaje de mantenimiento realizado por los afganos mismos».

Se espera que el inventario de Mi-17 se reduzca a 20 aviones a fines de 2019. Actualmente hay 47 aviones, 24 de los cuales están en mantenimiento a largo plazo, y se cree, que para el final de 2021 se reducirá a 18 y hasta 12 para finales de 2022.

Hay 22 pilotos y 16 operadores de misiones especiales en la AAF que están aprendiendo a volar el Black Hawk. Los afganos actualmente tienen ocho de los helicópteros, con otros 45 comprados pero aún no desplegados de un total de 159 planeados.

En su carta, Blumenthal y Ernst instan al Pentágono a «volver a evaluar el entrenamiento del personal de la AAF en el Mi-17 en lugar de entrenarlos en el helicóptero UH-60A Black Hawk».

 

Deja un comentario