Turquía rechazó la demanda de Estados Unidos que solicitaba la cancelación de la compra de los sistemas de misiles S-400 a Rusia. El jueves pasado, el diario turco Hurriyet, citando fuentes diplomáticas con conocimiento del tema, informaron sobre el rotundo rechado de Ankara ante las peticiones de Washington.

En las conversaciones, los funcionarios estadounidenses exigieron que Turquía, un miembro de la OTAN, finalizara el acuerdo S-400 con Rusia, advirtiendo que podría desencadenar sanciones contra Turquía. Los funcionarios turcos respondieron con un rotundo no a la demanda. Dijeron que S-400 será comprado ya que Turquía los necesita y agregó que cualquier sanción contra su país «no será dejada sin respuesta», dice el diario.

«Siguiendo la firme postura de Turquía sobre la compra de estos sistemas, los funcionarios estadounidenses insinuaron que «Turquía no debería usar los S-400 incluso si los compra de Rusia», mientras que las fuentes diplomáticas turcas dijeron que no era una expectativa realista», dijo Hurriyet. .

Sin embargo, Ankara sugirió un trabajo conjunto con los Estados Unidos para que puedan prevenir las posibles consecuencias del despliegue del S-400 y para «abordar las preocupaciones de los EE. UU. sobre la seguridad de las aeronaves de la OTAN».

Además, las conversaciones se centraron en la oferta estadounidense de vender sus sistemas de defensa aérea Patriot a Turquía. Los negociadores turcos dijeron que su país podría comprar los sistemas Patriot pero bajo la condición de que la administración de Trump obtenga la aprobación en el Congreso de Estados Unidos.

En mayo, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó la Ley de Autorización de Defensa Nacional fiscal 2019. El proyecto de ley incluye una medida que impedirá que Turquía compre armas estadounidenses sin un informe especial sobre el acuerdo de Ankara para comprar sistemas de misiles S-400 de superficie a aire.

En noviembre de 2016, se supo que Rusia y Turquía estaban en conversaciones sobre la compra de sistemas de misiles S-400. En septiembre de 2017, Rusia confirmó que el contrato había sido firmado, mientras que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que se había efectuado el pago anticipado. Turquía se convertirá en el primer estado miembro de la OTAN que obtendrá el S-400 de Rusia. La cantidad de sistemas que recibirá no ha sido revelada.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.