Por primera vez, el Estado Nacional argentino cobró los gasto de la persecución al buque chino Jing Yuan 626, que fue detectado por la Prefectura Naval Argentina el 21 de febrero pasado, cuando pescaba ilegalmente dentro de la Zona Económica Exclusiva.

El resarcimiento consta de un millón y medio  de pesos y finalmente se efectivizó el pago que la empresa armadora Yantai Jingyuan Fisheries debía abonar a la Prefectura por los gastos ocasionados en el operativo de persecución realizado por el guardacostas y el avión patrullero marítimo de la institución.

Además de cobrar el costo de la operación, el Estado argentino se garantizó el pago de una multa de 7.500.000 pesos impuesta por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

El Jing Yuan 626 había sido detectado pescando a la altura del Golfo San Jorge, y a raíz de ello, la Prefectura activó rápidamente el protocolo para lograr su detención. Como respuesta, el buque chino apagó todas sus luces y comenzó a navegar hacia aguas internacionales con la intención de escapar.

De esta forma, se dio comienzo a la persecución del pesquero. Al no obtener las respuestas deseadas, y la orden no ser acatada, la prefectura continuó con disparos intimidatorios para evitar que continuara la navegación.

Cuando se desarrollaba el operativo, se acercaron a la zona otros cuatro buques que realizaron peligrosas maniobras e intentos de colisión para impedir que el Jing Yuan 626 fuera detenido. La persecución se extendió  por más de 130 kilómetros y duró casi ocho horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí