En el intento de reemplazar al A-10 Thunderbolt II en la década de 1980, la Fuerza Aérea de los EE. UU. (USAF) comenzó a desarrollar el A-16, una versión de apoyo aéreo cercano (CAS) del F-16 básico armado con un cañón de 30 mm y contenedores de ametralladoras Minigun de 7.62 mm. Varios aviones F-16A Block 15 fueron pintados en el esquema de camuflaje «European One» y fueron modificados a esta configuración. El tipo debía haber recibido la designación ‘Block 60’; sin embargo, el A-16 nunca entró en producción debido a una directiva del Congreso el 26 de noviembre de 1990 que le ordenaba a la Fuerza Aérea de los EE. UU. conservar dos alas de A-10.

Un segundo resultado de esa directiva fue una decisión de la USAF de que, en lugar de actualizar el A-10, buscaría modernizar 400 F-16 Block 30/32 con nuevos equipos para realizar misiones CAS y de interdicción aérea en el campo de batalla ((BAI). El proyecto que se llamó F/A-16 presentó nuevos sistemas como un sistema digital de mapeo de terreno y un sistema de posicionamiento global (GPS) para mejorar la precisión de la navegación y el lanzamiento de armas, así como un sistema automático de transferencia de objetivos (ATHS) para permitir intercambio digital directo de datos de objetivos/misiones entre el piloto y las unidades terrestres. Este enfoque, sin embargo, se eliminó en enero de 1992 a favor de equipar a los F-16C/D Block 40/42 con el sistema LANTIRN de navegación a baja altitud y puntería infrarroja nocturna.

En 1991, 24 aviones F-16A/B Block 10 pertenecientes al 174th Tactical Fighter Wing (TFW), una unidad de la Guardia Nacional Aérea de Nueva York que había hecho la transición desde el A-10 en 1988, se armaron con el cañón de cuatro tubos F/A-16 de 30 mm, un derivado del cañón de siete tubos GAU-8/A utilizado por el A-10A. Esta arma fue transportada en un contenedor de cañón General Electric GPU-5/A Pave Claw en la estación central, y recibió 353 cartuchos de munición. También hubo planes para convertir F-16C a esta configuración e incorporar el rastreador de puntos laser AN/AAS-35V Pave Penny. La vibración del arma al disparar resultó tan severa como para dificultar apuntar y volar el avión, y los ensayos se suspendieron después de dos días.

La controversia A-10 Vs F-16 se revivió durante la Operación Tormenta del Desierto, donde ambos aviones se usaron ampliamente en la guerra con datos sustanciales sobre sus cuotas de éxito de varios tipos de misiones. Como explicó Ken Neubeck en su libro A-10 Warthog Mini In Action, el F-16 Block 10 tenía la ventaja de la velocidad y la capacidad nocturna completa, mientras que el A-10 requería el uso de bengalas para iluminar el campo de batalla o un segundo A-10. Sin embargo, a pesar de estas ventajas, el rendimiento del F-16 en Tormenta del Desierto fue inferior al del A-10 en el rol de CAS, principalmente porque el F-16 era extensamente vulnerable al fuego de tierra volando bajo. No tenía las características de supervivencia robustas que el A-10 tenía, en consecuencia, el F-16 se vio obligado a volar a mayores altitudes. A altitudes mayores, las armas del F-16 eran menos precisas que lel misil Maverick y el cañón del A-10. El accesorio del contenedor de cañón de 30 mm para el F-16 demostró ser inestable e impreciso.

Como dice Neubeck, «la guerra demostró de manera concluyente que el F-16 modificado no puede reemplazar al A-10 Warthog y realizar todos los aspectos de la misión CAS. El A-10 fue realmente el único avión que se construyó exclusivamente para la misión CAS. Muchos expertos consideran que los resultados de la guerra muestran que los EE. UU. harían bien en seguir teniendo una combinación de aviones, incluidos los tipos «aire-barro».

Un ex ingeniero del Pentágono, Pierre Spey, que trabajó en los programas F-16 y A-10, fue citado en un artículo del Wall Street Journal diciendo que la idea de reemplazar el A-10 con el F-16 era «una de las más monumentales ideas fraudulentas que la Fuerza Aérea ha perpetrado alguna vez «. Como dijo Neubeck, el Sr. Spey resumiría más tarde los logros de la guerra del A-10 en el número de septiembre de 1991 de IEEE Spectrum (la revista editada por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos). Spey declaró que «entre los aviones participantes, el A-10 de ‘baja tecnología’, muy despreciado por los oficiales de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, fue el verdadero héroe de la guerra aérea. Aunque representaba solo una doceava parte de la fuerza de combate, voló un tercio de las incursiones y representó dos tercios de la destrución de tanques reclamadas durante la campaña aérea y más de nueve décimas de la estrucción de blancos de artillería. Dominaba las campañas de interdicción contra las carreteras. El avión demostró ser lo suficientemente resistente como para sobrevivir a la exposición antiaérea y disparar misiles antitanque Maverick, mientras que los F-16, F-111 y F-18 eran demasiado vulnerables a las armas terrestres para ser utilizables en este rol «.

Como resultado de esto, los F/A-16 Block 10 se dieron de baja después de la guerra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.