TOKIO (Reuters) – El contratista de defensa estadounidense Lockheed Martin Corp planea ofrecer a Japón un diseño de caza furtivo basado en su F-22 Raptor, prohibido de exportación, y en el avanzado F-35 Lightning II, dijeron dos fuentes.

Lockheed ha discutido la idea con los funcionarios del Ministerio de Defensa japonés y hará una propuesta formal en respuesta a una solicitud japonesa de información (RFI) después de recibir el permiso del gobierno de Estados Unidos para ofrecer la tecnología militar sensible, dijeron las fuentes, que tienen conocimiento directo de la propuesta.

La decisión de liberar partes de los diseños y software de aviones altamente clasificados para ayudar a Japón a adelantarse a los avances chinos pondrá a prueba la promesa del presidente Donald Trump de revisar la política de exportación de armas de su país.

El avión propuesto “combinaría el F-22 y el F-35 y podría ser superior a ambos”, dijo una de las fuentes.

Japón, que ya está comprando el cazabombardero furtivo F-35 para modernizar su inventario, también quiere introducir por separado un caza de superioridad aérea en la década del 2030 para impedir las intrusiones en su espacio aéreo de los aviones chinos y rusos.

El primer F-35A ensamblado en Japón, el AX-5 “79-8705”, durante su presentación oficial el 5 de junio de 2017 en la instalación de ensamblaje final en Komaki de Mitsubishi Heavy Industries (MHI).

La fuerza aérea del país actualmente vuela el F-15J, basado en el Boeing F-15; y el F-2, basado en el Lockheed Martin F-16. Ambos diseños tienen décadas de antigüedad.

La ambición de Japón de construir su propio caza furtivo fue en parte estimulada por la negativa de Washington hace una década de venderle el bimotor F-22 Raptor, que aún es considerado el mejor caza de superioridad aérea del mundo.

Aunque el programa japonés de aviones furtivos, denominado F-3, se concibió como un esfuerzo doméstico cuyo costo se estima en unos 40.000 millones de dólares, Tokio ha buscado recientemente la colaboración internacional para compartir los gastos y obtener acceso a la tecnología que de otro modo tendría que desarrollar desde cero.

Sin embargo, cualquier aeronave construida con socios internacionales debe tener motores y radares de diseño japonés y otros componentes hechos localmente, dijo la otra fuente. Mitsubishi Heavy Industries probó un prototipo de avión furtivo en 2016, el X-2 Shinshin, que le costó al gobierno japonés unos 350 millones de dolares para su desarrollo.

Mitsubishi ATD-X / X-2 Shinshin

“Estamos considerando el desarrollo nacional, el desarrollo conjunto y la posibilidad de mejorar el desempeño existente de las aeronaves, pero aún no hemos tomado una decisión”, dijo el viernes un portavoz del Ministerio de Defensa.

En marzo, el gobierno japonés emitió un tercer RFI para el F-3 a compañías de defensa extranjeras y envió un documento por separado que describe sus requisitos con más detalle a los gobiernos británico y estadounidense.

Además de una propuesta de Lockheed, Japón espera respuestas de Boeing Co, que fabrica el caza polivalente F/A-18 Super Hornet, y BAE Systems Plc, que forma parte del consorcio que construyó el interceptor de gran altitud Eurofighter Typhoon.

“Esperamos con interés explorar opciones para el caza de reemplazo del F-2 en cooperación con los gobiernos de Japón y los EE. UU. Nuestro liderazgo y experiencia en aviones de quinta generación se pueden aprovechar para ofrecer de manera rentable capacidades que satisfagan las futuras necesidades de seguridad de Japón “, dijo una portavoz de Lockheed Martin.

Boeing y BAE no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El último caza a reacción de Japón, el F-2, que entró en servicio en 2000, fue construido conjuntamente por Mitsubishi Heavy y Lockheed Martin. Como el principal fabricante de cazas de Japón, MHI, que construyó el A6M Zero de la Segunda Guerra Mundial, sería el pilar de la parte japonesa de cualquier proyecto nuevo.

Mitsubishi F-2 de la Japan Air Self-Defense Force (JASDF)

Reporte de Tim Kelly y Nobuhiro Kubo; Edición de Gerry Doyle

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí