Sin dudas han llamado la atención algunos comentarios del Ministro de Defensa Oscar Aguad durante las sesiones de la bicameral. Si bien la sesión se estructuró alrededor de la causa por la desaparición del ARA San Juan, el esfuerzo comunicacional del ministro se enfocó también en ciertas cuestiones que vienen siendo omitidas desde hace mucho por la cartera de defensa.

“Y también estamos por comprar aviones de combate… pero no puedo revelar secretos militares” mencionó en una ocasión dentro de la larga exposición ministerial dentro del Congreso. El comentario no pasa desapercibido dentro del lamentable contexto en que convive el poder aéreo argentino al día de hoy. Es claro: los últimos años se han alzado con varias familias de sistemas de armas dejando al país al borde de perder del todo su capacidad aérea con relativo poder de fuego. El año 2015 se llevó consigo al legendario sistema Mirage, dejando el peso de su historia en manos de las limitaciones naturales que poseen los A-4AR, los IA-58 y los IA-63. Estos tres sistemas también teclean con el fuera de servicio, la baja disponibilidad y las pocas horas de vuelo asignadas.

Los primeros, comprados en el año ´97 tienen un serio limitante: hay dificultad para conseguir repuestos, ademas de que el total de aviones en servicio se cuentan con los dedos de las manos (de una sola para ser mas especifico). Los segundos, con décadas de servicio en el país, esperan su salida triunfal de servicio pero al día de hoy no pueden pasarle la posta a ningún otro sistema nuevo: vislumbran su salida sin reemplazo y en el corto-mediano plazo. Que decir del sistema Pampa que no se haya dicho quizá desde hace mas de una década. La capacidad fabril no responde a las expectativas ni políticas, ni militares ni tampoco ciudadanas (por lo menos de aquellos que siguen los temas de Defensa Nacional). Todo esto lleva su corolario con enormes necesidades de planificación y ejecución que hacen ver que la situación en la Fuerza Aérea Argentina es, por supuesto, atroz.

Las palabras del Ministro resonaron fuerte. El hecho de que funcionarios de primera linea vuelvan a poner en la mesa de la opinión publica la palabra “avión de combate” y dentro del ámbito del Congreso pueden implicar un cambio de época para un Ministerio de Defensa pasivo y con serias faltas de reacción ante cataratas de problemas y siniestros que surgen en el seno del instrumento militar. De todas maneras la duda se mantiene ante promesas no cumplidas, biblioratos de proyectos y presupuesto reservado de manera anual.

La Fuerza Aérea se ha aferrado estoicamente a la idea de poder contar con un sistema que funcione como stop-gap hasta poder amanecer en un contexto (¿y quizá un gobierno?) mas optimista en relación a la Defensa Nacional. La planificación se ha concentrado en algunos sistemas que si bien no son naturalmente de caza, si podrían proveer una base mas que adecuada para un futuro mas promisorio y que se puedan asociar a un verdadero sistema multirol.

Ya se ha mencionado en numerosas oportunidades: las opciones se han cerrado al día de hoy entre los SdA M-346 Master y FA-50. Un italiano y un coreano. Ambos nuevos. Ambos una evolución de un avión de entrenamiento.

Las compañías persisten en tocar las puertas del Ministerio y de la propia Fuerza. Tanto Leonardo como KAI envían a sus delegaciones, siempre con sonrisas y grandes pilas de papeles, con la intención de mantener una linea de negociación con las autoridades argentinas. Las puertas se les cierran. Literalmente.

Las palabras del Ministro pueden suponer un cambio de eje para las acciones de la cartera. Quizá, y por primera vez desde esta gestión, podamos comenzar a ver un cierto movimiento positivo en cuanto a la necesidad de cubrir baches, falencias y necesidades de las fuerzas. También podemos considerar que estas palabras solamente se pueden referir a la ya lenta adquisición de aviones Super Etendard para la Armada Argentina, lo cual supondría que finalmente la fuerza que debe llevar el control del espacio aeroespacial argentino tenga menores capacidades que aquella que lleva un control del mar de nuestro pais.

De todas maneras, el Ministro ha hablado ante el Congreso y ha mencionado que el país finalmente avanzara en la adquisición de elementos para proveer seguridad aérea. Pero como sucede en todo ámbito de esta magnifica nación habrá que esperar a que las palabras se hagan realidad. Por eso podemos decir: ver para creer.

17 COMENTARIOS

  1. Cuando veamos tropa enemiga tomando nuestro territorio después no lamentemos lo perdido,porque nunca lo vamos a recuperar.El país está en manos de ineptos pero esto parece no ser advertido por la gente partidaria del no pasa nada porque no tenemos hipótesis de conflicto.Es de suma gravedad la situación de indefensión en la que estamos,¿es que nadie se hace eco de esto en el gobierno?.

    • Independientemente que eso es una realidad concreta, también está la realidad invisible: El territorio te lo ganan cuando te endeudan, cuando te derrotan culturalmente, cuando se lo vende a precio vil. La base china en el medio de la argentina no sabemos para que es y no necesitaron invadirnos. Los invitamos a pasar. No les va a hacer falta “venir por el agua” con un ejército porque es mas fácil encontrar un político corrupto que les venda esas tierras a precio vil. Cuando venga un ejército va a ser para defender esas tierras porque ya van a ser de ellos. Tenemos una invasión de extranjeros usando recursos de este país: hospitales, subsidios, jubilaciones. No necesitaron usar la fuerza.

  2. Creo que están haciendo especulaciones muy optimistas, seguramente el Ministro se refirió a los SEM que van a venir. No creo que haya algo mas. Lo que pasa es que Aguad no sabe la diferencia entre un SEM, un F16 o un Pampa. Para este gobierno comprar 5 aviones con capacidades de combate es suficiente para decir que con eso abastecen la necesidad de defensa aérea.
    Se vendieron muchísimos terrenos y patrimonio de las FFAA y hasta ahora no se compró ni un tornillo que lo ingresado por esas ventas. Han pasado 40 años y ninguna gestión se diferenció en poner al MD en el lugar que debería ocupar en un país como éste. Cambiemos no ha sido la diferencia.

    • Diego, mas claro imposible:”Han pasado 40 años y ninguna gestión se diferenció en poner al MD en el lugar que debería ocupar en un país como éste. Cambiemos no ha sido la diferencia”.

    • Desde la democracia solo asistimos a la destrucción de las Fuerzas Armadas, pensar que llegamos a tener operativos más de 300 aviones de distinto tipo , pero la culpa es de los ciudadanos que poco les importa la Defensa Nacional, deberíamos exigir a los que nos gobiernan que rearmen Nuestras Fuerzas Armadas.

  3. Es una vergüenza. Este gobierno y todos los gobiernos de turno qué tuvimos. Qué nunca hubo una política sería de defensa de nuestras fuerzas armadas. Tenemos nuestra islas Malvinas ursupadas por el pirata inglés. Hacé más de un siglo y medio. Qué esperan para actuar que nos invadan la Patagonia que de acá a 30años. Los ingleses y chilenos se repartan nuestro territorio.sin contar la Antártida.la politica que se aplica. Retrogada que dicen que no hay hipótesis de conflicto o como quieren llamarlo la política de defensa obsoleta como muestras fuerzas armadas. Qué quieren justificar para no invertir. Si se quiere tener la paz prepárate para la guerra.

    • “Que esperan para actuar?” Seamos serios. Militarmente ya nunca será una opción. Pero las fuerzas armadas deberían ser lo suficientemente profesionales y equipadas para disuadir cualquier tipo de agresión.

      El territorio perdido se debe intentar recuperar con todos los medios menos militares.

  4. Me llama la atención que en su momento (entre uno y dos años atrás, no recuerdo bien, pero bajo la actual administración) no se hayan comprado los A4 que Israel dio de baja. No para volarlos, claro está, sino como fuente de repuestos. Por otro lado tengo entendido que también existen A4 en el desierto de Arizona: ¿O será que la presión diplomática inglesa hasta nos impide adquirir repuestos para estos nobles y viejos aviones?
    Por otro lado no entiendo como el sistema Pucará se encuentre en el estado en que está. Para ser más preciso, no puedo concebir como la administración de CFK fue tan lenta en girar fondos para llevar a cabo la remotorización y la modernización de los sistemas de navegación y comunicación en tiempo y forma (y eso que tenía la máquina de imprimir billetes!!!!. Era imprimir y girar billetes a FADEA). Hoy tendríamos Pucará remozados para un buen rato. Tampoco me cierra que la actual administración no continúe con el proyecto.
    En lo que hace al reemplazo del Mirage, creo que el Kfir sería el reemplazo ideal dentro de lo posible. Por supuesto, siempre que esté convenientemente modernizado. Preferiría un avión de combate puro, y no un derivado de un entrenador. Pero entra las dos pociones en juego (M 346 ó FA 50) sin dudas que prefiero al coreano, ya que tiene cierta capacidad supersónica.
    Por último: ¿Vendrán los SEM?
    Bendiciones.

  5. Verdaderamente asusta el grado de obsolescencia de todos los sistemas de armas de nuestras fuerzas Armadas. Las políticas de defensa de los últimos 30 años y particularmente de los últimos 15 han dejado al país en la más absoluta indefensión. Un país con la extensión territorial y los recursos naturales como los que debe defender la Argentina requiere no menos de un centenar de Aviones multirol de al menos una generación 4+.. Todo el resto como por ej. Los SUE en su versión SEM son obsoletos para el tipo la guerra actual. Teniendo en Malvinas Eurofighters Typhoon británicos. Nuestros vecinos Chile y Brasil sin tener hipótesis de conflictos comparables se han equipado con F16 y Saab Gripen. Es hora de tomar a la defensa como una politica de estado vital para la existencia futura del mismo.

  6. Además de la falta de presupuesto para la compra de material de defensa se nota una completa ausencia de incentivo para impulsar propuestas nacionales, en Argentina podrían desarrollarse tecnologías para la fabricación de armamentos propios como lo hace Brasil. Lo único que logramos son discusiones eternas que no llevan a nada, así más de 20 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí