Bajo el marco de la Campaña Antártica de Verano 2017/2018 que lleva adelante el Ministerio de Defensa, el rompehielos Almirante Irízar arribó la base Carlini para continuar con sus tareas de abastecimiento.

El Almirante Irízar, retomó su actividad luego de diez años de permanecer inactivo tras sufrir un incendio que lo dejó fuera de actividades. El mismo ya operó en las bases antárticas de Marambio y Esperanza, y arribo a la base Carlini el 26 de febrero pasado.

Junto a la tripulación del buque polar viajó a bordo, el capellán castrense de la Armada Argentina, Pablo Caballero, quién presta apoyo espiritual a los navegantes y al personal de las bases donde tiene oportunidad de desembarcar.

Además, llevó a cabo tareas de batimetría y geolocalización de la costa para el Servicio de Hidrografía Naval.

Tras dichas tareas, el padre Caballero ofició una misa para las familias que están en Esperanza y Carlini.

En esa base, el buque polar se reunió con el aviso Estrecho de San Carlos y el transporte Canal Beagle para pasarse carga y cada uno continuar cumpliendo con su misión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí