Durante un interrogatorio en el juicio contra el ex presidente Viktor Yanukovych, acusado de alta traición, el comandante ucraniano Ihor Voronchenko dijo que el ejército ucraniano había estado listo para disparar desde dos tanques en el edificio de Crimea Verkhovna Rada el 27 de febrero de 2014 para evitar la anexión de la península por parte de Rusia, informa la agencia Ukrainski Novyny News.

Voronchenko, que se desempeñaba como Jefe de la Administración de Defensa Costera en ese momento, dijo que el 27 de febrero de 2014, proporcionó al liderazgo de la Marina ucraniana un plan para usar tanques para liberar el edificio de Crimea Verkhovna Rada de los invasores, pero no recibió respuesta.

Voronchenko también dijo que la unidad de operaciones especiales Alpha del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) había estado lista para desbloquear los edificios capturados en Crimea.

También señaló que no recibió órdenes por escrito sobre el uso de armas durante la anexión de Crimea.

Además, Voronchenko dijo que los servicios de inteligencia ucranianos habían advertido previamente de la preparación de Rusia para apoderarse de la península, pero el Alto Comando Ucraniano no tomó ninguna medida.
Voronchenko está seguro de que fue Yanukovych quien, antes de la agresión rusa en Crimea, tuvo que emitir una orden para la ley marcial.

Según el comandante de la Marina, Rusia envió una orden falsa del Ministerio de Defensa de Ucrania durante la anexión de Crimea con respecto a la entrega de armas al ejército ucraniano. Rusia no ha comentado públicamente sobre este tema.

El 27 de diciembre, un tribunal de Kiev cuestionó a Voronchenko como testigo en el caso Yanukovych.

A fines de junio, el tribunal inició el juicio in absentia del ex presidente ucraniano Viktor Yanukovych, acusado de alta traición. El ex presidente ha sido nombrado defensor público en varias ocasiones, ya que los abogados de Yanukovych se negaron a participar en el proceso.

Yanukóvich es figurado en varios casos penales en Ucrania: específicamente en relación con su abuso de autoridad desde noviembre de 2013 a febrero de 2014, los asesinatos masivos de activistas de Maidan y la toma del poder del estado en 2010.
El ex presidente ucraniano, que huyó a Rusia después del tiroteo de los manifestantes en Maidan, niega los cargos.

Deja un comentario