Imagen cortesía de Express

El máximo oficial de la armada estadounidense dijo que se podrían movilizar embarcaciones del este del Pacífico para reforzar el poder naval de Estados Unidos en Asia, mientras Washington enfrenta el aumento de las amenazas en la región y los accidentes que han debilitado su fuerza marítima.

“Continuaremos asegurando todas nuestras misiones aquí en el área de Asia Pacífico.  Podría ser algún buque proveniente de la Tercera Flota o equivalente  para cumplir con esos requisitos”, dijo el jefe del Almirante de Operaciones Navales de Estados Unidos, John Richardson, en una reunión informativa a bordo del portaaviones USS Ronald Reagan en Japón.

Se negó a decir cuándo o cuántos barcos podrían ser transferidos. La creciente amenaza planteada por los avances en armas nucleares y misiles balísticos de Corea del Norte, junto con operaciones para contrarrestar el creciente poderío militar de China en el Mar del Sur de China y otras partes de Asia, está aumentando la carga sobre la Séptima Flota estadounidense.

Esa presión adicional sobre las tripulaciones ha sido culpada por contribuir a una serie de accidentes que involucran naves navales este año, incluidas las colisiones de dos destructores con buques mercantes que mataron a 17 marineros estadounidenses.

En agosto, un buque mercante cerca de Singapur golpeó al destructor de misiles guiados USS John S McCain, mientras que su barco gemelo, el Fitzgerald, casi se hundió frente a las costas de Japón en junio después de colisionar con un barco portacontenedores filipino.

El almirante Richardson habló después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, presentara una nueva estrategia de seguridad nacional basada en su visión de “América Primero” que destacó a China y Rusia como “poderes revisionistas”.

Por su parte, China está intentando revisar el statu quo global, y evaluando el nivel de  agresión en el Mar del Sur de China, dijo un funcionario estadounidense.

Beijing está construyendo bases militares en islas artificiales en aguas reclamadas por otras naciones. “Uno solo puede sacar cierta conclusión sobre cuáles son las intenciones de los chinos con respecto a esas islas. Responderemos como lo hemos hecho siempre, y es que vamos a seguir presentes allí”, dijo el almirante Richardson.

Por ahora, dijo, Corea del Norte es la tarea “más urgente” para la Armada de los Estados Unidos en Asia, ya que se volvía “cada vez más capaz” con cada nueva prueba de misiles.

 

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.