El misil planeado seria equipado en el caza furtivo F-35 utilizado por la Fuerza de Autodefensa del Aire de Japón. (Cortesía de ASDF)

Tokio – Japón se unirá al Reino Unido para desarrollar un misil aire-aire, el primer proyecto de equipamiento de defensa de Tokio con un socio que no sea EE.UU. y un posible punto de inflexión para la política de exportación de armas del país.

El arma planeada incorporará un potente sistema de radar desarrollado por Mitsubishi Electric para el misil Meteor del fabricante europeo MBDA, que combina una gran distancia y alta precisión. Se construirá un prototipo en una planta de MBDA a partir del año fiscal 2018. Las pruebas de fuego real en el Reino Unido comenzarán en el año fiscal 2023, en ese momento Japón y el Reino Unido decidirán si ponen el arma en producción en masa.

El despliegue se espera a fines de la década de 2020. El misil probablemente se convertirá en equipo del caza furtivo F-35 para ser utilizado por la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón, y podría usarse para defender territorios remotos de Japón como las Islas Senkaku, que China reclama como Diaoyu. También se considerarán las exportaciones a países como Alemania y Francia.

Japón y el Reino Unido buscan anunciar la colaboración, que mejora un acuerdo de investigación existente, en una declaración conjunta luego de una reunión de sus máximos funcionarios diplomáticos y de defensa el 14 de diciembre en Londres.

Anteriormente, Japón había trabajado solo con los EE.UU. en el desarrollo de equipos de defensa, como el proyecto de interceptor de misiles SM-3 Block II.
Trabajar en equipo con Londres ayuda a reducir la dependencia de Tokio de Washington.

Una colaboración que utilice la avanzada tecnología de defensa de Japón podría fortalecer la relación del país con el Reino Unido, que Tokio considera un «cuasi aliado», al tiempo que aumenta sus propias capacidades. Pero sigue siendo difícil decir cuánta tecnología ofrecerá Londres a cambio de la de Tokio. Un ex general de la Fuerza de Autodefensa del Aire dijo que «si el Reino Unido entrega tecnología del motor a Japón, podemos usarla para desarrollar misiles anti buque y otras armas también».

La asociación también podría impulsar las exportaciones de Japón relacionadas con la defensa, beneficiando a una industria dependiente del país donde los negocios han sido lentos.

Los dos países también discutirán la expansión de simulacros conjuntos en la reunión «dos más dos» del próximo mes en Londres. Japón espera que atrayendo al Reino Unido hacia la región de Asia-Pacífico servirá como un nuevo elemento de disuasión contra el desarrollo nuclear y de misiles de Corea del Norte y las ambiciones marítimas de China. Para Londres, esto ofrece la oportunidad de contribuir a la región en medio de la salida pendiente del país de la Unión Europea.

Pero el proyecto de misiles probablemente provocará un debate sobre dónde debería Japón ponerse a la cola de equipos de defensa y asociaciones tecnológicas. Los tres principios sobre exportaciones de armas implementados por Japón después de la Segunda Guerra Mundial prohibieron las transferencias a países del bloque comunista, naciones sujetas a embargos de armas de las Naciones Unidas o países que probablemente estén involucrados en conflictos internacionales. Los proyectos como el interceptor SM-3 fueron excepciones específicamente otorgadas por el secretario jefe del gabinete.

Estos principios fueron reemplazados en 2014 por un conjunto de reglas mucho más flexible que otorga al Consejo de Seguridad Nacional de Japón una amplia libertad para determinar lo que es aceptable. Japón puede colaborar en el desarrollo de armas incluso potencialmente letales, como misiles aire-aire, cuando tiene un acuerdo de cooperación de seguridad con el país, como el Reino Unido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.