Según lo informado hace un par de horas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, se están realizando trabajos de colaboración con el ministerio Ministerio de Defensa a fin de contar, en comunicación con autoridades de países vecinos, con posibles apoyos para establecer el paradero del submarino ARA San Juan, el cual perdiera contacto en su trayecto desde el puerto de Ushuaia hacia el apostadero en la Base Naval Mar del Plata.

 

De acuerdo a lo oportunamente informado por la cartera, los gobiernos de Chile, EE.UU. y Reino Unido han ofrecido apoyo logístico e intercambio de información en esta búsqueda humanitaria. A esta oferta se suma la realizada por Raúl Jungmann, Ministro de Defensa de Brasil, el cual anunció vía la red social twitter su autorización impartida al Comandante de la Marinha, Alte.Eduardo Leal Ferreira, de poner a disposición los medios necesarios para apoyar la búsqueda del submarino argentino desaparecido.

La Marinha de Brasil cuenta con un gran número de unidades de superficie que podrían sumarse a la mencionada búsqueda, a lo que podrían sumarse medios aeronavales embarcados tales como los helicópteros AH-11A Super Lynx o los SH-16B Seahawk. Cabe recordar que, llegado el caso de necesidad de un rescate submarino, la Marinha también dispone del Navio de Salvamento de Submarinos Felinto Perry – K 11. Pese a que no pertenecen a la Marinha, un aporte  significativo para las tareas SAR aérea sería sin duda la participación de los aviones de patrulla marítima P-3AM Orión pertenecientes al Esquadrão Orungan (1º/7º GAV) de la Força Aérea Brasileira, gracias a su gran autonomía y a los modernos sistemas de abordo.

Navio de Salvamento de Submarinos Felinto Perry – K 11. Imagen: Marinha Brasil

Al igual que Brasil, Chile puede ofrecer un amplio abanico de medios navales y aéreos para asistir en la búsqueda. Buques de superficie y, más importante aún, aeronaves de patrulla tales como los P-3ACh Orión y los C-295 Persuader. La principal ventaja de estos últimos respecto a los buques de superficie radica en su velocidad. En caso de necesitar asistencia para un rescate submarino, el Armada de Chile cuenta con el buque científico “Cabo de Hornos” AGS-61, el cual estuvo realizando hasta hace pocos días el ejercicio de salvamento CHILEMAR VII integrado junto al Comando de Rescate Submarino (Undersea Rescue Command o URC) de la Armada de los Estados Unidos.

AGS-61 “Cabo de Hornos”. Imagen: Armada de Chile.

Por último, pero no menos importante, citamos los ofrecimientos de EEUU y del Reino Unido. Este último seguramente haya puesto a disposición algunos de sus medios aéreos desplegados en la Islas Malvinas (C-130J Hércules probablemente) mientras que la asistencia norteamericana se presume más amplia por lógicas razones. En lo que a ayuda se refiere, se mencionó la asistencia logística e información. Es sabido de la capacidad de vigilancia norteamericana, también en lo que a medios navales se refiere. En cuanto a lo logístico, el término es muy amplio y podría abarcar desde medios aéreos (P-3C Orion o P-8A Poseidon) hasta la provisión del sistema de rescate Submarine Rescue Diving and Recompression System (SRDRS) llegado el caso de ser necesario. Este último sistema está diseñado para rápidos despliegues en caso de necesidad, pudiendo ser transportado en avión, camión o barco.

Submarine Rescue Diving and Recompression System (SRDRS) Imagen: Specialist 2nd Class Alexia M. Riveracorrea – US Navy

Imagen de portada: P-3ACh y C-295 de la Armada de Chile. Créditos: Juan Carlos Bascuñán Photography

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí