El B-1B volará hasta el 2040 sin una extensión de vida importante

1
Zona Militar - Desde la Sociedad por la Defensa

Por James Drew | Aerospace Daily & Defense Report

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está cambiando la forma en que inspecciona, mantiene y repara el B-1B basándose en los resultados iniciales de las pruebas de fatiga a gran escala, pero el servicio no prevé ninguna ampliación estructural importante para mantener la flota «Bone».

Las pruebas de ala y fuselaje del B-1B están siendo llevadas a cabo por Boeing en Tukwila, Washington. La misma compañía también está ensayando las células de losF-15C/D Eagle y F-15E Strike Eagle de la USAF a través de sus pasos en St. Louis.

El B-1B entró en servicio en 1986 y la Fuerza Aérea mantiene un inventario activo de 62 aviones asignados a escuadrones en Dyess AFB, Texas, y Ellsworth AFB, Dakota del Sur. Hasta ahora, de esos aviones, 32 han sido modernizados a través del proceso de actualización de la estación de batalla integrada en Tinker AFB, Oklahoma.

En 2012 y 2013, Boeing comenzó la prueba de fatiga del ala y el fuselaje, respectivamente, para validar la vida prevista del B-1B, que en ese momento se proyectaba volar hasta 2050.

Con el 72% de las pruebas de alas y el 20% de las pruebas de fatiga del fuselaje completadas, la Fuerza Aérea estima que el B-1B puede operar hasta el 2040 sin necesidad de una costosa extensión de vida.

El Brigadier General Michael Schmidt, oficial ejecutivo del programa de la Fuerza Aérea para cazas y bombarderos, dice que las pruebas B-1B son extremadamente importantes y ayudan a identificar qué partes del bombardero supersónico necesitan inspección más cercana y que necesitan reparación o reemplazo y en qué línea de tiempo .

«A partir de ahora, no planeamos una extensión de la vida plena», confirmó Schmidt durante una entrevista el 25 de septiembre.

Al igual que el Boeing B-52 y el Northrop Grumman B-2, el B-1B fue construido como una aeronave robusta y volará más tiempo de lo esperado sin necesidad de nuevas alas u otras mejoras estructurales importantes, como los cazas más pequeños y los aviones de ataque. El B-1B fue diseñado originalmente para volar 9.681 horas de vuelo equivalentes. Sin embargo, los datos proporcionados por la dirección de los cazas y bombarderos en Wright-Patterson AFB, Ohio, demuestra que durara mucho más tiempo. La vida útil proyectada del B-1B, originalmente construido por Rockwell luego adquirida por Boeing, alcanzará 19.900 horas de vuelo equivalentes, según el servicio.

No hay planes de llevar a cabo pruebas de fatiga o una extensión de vida en el bombardero nuclear B-2, el avión furtivo de baja observabilidad más grande del país, introducido en 1997. «Estructuralmente, el programa es grande», dice Schmidt. «No tenemos pruebas de fatiga a escala real en esa plataforma, y realmente no es necesario».

Pero la obsolescencia de las piezas es una preocupación seria para la flota B-2, ya que sólo se construyeron 21 aviones y 20 permanecen en servicio activo. Las piezas nuevas a menudo necesitan ser construidas a medida.

El B-1B no tiene armas nucleares estratégicas, pero tiene más capacidad de carga útil para armas guiadas y no guiadas que cualquier otra aeronave en el inventario de los Estados Unidos. Los B-1B estacionados en Andersen AFB en Guam frecuentemente vuelan a la Península Coreana en respuesta a las pruebas de misiles y de ojivas nucleares de Pyongyang.

La estación de batalla integrada de Boeing es la mayor actualización individual del B-1B desde que entró en servicio, mejorando la cabina delantera y trasera e introduciendo un nuevo sistema de diagnóstico y enlace de datos Link 16 para mejorar el conocimiento de la situación y las comunicaciones para la tripulación del Bone.

El B-1B fue el primer avión que transportó el misil Standoff aire superficie conjunto AGM-158B de Lockheed Martin, y Schmidt señala que ahora es la plataforma de umbral para el nuevo misil antibuque de largo alcance AGM-158C LRASM (Long-Range Anti-Ship Missile) de la Armada. El B-1B probó el LRASM contra un objetivo marítimo en elñ polígono de tiro del Mar de Point Mugu en agosto, y Schmidt dice que otra prueba se espera en noviembre. El LRASM entrará en servicio con el B-1B el próximo año, seguido por el Boeing F/A-18E/F Super Hornet en 2019.

El B-1B está recibiendo la terminal Rockwell Collins MIDS-JTRS (Multifunctional Information Distribution System-Joint Tactical Radio System : sistema de distribución de información multifuncional -Sistema de radio táctico conjunto) para comunicaciones y redes mejoradas. El bombardero se actualizará con el Modo 5 de Identificación Amigo-o-Enemigo y el ADS-B Out (Automatic Dependent Surveillance-Broadcast ) para cumplir con los mandatos de tráfico aéreo de NextGen de la FAA.

Boeing B-1B lanzando un AGM-158C
El fuselaje del B-1B sometido a ensayo de fatiga
El ala del B-1B sometida a ensayos de fatiga

1 COMENTARIO

Deja un comentario