Cuando el huracán más poderoso que haya golpeado alguna vez el Atlántico tocó tierra, dejó destrozos impensables en infraestructuras, valuado en millones de dólares en pérdidas, desplazados y victimas mortales. Luego, como si fuese poco, otro terrible huracán arraso con Puerto Rico, y continúo afectando el Caribe.

Dada la situación imperiosa que afecta al Caribe, la comunidad internacional se ha alzado en aras de brindar apoyo y ayuda humanitaria a los afectados. Sin embargo, el rol protagónico del Reino Unido destaca por encima de otros.

El Secretario británico Priti Patel declaró que “cuando la crisis golpea, es correcto que el mundo miré hacía Gran Bretaña por su liderazgo”. Y lo cierto es que, desde que se vieran los primeros efectos del paso de Irma, Gran Bretaña ha estado enviando ayuda a la región.

Como primera respuesta, se envió el buque RFA Mounts Bay dotado de suministros además de 40 marineros a bordo. También se desplegaron ingenieros en helicópteros para brindar socorro, conjuntamente de un cuartel general para la coordinación de esfuerzos en la zona.

RFA Mounts Bay. Imagen: MOD Crown.

Luego bajo el nombre de Operación Ruman, arribaron a Barbados, (una de las zonas más afectadas por el huracán), 300 militares británicos equipados con suministros de ayuda que partieron de la base RAF Brize Norton en un avión C17, más un Voyager y  un A400M que trasportó, a su vez, a más de 200 Royal Marines.

En total se envió kits de refugio de emergencias, raciones y agua potable. Entre los equipos desplegados se encuentra el Comando Royal Marines 40 y la Brigada de 3 Comandos.

Los aviones han aterrizado como parte de la UK Joint Task Force en Barbados. El grupo de trabajo utilizará Barbados como un centro para distribuir la ayuda. El C17 continuó su viaje hacia las Islas Vírgenes de los Estados Unidos – la isla con la única pista utilizable en la región – con 85 personas a bordo. Asimismo se enviaron en otro C17 dos helicópteros Puma.

El 22 de septiembre, el buque insignia de la Armada Real HMS Ocean llegó a las Islas Vírgenes Británicas. El HMS Ocean arribó con 650 personas y 60 toneladas de ayuda, incluyendo equipo de construcción y otros materiales esenciales como kits de higiene y tabletas de purificación de agua. En total se encuentran desplegados alrededor de 2.000 militares británicos.

Medios de la RAF desplegados en el Caribe. Imagen: MOD Crown

La movilización británica en el caribe ha acaparado la atención de muchos, dado que se pudo observar que el tiempo de respuesta fue muy breve. Dicho suceso conlleva una reflexión para la región que no perdió de vista el desenlace de la situación. La Marina británica demostró que puede armar estrategias concretas y dar rápida respuesta en situaciones críticas, además de la capacidad que posee de movilizar recursos rápidamente.

No existen registros oficiales sobre operaciones de ayuda humanitaria de tal envergadura en el pasado. El Reino Unido ha realizado un trabajo de despliegue militar histórico, con fines humanitarios nunca antes visto en la Marina Real.

En resumen:

  • La Marina Real desplegó en el Caribe el RFA Mounts Bay y el HMS Ocean.
  • Más de 2.000 personas, entre ellos, marineros, ingenieros y especialistas.
  • 1 helicóptero Wildcat abordo del RFA Mounts Bay, 3 Puma adicionales de la RAF y dos CH-47 Chinook. Junto al HMS Ocean arribaron 3 Wildcat Mk1, 1 Merlin Mk2, 3 Merlin Mk3 y dos Chinook.
  • 1 avión Voyager.
  • 1 C-130J y un A400M reparten ayuda en las Islas Vírgenes Británicas, Islas Turcas y Caicos y Anguila.
  • Un avión de carga Antonov repleto de kits de ayuda.
  • Más de 60 policías británicos desplegados en la región.
  • £ 32 millones ya anunciados que serán destinados para la ayuda humanitaria y otros £ 25 milliones en camino.
CH-47 Chinook transportando un vehículo Bv202. Imagen: MOD Crown.

Deja un comentario