Argentina posee dos submarinos a medio terminar almacenados en un galpón a la espera de presupuesto y una decisión política que no llega. Fue en la década del 70, cuando la Argentina se embarcó en un ambicioso proyecto de reequipamiento naval que consistía en poseer hasta ocho submarinos.

De este modo, en conjunto con Alemania, Argentina cerró negociaciones de cooperación en materia de ensamblaje para seis submarinos, de los cuales dos, vendrían finalizados desde Alemania mientras que el resto se construirían completamente en el país.  

Por consiguiente, los cuatro submarinos fueron entregados por Howaldtswerke-Deutsche Werft de Alemania (HDW) al astillero Domeq Garcìa – único astillero para submarinos de la época, en toda latinoamérica – en los años 1984 y 1985.

Cancelación

Tristemente, el proyecto fue cancelado en la década del 90, bajo la presidencia de Carlos Menem, ocasionando el cierre de las instalaciones y la detención total de la construcción de los cuatro submarinos.  Sin embargo, dos se encontraban en un alto grado de avance: el ARA Santa Fe (S-43) y el ARA Santiago del Estero (S-44).

Por otro lado, la construcción del ARA Santa Fe (S-43) fue suspendida en 1994 y se estima habría avanzado hasta en un 74 por ciento. Asimismo, se sigue tambaleando con la idea de proseguir la reconstrucción de los submarinos y de equipar a uno de ellos con un reactor nuclear.

Según especialistas, el candidato ideal para encabezar dicho proyecto sería el ARA Santa Fe, aunque se estima que el costo de su terminación rondaría los 60 millones de dólares.

El trabajo sería realizado en colaboración entre el Mindef, encargado de la reconstrucción del buque, y la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), encargados de la tarea de adaptar un reactor mediano CAREM al submarino.

Otras opciones

Por otro lado, está el ARA Santiago del Estero (S-44), que se estima tiene un grado de avance del 35 por ciento y que también estaría en tentativas de reconstrucción. La Armada Argentina posee en servicio en la actualidad el ARA San Juan, el ARA Santa Cruz y el ARA Salta.

Los esqueletos de los dos submarinos sin construir, son un llamado de atención a todo el arco político argentino que demuestra un continuo desinterés e ignorancia frente a los beneficios reales que se podrían sustraer al tener una industria navala activa.

La finalización de ambos submarinos podrían proyectar, no solamente beneficios en cuanto a puestos de trabajo, sino también potenciar capacidades tecnológicas en un mercado global que envidia este tipo de expertise.

Aún así, tanto el Santa Fe como el Santiago del Estero esperan, inconclusos, un apoyo que parece no querer aparecer.

 

Tal vez te pueda interesar: Conoce al USS Ponce, el LPD que estaría negociando la Armada Argentina

20 COMENTARIOS

    • Exactamente, tienen un alto poder estratégico y tan solo necesitan actualizar la electrónica y el sistema de armas, a mi criterio son superiores a los Scorpene excepto por la automatización de este último. Embarcarse en la estúpida idea Disney de ponerle energía atómica que sea para otro, ahora necesitamos submarinos como sea, poner energía nuclear al igual que AIP obliga a extender el casco, es meterse en camisa de once varas y perder años, quizás al menos una década. Todo eso sin contar lo que pueda pasar, en el caso de Rusia hasta un accidente con víctimas fatales, y la generación de ruido que otros países llevan décadas en ello, pero nuestro país tendría un submarino experimental y quizás obsoleto para cuando se termine.
      Fue un proyecto a pedido de la Armada, o sea un diseño «custom», sus características aun hoy en día son sobresalientes y es una poderosa arma aun con el obsoleto equipamiento original, se gastaron miles de millones de dólares preparando gente en Alemania (participaron de la fabricación del S-41 y S-42), y montando un super astillero (Domeq-García) con todo lo necesario, luego un traidor político desbarató todo. Ridículo, vergonzoso, Brasil para diciembre quizás bote su primer Scorpene, siento asco, ojalá el sentido común haga que terminen aunque sea el S-43, aunque lo hagan parcialmente en otro país, es una vergüenza. Y NADA DE SSN Y AIP, NO SE DEJEN ENDULZAR POR LO DISNEY

  1. La idea de ponerle un reactor mediano nuclear es muy buena pero no se puede hacer porque cambiar la configuración del submarino está prohibido en el contrato …toda modificación necesita un permiso de la empresa constructora ..incluso la modernización del equipo electrónico está sujeto a permisos legales…Si algún día tuviésemos una oficina de diseño propia haríamos nuestro propio submarino y le pondríamos dentro lo que quisiéramos…pero eso no sucederá en los próximos 20 o 30 años

  2. Parece mentira que en tantos años no hayamos construido los submarinos que necesitamos, por supuesto quien cancelo el proyecto el traidor de MENEN, pero todos los que vinieron atràs no hicieron nada, eso demuestra lo poco nacionalista que somos, encima ni siquiera se toma en cuenta la plata gastada y mal invertida al no haberlos terminados, deberìan rendir cuenta con su patrimonio los que hicieron esto.SOLO DANDO EL EJEMPLO PODREMOS LLEGAR A SER UN GRAN PAIS. HAY CAPACIDAD SUFICIENTE Y MATERIA GRIS FALTA DECISION POLITICA Y PATRIOTISMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!! VIVA LA PATRIA CARAJO!!!!!!!!!!!!!

  3. A la fecha no hay submarinos de este diseño en servicio en otras marinas debido a que la licencia es de propiedad de la Armada Argentina.
    Eso significa que le pueden poner un reactor nuclear o remos o lo que quieran

  4. SI HAY DESICION POLITICA Y PATRIOTISMO Y TODOS COLABORAMOS SE TERMINAN RAPIDO EL TEMA ES QUE NO SE ROBEN LAS COLABORACIONES SI TODO ES TRANPARENTE EL PUEBLO VUELVE A CONFIAR Y SALIMOS ADELANTE Y SACAR A LOS CORRUPTOS SALUDOS

  5. Programa de Submarinos, avalado por los decretos del PEN N° 768 del 5 de septiembre de 1973, N° 956 del 28 de marzo de 1974 y N° 336 del 14 de febrero de 1978, al astillero Thyssen Nordseewerke para completar una serie de seis submarinos TR-1700 de los cuales 4 deberían ser construidos íntegramente en Argentina.

  6. Con la dolorosa pérdida del ARA San Juan, en honor a sus 44 tripulantes, se deberían redoblar los esfuerzos para avanzar la terminación del ARA Santa Fe. De hacerlo habrá que cuidar los avances técnicos y el presupuesto, nada berreta y nada de coimas….

  7. YO TRABAJE EN EL ASTILLERO DOMECQ GARCÍA DESDE EL 85 HASTA UNOS MESES ANTES DE QUE LO CERRARON. ERA OFICIAL ESPECIALIZADO EN MONTAJE DE EQUIPOS A BORDO, Y SI TENÍAMOS UNA CONSTRUCCIÓN AL 75% Y OTRA AL 30% Y ESTABAN TODOS LOS MATERIALES ALMACENADOS Y PAGADOS, HASTA LA ÚLTIMA TUERCA, PARA LOS 4 SUBMARINOS. EL ÚNICO GASTO ERA PAGAR LOS SUELDOS Y SI POR POLÍTICA NO QUERÍAN A LOS SUBMARINOS TRANQUILAMENTE LOS PODRÍAMOS HABER TERMINADOS Y VENDIDO. HABER CANCELADO ESE PROYECTO FUE UNA ABERRACIÓN, DEJAR TIRADO TANTO MATERIAL Y TANTA PLATA QUE SE GASTO EN LA CONSTRUCCIÓN DEL ASTILLERO (UNICO EN LATINOAMERICA) LAS MAQUINARIAS MAS MODERNAS DE LA EPOCA, TODO EL MATERIAL NECESARIO PARA LOS SUBMARINOS Y LA ESPECIALIZACIÓN DEL PERSONAL. TODO TIRADO A LA BASURA POR GOBIERNOS ANTIPATRIA. PERO BUENO SOMOS ARGENTINA ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A PERDER Y SE OVEJAS.

  8. Vergonzoso lo de los submarinos abandonados en un viejo astillero, la propulsión fue pensada para diesel y así debería ser para no perder más tiempo en nuevos proyectos, se lo debemos a los 44, la plata que hace falta para terminarlos es menos de lo que quema el BCRA en una semana para alimentar la bicicleta financiera que se va afuera. Siento verguenza de los políticos que hemos votado, ahora y hace 40 años mas atrás. Los submarinos y las corbetas son la base que debería tener la armada para expulsar a los depredadores de nuestra riqueza ictícola. MAS PLATA EN DEFENSA Y MENOS EN BICICLETA FINANCIERA, COIMAS Y NEGOCIADOS.

  9. Tal como asegura Luis, el contrato de los TR-1700 con Tyssen Nordseewerke era por 6 submarinos diésel eléctricos diseñados específicamente para Argentina, de los que 2 debían ser entregados por el astillero alemán (S-41 y S-42) y los 4 restantes ensamblarse en Argentina como bien informan, en el astillero Domecq García, construido expresamente con ese fin y su personal capacitado en Alemania y en Argentina. Como bien dice Ramiro, el proyecto es propiedad de la Armada Argentina, no de la empresa diseñadora, y tiene facultad plena para realizar modificaciones. El problema es la homologación de las modificaciones, de realizarse, porque se modificarían sus características técnicas y capacidades; habría que realizarlas completamente de cero. De todas maneras Argentina recibió la totalidad de los materiales para ensamblar 4 submarinos completos. El tema de la propulsión nuclear no es una película de Disney, Argentina posee la capacidad tecnológica para realizar un proyecto semejante; pero además de la decisión política y los desafíos técnicos y presupuestarios existen otros de carácter geopolítico, pues EE.UU no vería con buenos ojos el desarrollo de tecnología nuclear aplicada a la propulsión naval en Argentina y se opondrían, con lo que el proyecto llevaría demasiado tiempo, como opina Walter. Lo más conveniente en tiempo y recursos sería terminar los submarinos que se pueda (S-43, S-44) en su configuración original. Igualmente existiría la oposición británica, por más que se quiera fabricar submarinos convencionales, pero ese es un tema estratégico diferente que Argentina tiene definitivamente que enfrentar y resolver en los próximos años. Me gustaría saber si existe información acerca del resto de los materiales adquiridos para los otros 2 submarinos además de los S-43 y S-44, porque el contrato de entrega de materiales y entrenamiento de personal fue cumplido al 100% por el astillero alemán. Saludos.

Deja un comentario