Trump promete nuevas ventas de armas para Japón y Corea del Sur

0
Un caza Lockheed Martin F-35 Lightning II fue exhibido durante una jornada de prensa de la Exposición Internacional Aeroespacial y Defensa de Seúl en Goyang, al norte de Seúl, el 28 de octubre de 2013. Tanto Corea del Sur como Japón han acordado comprar el jet, que podría utilizarse para atacar a Corea del Norte. (Jung Yeon-Je / AFP / Getty Images

Traducido y adaptado por Eduardo Moretti
Para Zona Militar

Washington – Tras la sexta prueba de armas nucleares de Corea del Norte, el presidente estadounidense, Donald Trump, prometió el martes aumentar las ventas de armas a Japón y Corea del Sur.
En un tweet del martes por la mañana, Trump dijo: «Permito que Japón y Corea del Sur compren una cantidad sustancialmente mayor de equipos militares altamente sofisticados de Estados Unidos».

El tweet se publicó luego de una conversación telefónica el día lunes con el presidente surcoreano Moon Jae-in, durante la cual Trump «proporcionó su aprobación conceptual para la compra de muchos miles de millones de dólares de armas militares y equipo de los Estados Unidos por parte de Corea del Sur», según se dijo en la Casa Blanca.

Esa lectura también indicó que los EE.UU. evaluarían eliminar ciertas limitaciones en las ventas de armas a Corea del Sur. Tanto Corea del Sur como Japón son aliados militares cercanos con los Estados Unidos y clientes regulares de artículos de defensa. Entre las armas de mayor tecnología está el caza F-35.

Por su naturaleza, el programa de FMS (Ventas Militares al Extranjero) significa que Trump no puede eliminar todo un procedimiento formal para las ventas de armas y hacer que estas fluyan inmediatamente hacia las dos naciones del Pacífico.
Bajo el sistema FMS, los países extranjeros deben primero solicitar lo que les gustaría comprar. Esa solicitud es procesada por el Departamento de Estado, que verifica las órdenes de cualquier obstáculo legal o reglamentario, y luego se transmite al Congreso, que debe aceptar la venta.

Después de eso, el país comienza a trabajar con el Pentágono para negociar costos, cantidad y tiempo con la industria, un proceso que puede demandar algunos años. Y sólo entonces el socio industrial comenzará la producción de los equipos en cuestión. Debido a este proceso, a menudo puede tomar varios años entre que un país declara su deseo de adquirir bienes militares estadounidenses y cuando finalmente es capaz de usarlos.

Sin embargo, puede haber algunos proyectos a corto plazo que podrían acelerarse para cada nación.
Un área a tener en cuenta es ver si los Estados Unidos continúan ayudando a Corea del Sur para permitir el despliegue completo de los sistemas para derribar misiles balísticos de corto y medio alcance llamado Terminal High Altitude Area Defense, o THAAD, actualmente en la península. Sólo dos de los posibles seis lanzadores THAAD están desplegados en este momento debido a las preocupaciones del nuevo gobierno en Seúl.

Otra opción puede ser el interés de Japón por la tecnología de defensa antimisiles. Durante una visita a Washington el 17 de agosto, el ministro japonés de Defensa, Itsunori Onodera, dijo que esperaba impulsar la «adquisición de nuevos equipos» en el campo de la defensa antimisiles, con medios japoneses informando que el país busca una adquisición rápida del Sistema de Defensa de Misiles Balísticos Aegis Ashore.

Tras la prueba de misiles de Corea del Norte en julio, el presidente surcoreano Moon dijo a los medios locales que estudiaría un despliegue «temporal» de los seis sistemas THAAD. Ahora que Pyongyang ha completado otra prueba nuclear, es posible que la Casa Blanca presione a Moon para que esos despliegues completos sean más permanentes.

El Tweet llegó dos días después de que Trump twitteó que Estados Unidos «está considerando, además de otras opciones, detener todo comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte».
Los economistas y los expertos se apresuraron a señalar que hacerlo sería funcionalmente imposible, ya que Corea del Norte tiene comercio con países como India, Pakistán, Brasil, Arabia Saudita y, sobre todo, China.

Deja un comentario