El Vehículo Aéreo no Tripulado (VANT) de un valor aproximado de 500 libras esterlinas no tuvo problemas para aterrizar en el moderno portaaviones británico HMS Queen Elizabeth de la Marina Real.

Un operador no identificado fue capaz de aterrizar su drone DJI Phantom dedicado a fotografía/filmación (de un costo estimado de 500 libras) en la cubierta del buque insignia de la Armada Real británica, el HMS Queen Elizabeth, que será comisionado por la Reina a finales de este año.
En una entrevista a los medios escoceses, el operador mencionó que “Me sorprendió que pudiera aterrizar en el portaaviones por dos razones: la primera era que no había nadie destinado a impedir que aterrizara, aunque había policía de seguridad en los botes pequeños que estaban saludando al drone”, agregó.

DJI Phantom. Imagen: Zona Militar.

Su segunda razón fue más técnica: “Recibí una advertencia de viento fuerte mientras estaba subiendo y bajando por la cubierta de vuelo y mi sistema de control me aconsejó aterrizar”, dijo.
El piloto mencionó que se puso en contacto con el personal de seguridad en el puerto de Invergordon y se le dijo que sus preocupaciones por la falta de guardia personal de la nave sería “pasado de la cadena de mando”.

Un portavoz del Ministerio de Defensa dijo a la BBC: “Tomamos muy en serio la seguridad de HMS Queen Elizabeth”. “Este incidente ha sido reportado a la Policía de Escocia, una investigación está en marcha y hemos intensificado nuestras medidas de seguridad a la luz de ello”.

El ex jefe de la Marina Real, Lord West, estaba preocupado por el incidente debido al creciente uso de aviones no tripulados dentro de grupos terroristas.
“[El Estado Islámico] ya está usando aviones no tripulados para entregar bombas en Siria, así que creo que es algo que debemos tomar muy en serio”.

Artículo publicado en Flying Mag. Autor Jake Lamb.

Imagen de portada: L(Phot)Pepe Hogan – Crown.

Cargando...

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí