Imagen cortesía de The Río Times

El domingo por la tarde, el Presidente brasileño Michel Temer, realizó una visita sorpresa a la ciudad de Río de Janeiro para hablar sobre la puesta de más de 10.000 soldados a la ciudad con el propósito de controlar las calles infestadas de crimen organizado.

Fue el viernes 29 de julio cuando el Presidente de la Nación firmó un decreto autorizando el uso de las Fuerzas Armadas para garantizar la ley y el orden en Río de Janeiro hasta el 31 de diciembre de 2017, pero dijo el domingo que el decreto podría extenderse hasta el final de 2018 si fuese necesario.

«En mi decreto, que firmé el viernes, establecí que esta operación se llevaría a cabo hasta el 31 de diciembre de 2017, pero nada nos impide renovar el decreto a principios de año(2018) para extenderse hasta el final de 2018 «, dijo.

El aumento de la violencia en Río de Janeiro en los últimos meses llevó al gobernador de Río, Luiz Fernando Pezão, a pedir ayuda federal. Se espera que las Fuerzas Armadas fortalezcan la seguridad a lo largo de las carreteras que conducen a la ciudad y patrullan las zonas turísticas de la zona sur.

En las últimas semanas, los noticieros se vieron inundados de vídeos que muestran los tiroteos entre la policía y los criminales en las carreteras ocupadas obligando a los conductores a dejar de los autos y correr por su seguridad. Según estudios realizados, mueren en promedio por causa de la violencia y el enfrentamiento con la policía alrededor de 10 personas por día, y en su mayoría niños.

Antes de su partida,el presidente Temer tomó un paseo en helicóptero por la famosa playa de Río y varias comunidades afectadas por la violencia. «Esta es la primera fase de una serie de fases por venir», dijo el Presidente, añadiendo: «Hemos estado planeando esto por mucho tiempo».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.