Por Joseph Trevithick 

13 de julio de 2017. Francia y Alemania han anunciado su intención de trabajar juntos para desarrollar un nuevo avión de combate «europeo» . Aunque el plan final aún está en marcha, la decisión parece estar envuelta en una serie de consideraciones políticas y económicas y podría potencialmente ver el final del interés de los militares alemanes en el controvertido F-35 Joint Strike Fighter.

El acuerdo surgió en un documento más amplio que los dos países publicaron después de una reunión conjunta del gabinete el 13 de julio de 2017. Además del nuevo avión de combate, el documento detalla la cooperación franco-alemana en un helicóptero de ataque Tiger mejorado, misiles aire-tierra, drones, tanques pesados y artillería, según Reuters.

De acuerdo a lo informado, el plan completo para el futuro avion de combate franco-aleman,pide una combinación de aviones tripulados y no tripulados para sustituir en última instancia a los Dassault Rafale de Francia y a los Eurofighter Typhoons de Alemania. Los dos países presentarán una «hoja de ruta» compartida a mediados de 2018, pero no hay un marco de tiempo claro sobre cuando el nuevo avión podría o debería entrar en producción o estar listo para el combate.

Ambos países tienen interés en desarrollar sucesores para estos aviones. Aunque se encuentran entre los aviones de combate más avanzados en servicio activo en cualquier parte del mundo, los diseños básicos de Rafale y Typhoon datan de los años ochenta. El desarrollo de los cazas desde entonces se ha centrado cada vez más en la adición de características de baja observabilidad, como formas furtivas en general, para derrotar a la mejora constante de las redes de defensas aereas.

Un duo de Eurofighter Typhoon alemanes

El plan franco-alemán realmente suena muy similar al concepto Future Combat Air System (FCAS) de Airbus Defense and Space. El consorcio europeo de aviación, con sede en Alemania, reveló por primera vez esta propuesta en julio de 2016. El FCAS en sí fue una respuesta a un requerimiento conjunto germano-español, denominado Sistema de Armas de Próxima Generación (NGWS), que estos dos países dieron a conocer seis meses antes. Esa propuesta contemplaba la entrada en servicio de nuevos aviones de combate en el período 2030 a 2040.

Un Dassault Rafale B francés

Aunque Airbus incluyó el arte conceptual de un avión de combate de quinta generación de aspecto furtivo en sus presentaciones del concepto FCAS, el núcleo de este concepto giraba en torno al intercambio de datos y el trabajo en equipo tripulado y sin tripulación. Esto es muy similar a cómo se ven cada vez más los militares estadounidenses operando el caza furtivo F-35. El componente caza tripulado del sistema actuaría como el controlador de los vehículos aéreos de combate no tripulados (UCAV) que llevariann armas y sensores adicionales. Todos estos aviones podrían compartir información de un lado a otro, así como extraer información adicional de otras plataformas conectadas en red, como aviones dedicados al espionaje o aviones de reconocimiento no tripulados. Todo esto daría a los pilotos una mejor conciencia de la situación y más opciones para alcanzar sus objetivos, a la vez que reduce la exposición a las defensas aéreas enemigas. Dependiendo del tamaño y el número de los drones armados involucrados, el «enjambre» de los aviones podría incluso ser capaz de abrumar a los defensores.

Arte conceptual del componente caza tripulado del concepto Airbus FCAS.

No está claro si el nuevo acuerdo franco-alemán implicará a otros socios, como los españoles. Sin embargo, los dos países estarían dispuestos a atraer a España ya otros países europeos, especialmente a los miembros más pequeños de la OTAN, que están buscando un nuevo avión de combate pero aún no se han unido al programa F-35.

Esta cooperación permite compartir los costos y la base industrial, lo que podría reducir los costos, al mismo tiempo que impulsa a las economías nacionales. Por décadas, los europeos se han agrupado para formar consorcios para diseñar y construir aviones de combate, como el SEPECAT Jaguar, el entrenador avanzado Dassault/Dornier Alpha Jet, el interdictor Panavia Tornado y el cazabombardero Eurofighter Typhoon.

Un diagrama que muestra el equipo de aviones tripulados y no tripulados del FCAS.

Sin embargo, la decisión de los franceses de abandonar el programa de desarrollo del Typhoon y embarcarse en la empresa de desarrollar su propio avión, que se convirtió en el Rafale, le dejo un sabor amargo a Alemania y al resto de los paises europeos sobre la iniciativa de encarar en conjunto un nuevo proyecto durante años. En la actualidad hay cuatro aviones a reacción de diseño europeoa que aún están en servicio activo con varios países del continente, el Rafale, el Typhoon, el Tornado y el Saab Gripen de fabricación sueca. Francia también continúa operando en solitario una serie de antiguos cazas Mirage 2000. También hay una serie de proyectos UCAV europeos en desarrollo, incluyendo el francés Dassault nEUROn – que era un proyecto paneuropeo como implica la ortografía – y el BAE Taranis.

Ahora parece que el clima político ha cambiado, especialmente a la luz de los planes del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, más comúnmente conocida como Brexit, y las tensas relaciones entre los países de Europa y el gobierno del presidente Donald Trump en los Estados Unidos. EL Brexit en particular podría amenazar con derribar el proyecto anglo-francés para desarrollar conjuntamente un sucesor del nEUROn y del Taranis, también confusamente llamado FCAS. Así, tal vez, no es de extrañar, que en junio de 2017, antes del Salón del Aire de París, Airbus dijo que agradecería la participación francesa en el proyecto NGWS/FCAS.

«Realmente espero que Francia esté involucrada», dijo a los reporteros Fernando Alonso, responsable de la división de aviones militares de Airbus Defense and Space, el 9 de junio de 2017. «Tenemos que hacer esto en Europa, no hay lugar para hacer dos o tres sistemas diferentes … El momento es correcto para nosotros en Europa, decidir y decidir construir algo juntos y estar disponibles para con todos nosotros «, agregó.

Además, es incierto cómo este acuerdo afectará los planes de Alemania para reemplazar a sus viejos Tornados. Este diseño de ala de geometria variable se remonta a los años 70 y la Luftwaffe está desesperada para sustituir a sus aviones, que se están convirtiendo cada vez más en una pesadilla del mantenimiento. El objetivo principal del programa NGWS era en realidad reemplazar el Tornado primero y preocuparse por los mucho más modernos Typhoons más adelante.

Del mismo modo, en mayo de 2017, surgió que los funcionarios alemanes habían comenzado a preguntar acerca de unirse al programa Joint Strike Fighter, pero aparentemente sólo como un potencial reemplazo del Tornado. Los funcionarios de defensa estadounidenses habían informado a sus homólogos alemanes sobre el tema pocos días antes del anuncio franco-alemán sobre el nuevo avión de combate. «El F-35 es una de las muchas opciones que estamos explorando», dijo un portavoz del Ministerio Federal de Defensa del país, según Reuters, el 11 de julio de 2017.

No sabemos si el resultado de esa reunión, o las tensiones entre Alemania y los Estados Unidos sobre una serie de cuestiones, han tenido algún impacto en la decisión de iniciar el proyecto con Francia o si esto realmente pone fin al interés alemán en la F-35. «Los tiempos en los que podríamos depender completamente de los demás están, en cierta medida, superados», dijo Merkel en un mitin político en mayo de 2017, en lo que muchos vieron una indirecta, pero clara referencia a los Estados Unidos. «Los europeos tenemos que tomar el destino en nuestras manos». El anuncio también lo hizo cuando Trump llegó a Francia para una visita de Estado, pero no hay pruebas firmes de que los dos eventos estuvieran relacionados.

Aeronaves de ataque terrestre Tornado de la Luftwaffe.

Independientemente de las consideraciones políticas o económicas nacionales, cualquier nuevo caza franco-alemán podría encontrarse con problemas simplemente por el ya complejo mercado internacional de cazas, que está lleno de diseños avanzados de cuarta generación y propuestas de quinta generación y programas de desarrollo en fase inicial . Corea del Sur, Turquía y Japón, según se informa, están considerando sus propios diseños de cazas furtivos de quinta generación, además del dominio creciente del F-35. A pesar de que no hay planes para comprar el avión final, BAE Systems del Reino Unido se han unido a Turkish Aerospace Industries para trabajar en su avión TFX. Además de eso, el Rafale todavía goza de un considerable éxito en las exportaciones, al igual que una serie de nuevas variantes de diseños americanos más antiguos, incluyendo el F-16V, el F-15 Advanced Eagle y el F/A-18E/F Block III Super Hornet. Saab está promocionando activamente su último Gripen E. Luego están los diseños rusos y chinos de cuarta y quinta generación, incluyendo los avanzados derivados rusos del Su-27 Flanker, así como el T-50, y el FC-31 de China, similar en configuración al F-35.

Todo esto podría afectar las posibles ventas de exportación de cualquier desarrollo franco-alemán, lo cual sería una consideración importante antes de encarar el proyecto en serio. Las ventas en el extranjero podrían ayudar a reducir aún más los costos para ambas partes y serían un gran incentivo para el desarrollo de un nuevo tipo de caza. También está la cuestión de si las políticas de exportación más flexibles de Francia podrían aplazar las sensibilidades alemanas, que se han vuelto cada vez más críticas a las ventas de armas a regímenes represivos como Arabia Saudita. El gobierno francés no ha tenido ningún reparo en enviar armas avanzadas o en considerar tales acuerdos con los saudíes, así como con Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y otros países acusados regularmente de abusos contra los derechos humanos.

Y luego está la dificultad de diseñar un avión de combate de quinta generación. Hasta el momento, otros ejemplos, como el F-35, muestran que el proceso es a menudo largo, de hasta algunas décadas, y potencial y exhaustivamente caro. Incluso el desarrollo del Rafale y del Eurofighter se extendió por varias décadas, y esos cazas todavía están recibiendo capacidades que estaban planeadas desde hace mucho tiempo. Con esto en mente, hay una buena probabilidad de que para el momento en que cualquier nuevo diseño tripulado de aviones de combate madure, y mucho menos este listo para el combate, los UCAVs se hayan convertido en algo igual o mas avanzado, ofreciendo una alternativa más barata y en muchos casos más capaz para muchas misiones que actualmente están siendo ejecutadas por cazas tripulados. Además, como se ha señalado, Francia ya ha comenzado a invertir mucho en esta tecnología y el actual concepto NGWS de Alemania incorpora estos desarrollos futuros.

Además, las preocupaciones políticas y económicas internas podrían retrasar los plazos o incluso desbaratar proyectos en conjunto. Tanto Alemania como Francia están tratando de embarcarse en un aumento de los gastos de defensa, lo que es política y económicamente complicado. En un discurso pronunciado el 13 de julio de 2017, el presidente francés Emmanuel Macron, anunció que su país planeaba un aumento significativo del gasto militar para alcanzar el objetivo de la OTAN de que todos los miembros gasten el 20%, un esfuerzo considerable, considerando el actual contexto de restricciones presupuestarias «, explicó el recientemente elegido presidente francés.

El anuncio del acuerdo es un primer paso importante y un signo significativo del aumento de los lazos franco-alemanes. Sin embargo, a diferencia de otros programas de armas compartidos que los dos países incluyen en su plan, puede tomar mucho más esfuerzo el comenzar un nuevo proyecto conjunto de un caza furtivo de quinta generacion.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.