Imagen cortesía de Sputnik

 

Según el medio militar británico, Jane’s Information Group, Irán estaría desplegando los S-300 rusos.

Las imágenes del satélite obtenidas por Jane’s demuestran que Teherán instaló de manera permanente a principios de abril uno de los sistemas S-300 de largo alcance (modelo PMU2). Este despliegue aumenta significativamente la capacidad de Irán para monitorear y amenazar a los aviones que cruzan el norte del golfo Pérsico.

En total, Teherán compró a Moscú en 2016 cuatro baterías S-300, cada una equipada con radares de tipo 96L6E, radares de intercepción 30N6E2 y plataformas de lanzamiento tipo 5P85TE2.

«Si los sistemas han sido equipados con misiles 48N6E2 que se utilizan normalmente con el S-300 (PMU2) podrían alcanzar 200 kilómetros, permitiendo a la base de Bushehr acoplar objetivos casi en cualquier parte del norte del Golfo sin pisar los territorios iraquí, kuwaití o saudí. El alcance de 300 km de los radares permitirá a Irán monitorear el tráfico aéreo sobrevolando partes de estos países vecinos», señala el medio militar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.