Se ha estado trabajando fuertemente en el desarrollo de una agenda en defensa y seguridad para los eventos a realizarse en la República Argentina entre 2017 y 2018. La visita del Vicepresidente Pence, el encuentro de cancilleres del G20 como antesala de la cumbre, en la mira.

Como avanzada de la próxima visita del Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, una comisión del Gobierno de los Estados Unidos ha estado recientemente en el país y ha escalado distintas preocupaciones en relación a la capacidad de poder aéreo actual. Ante la falta de respuesta del Ministerio de Defensa y la Jefatura de Gabinete, el Comando Aeroespacial Conjunto cuenta con los medios para detectar pero no así ejercer su poder aéreo contra las más críticas amenazas. El peso de la intercepción aérea recae en los IA-58 Pucara, IA-63 Pampa y A-4Ar, insuficientes e inadecuados para abarcar todo el espectro posible.

De estos, ninguno alcanza a capacidades marginales a lo desplegado regionalmente sea en aeronaves modernizadas tales como los F-5M Brasileños o los F-16C de la Fuerza Aérea de Chile. La falta de plataformas de detección, vigilancia y comando tales como las AEW&C pueden ser parcialmente subsanadas por instalaciones en tierra en combinación con plataformas aéreas de vigilancia electrónica pero el ejercicio del poder en capacidades de respuesta adecuada a los estándares internacionales no puede ser transferido a otro tipo de medio, ni siquiera si existieran medios de artillería anti aérea de alcance medio.

Correspondería para un evento como cualquiera de los citados, el despliegue de patrullas aéreas de combate en puntos estratégicos en cercanías de la Ciudad de Buenos Aires junto a mas aeronaves de combate y helicópteros listos para despegar. Este esfuerzo precisaría de más de una veintena de aparatos, algo que la Fuerza Aérea Argentina más allá de las mejoras operativas recientes, no puede cumplir.

La creencia del estado se volcaría hacia la seguridad terrestre apuntando a las grandes manifestaciones como se vio recientemente en Alemania, potenciadas por organizaciones sociales o agrupaciones políticas locales, no así en el caso de irregularidades aéreas. En conjunto con una tendencia de un recorte aún mayor en Defensa para el año 2018 y el incumplimiento de promesas, inclusive presupuestadas, para el reequipamiento de medios.

También esto ha dado conjeturas de todo tipo incluyendo la delegación de la responsabilidad de altas prestaciones a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la presencia de un grupo de batalla de la Armada de los Estados Unidos y su ala aérea embarcada completa.

6 Comentarios

  1. Lo que no se materializo en estos años menos aun se materializara en este corto periodo de tiempo, lo mejor es directamente suspender esta cumbre, total para hacer negocios y relaciones diplomáticas hay otros canales, ademas seamos sinceros, si alguien nos quisiera hacer un atentado bien podría hacerlo en cualquier momento incluso en la misma cumbre por mucho paraguas defensivo con que contemos ( propio o prestado), después de todo los promotores del terrorismo son los mismos que le dan de morfar por debajo de la mesa y luego simulan combatirlo…. acá ya lo vivimos con el verso de la AMIA donde desde cierto sector se busco y se busca aun exportar al resto del mundo determinados conflictos en función de la satisfacción de determinados intereses de ciertos países que a diferencia de los malvados y villanos de siempre o el denominado “eje del mal” cuentan con mejor prensa y un poderoso paraguas mediático que les impide ser objeto de toda critica o sospecha, ahora si creemos que el atentado sera de la mano de un malvado irani/palestino venido de la triple frontera con turbante, kufiya, AK47 y dos panes de trotyl bajo el brazo somos libres de creer en cualquiera de las fabulas y operatas montadas desde el exterior que nos venden desde hace años… total llevamos años acatando la agenda de seguridad que nos dictan desde afuera, nuestros servicios de inteligencia son sucursales de intereses foráneos, las mismas sociedades de estos países centrales son engañadas y manipuladas, con nosotros no sera muy diferente…..ojala algún día pensemos un poder militar basado en nuestros genuinos intereses…

  2. Ya que no contamos con aviones para paraguas defensivo suspendamos la cumbre del G-20 si eso solo nos va a traer más gastos, las inversiones no van a venir, si los argentinos que tienen la plata afuera no la traen la van a traer los extranjeros? excepto para hacer pingues negocios!!!!!!!!.

  3. Siguen las promesas,los proyectos que después no se van a cumplir,y así estamos.En un estado lamentable y vergonzoso,al punto de tener que pedir a Brasil aviones prestados y que éste ahora se niega a aportar. Tuvimos la mejor fuerza aerea de América del sur,ahora lo que tenemos son aviones en museos y el recuerdo de lo que fuimos. No se puede entender esa negativa del gobierno a reequipar a las fuerzas armadas con lo que necesita.No es cierto que no hay presupuesto,hay reservas suficientes como para adquirir el material de defensa,lo que hay es negligencia,desidia y desinterés en proteger nuestra soberanía.Mientras tanto,los narcos siguen entrando y los bolivianos siguen corriendo las marcas de la frontera,pero claro,se sigue creyendo que no va a pasar nada porque “somos una nación pacífica” y abierta al mundo.De acuerdo,nada mejor que vivir en paz,pero sucede que la gran mayoría de las naciones tienen fuerzas armadas y procuran mantener la seguridad de su soberanía con el ejercicio de la disuasión o en casos extremos con el uso de las armas. Con la simple retórica en la Onu denunciando agresiones externas,no creo que podamos tener mucho éxito,la muestra clara de esto es la no recuperación de Malvinas,Inglaterra,tiene bién claro cual es el estado actual de la defensa argentina y así seguirá quién sabe hasta cuando en el tiempo.El gobierno actual al igual que sus antecesores no procura el fortalecimiento de nuestra capacidad militar en un momento en que el mundo se encuentra plagado de amenazas.Nosotros parecemos ir siempre a contramano del resto del planeta.

Deja un comentario