La falta de acuerdos concretos perjudica a FAdeA y la Fuerza Aérea Argentina

1

La Fabrica Argentina de Aviones (FAdeA) se encuentra en uno de sus momentos más críticos, algunos medios de comunicación masivos han publicado en los últimos días pedidos de la administración nacional para la reestructuración de la planta para así poder captar trabajo del sector aerocomercial, al mismo tiempo de la reducción de personal para dar respuestas concretas al déficit con el que cuenta.

FAdeA tiene varios contratos clave con la Fuerza Aérea Argentina, incluyendo el mantenimiento de la flota, provisión de aeronaves para entrenamiento básico, modernización de los C-130 “Hércules”, la construcción de las nuevas células del entrenador avanzado IA-63 “Pampa” y el desarrollo de entrenador militar IA-74. Sin embargo, algunos de estos no han sido concretados formalmente o incluso abandonados.

A partir de pedidos de informes del Senado, el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, realizo devoluciones aunque sin mucha precisión acerca de las consultas. Por ejemplo, en el “avance” de las negociaciones para la provisión de los aviones Pampa antes de finalizar el año 2017. Ya nos hemos expresado en varias oportunidades al respecto y existe gran escepticismo sobre la manera en que los tres aparatos fueran entregados y si es que lo fueran. La cuestión es que al día de la fecha no existe convenio alguno entre las partes al respecto.

El mantenimiento de la flota también por el fracaso de las negociaciones llevo a que la Fuerza Aérea decidiera encarar el mantenimiento de sus IA-63 Pampas operativos en vez de en FAdeA, en el Área Material Rio Cuarto. El AMRIV tiene una capacidad marginal para realizar estos trabajos debido a la falta de herramental adecuado, bancos de prueba y equipamiento necesario. Esto claramente impulsado por la imperiosa necesidad operativa de la FAA para sostener su flota en vuelo.

Durante el año 2015, a partir de la necesidad aparente de la Fuerza Aérea en reemplazar al entrenador T-34A “Mentor” y la posibilidad de proveer al mercado de aviación civil, FAdeA desarrollo en pocos meses al demostrador tecnológico IA-100. Sin estar exento de inconvenientes durante este proceso, el IA-100 fue sometido a la visión de aeroclubes interesados y en la variante militar para la Fuerza Aérea. La FAA decidió entonces avanzar en el posible desarrollo de una versión militar la cual paso a denominarse IA-74.

En el ámbito civil, distintas voces se han expresado con preocupación sobre las decisiones tomadas viendo como un error estratégico, el alcance estrictamente social y entendido en otra época para un aparato que resulta costoso y en un mercado definido más por las escuelas de vuelo que los aeroclubes. Estas escuelas de vuelo han elegido en su lugar adquirir al Tecnam P2002, ensambado localmente por la empresa AEROTEC Argentina en la provincia de Mendoza. La Fuerza Aérea Argentina a través de un proceso de leasing de 18 meses, también ha incorporado estos aparatos para la formación de sus aviadores. Debido a necesidades de prestaciones de una aeronave más modesta y de menor costo operativo en relación a los Grob 120TP-A. Este leasing ha buscado entonces cubrir el vacío entre la salida de servicio del T-34A “Mentor” y la posible incorporación de los IA-74. Sin embargo con la impresión de que esto nunca fuera a llevarse a cabo finalmente.

El costo de producción y desarrollo del avión IA-74 fue presupuestado a la Fuerza Aérea Argentina en un monto que multiplica el costo de una aeronave como el Tecnam P2002 y duplica el costo real de una aeronave comparable en su configuración mayor como por ejemplo el Cirrus SR20, en uso de parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Otro de los más “calientes” puntos de la negociación responde al convenio de prestación de horas de vuelo en el avión Grob 120TP-A. Este servicio en las 10 aeronaves adquiridas durante 2013 a partir de la salida de servicio del T-34 Mentor en la FAA, se ha encontrado con un obstáculo crítico en el costo pretendido por ambas partes. La Fuerza Aérea Argentina indica con total seguridad que el costo real incluyendo una ganancia para FAdeA debería ser de la mitad de lo que FAdeA ha presupuestado. El argumento de la Fabrica Argentina de Aviones se sostiene no solo en el hecho de una razonable ganancia, sino la necesidad de que los costos salariales del personal sean también fondeados de esta manera.

Según algunas versiones, la plantilla de empleados de FAdeA se encuentra totalmente desfasada en relación a su real demanda, inclusive a comparación con otras plantas similares de la región y el mundo. La reducción de personal y reestructuración de áreas ha alcanzado duramente al personal técnico, incluyendo técnicos e ingenieros, con indemnizaciones millonarias pero sin afectar la plantilla administrativa. Esta es el grueso del personal existente y según también se ha comentado, del mayor interés político a nivel local y a nivel nacional, de una proporción altísima en relación al personal técnico que la misma debería apoyar.

Según el diario Ámbito Financiero, la presión del secretario de coordinación de políticas públicas, Gustavo Lopetegui –ex directivo de LAN- para con el presidente de FAdeA, Ercole Felippa, habría expresado “en la próxima reunión volvé con 200 (operarios) menos y un socio”. Aparentemente esto alineado con las expectativas del Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Existe interes en algunos sectores del gobierno incluso para el cierre de la Fabrica Argentina de Aviones.

FAdeA aún no ha podido capitalizar las oportunidades de negocios que se le han presentado, inclusive como proveedor del transporte brasileño KC-390, donde cuenta con una positiva recepción en la calidad de su trabajo como partista. El gobierno brasileño había propuesto una mayor participación de FAdeA en el proyecto si la República Argentina concretaba la carta de intención que oportunamente había firmado por 6 aparatos. Esto hasta ahora no ha sido tenido en cuenta de parte del gobierno argentino, el cual no estaría dispuesto a realizar esa inversión actualmente. Las mismas condiciones fueron ofrecidas por Brasil a Portugal y han anunciado en el Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de Paris-Le Bourget, la intención de concretar en breve la operación. Esto beneficiara directamente a la planta de OGMA en Portugal -donde EMBRAER es accionista mayoritario- y asimismo las plantas comprometidas a tal efecto en Brasil.

1 Comentario

  1. En la industria aeronáutica sin “inversión seria” no hay resultados posibles (razonables prestaciones de mantenimiento e investigación y desarrollo de calidad) y, ni que hablar, de construir o “armar” aeronaves por simples que pudieran parecer. Lo de Lopetegui es lamentable y mucho mas si esta en sintonia con lo que piensa el Cte en jefe de las FFAA.

Deja un comentario