Militantes de Maute tienen 100 rehenes en la ciudad, dice el ejército

El conflicto armado en Filipinas podría estar llegando a su fin.

0
Imagen cortesía de Infobae

 

Militantes islámicos que combaten a las tropas del gobierno en Marawi, en el sur de Filipinas, tienen cerca de 100 rehenes, dijo ayer el Ejército, aunque predijo que la crisis en la ciudad sitiada estaba llegando a su fin. Las tropas han “paralizado” la logística de más de 200 militantes escondidos en la ciudad de Marawi, 800 kilómetros al sur de la capital Manila, durante más de dos semanas, dijeron funcionarios militares.

Los pistoleros, que provienen de diferentes grupos que prometen lealtad al movimiento terrorista del Estado Islámico, se esconden en edificios y casas en tres distritos de Marawi, dijo el general Carlito Gálvez, un comandante militar regional.Las tropas han capturado uno de los baluartes militantes que lleva al centro de la ciudad, dijo Gálvez.

“Encontramos comida, artefactos explosivos improvisados ​​y activos de movilidad. Teniendo en cuenta que ya hemos paralizado la capacidad logística, estamos viendo la posibilidad de que el final esté cerca “, agregó. Gálvez dijo que los militantes tenían “más o menos 100 rehenes”, incluyendo a un sacerdote católico. El sacerdote sigue vivo y las tropas están haciendo lo posible para rescatarlo,  y también al resto de  los otros rehenes, dijo el general de brigada Rolando Bautista, comandante del grupo de trabajo militar en Marawi.

“El rescate de los civiles es paralelo a la destrucción del grupo terrorista local”, dijo. “Nuestro horario es de cuatro días”. Los combates en la ciudad de Marawi comenzaron el 23 de mayo, cuando cientos de militantes comenzaron un alboroto después de que las fuerzas gubernamentales intentaron arrestar a un líder islámico local. Más de 190 personas han muerto en la violencia, incluyendo 134 militantes, ocho de ellos extranjeros, dijo el ejército. Las hostilidades también han desplazado a más de 220.000 residentes, dijeron funcionarios del gobierno.

El presidente Rodrigo Duterte ha declarado la ley marcial en la región meridional de Mindanao para impulsar la lucha contra los militantes, que supuestamente estaban peleando con unos 40 yihadistas extranjeros. Los ocho combatientes extranjeros muertos en la ofensiva militar fueron de Indonesia, Malasia, Arabia Saudita, Yemen y Chechenia, dijeron funcionarios. El jueves, la policía indonesia dijo que arrestaron a un sospechoso de ayudar a los militantes a viajar al sur de Filipinas y Turquía.

El portavoz de la policía nacional, Martinus Sitompul, dijo que el sospechoso ayudó a financiar viajes de cuatro militantes indonesios que ahora son buscados por las autoridades filipinas por supuesta participación en el sitio de la ciudad de Marawi. También envió 7.500 dólares a Filipinas para financiar las actividades de los militantes allí, dijo Sitompul.

El gobierno filipino ya está “preparando un programa de rehabilitación para Marawi” que se implementará una vez que las tropas “limpien el último bolsillo de resistencia” de los militantes, dijo el secretario de Defensa, Delfin Lorenzana. “Queremos que Marawi vuelva a la normalidad”, dijo Lorenzana a periodistas en una visita a la ciudad sureña. “Los niños pueden regresar a la escuela y las empresas abrirán … y los bancos también”. Fotos de equipos de rescate capaces de entrar en la zona de conflicto mostraron la destrucción masiva de los combates: docenas de edificios incendiados o destrozados por el fuego o las bombas de artillería, con los tejados arrancados. El cemento aplastado, el acero retorcido y las planchas de hierro cubrían las calles, mientras que muchos postes de electricidad eran derribados, con algunos chocando contra vehículos abandonados.

Un político local ha sido arrestado y otros son buscados por apoyar a militantes islámicos que se han apoderado de partes de una ciudad del sur de Filipinas, dijeron ayer autoridades. Casi 200 personas han sido asesinadas desde que los militantes que flameaban las  banderas negras del grupo del Estado Islámico ingresaron a la ciudad causando  un alboroto en Marawi, la principal ciudad musulmana en las Filipinas, predominantemente católicas, el 23 de mayo.
Aunque gran parte de la atención se ha centrado en los cientos de hombres armados supuestamente involucrados, las autoridades dijeron ayer que habían estado recibiendo el apoyo de los políticos locales y los residentes.

Deja un comentario