Expertos a Trump: el cambio climático amenaza al ejército estadounidense

La decisión de abandonar el acuerdo de París hará que el trabajo de los militares estadounidenses sea mucho más difícil.

0
NEWPORT NEWS, VA - APRIL 8: In this handout photo provided by the U.S. Navy, the future USS Gerald R. Ford (CVN 78) is seen underway on its own power for the first time on April 8, 2017 in Newport News, Virginia. The first-of-class ship -- the first new U.S. aircraft carrier design in 40 years -- will spend several days conducting builder's sea trials, a comprehensive test of many of the ship's key systems and technologies. (Photo by Mass Communication Specialist 2nd Class Ridge Leoni/U.S. Navy via Getty Images)

La decisión del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo climático de París ha sido atacada por funcionarios electos en todo Estados Unidos y los CEOs de algunas de las compañías más grandes de Estados Unidos. Pero también es probable que cause cólera e inquietud en un lugar sorprendente: el Pentágono.

Eso es porque algunos de los altos funcionarios del Departamento de Defensa ya han expresado sus temores de que un planeta sometido a los efectos del calentamiento global plantea serias amenazas a los EE.UU. El secretario de Defensa James Mattis dijo al Comité de Servicios Armados del Senado que el cambio climático haría que el mundo fuera menos estable y requiriera que todo el gobierno lo frenara. La última defensora de Obama, Ashton Carter, dijo que el cambio climático era un desafío estratégico para Estados Unidos, al igual que el terrorismo y el programa nuclear de Corea del Norte.

En 2015, el Pentágono publicó un informe que demostró que sabía que el cambio climático era, y seguiría siendo, un problema. “El Departamento de Defensa reconoce la realidad del cambio climático y el riesgo significativo que representa para los intereses estadounidenses a nivel mundial”, afirmó.

Los comentarios y el informe destacan un hecho poco conocido sobre los militares. Muchas personas lo ven como una institución políticamente conservadora y oculta, pero en realidad es una de las partes más agresivas del gobierno de los Estados Unidos cuando se trata de reconocer la amenaza que representa el cambio climático y tomar medidas concretas para combatirla.

Eso no viene de cualquier tipo de creencia sensible sobre la importancia de ser un buen pastor del mundo natural. Lejos de esto: los altos funcionarios militares y civiles del Pentágono creen que el cambio climático representa una amenaza directa para la seguridad nacional de Estados Unidos y para la estabilidad del mundo en general, haciendo su trabajo más duro y peligroso tanto en el país como en el extranjero.

Esto es lo que temen: bases importantes en los Estados Unidos pronto podrían estar bajo el agua, mientras que otras instalaciones estadounidenses en lugares cálidos en el extranjero sólo seguirán calentándose. Más países se verán afectados por las sequías y las hambrunas, desestabilizando los gobiernos centrales y allanando el camino para el surgimiento de dictadores o la disolución de países en regiones sin ley controladas por milicias en guerra. Cualquiera de estos escenarios podría dar a grupos terroristas como ISIS nuevos refugios seguros.

Más ampliamente, los expertos en defensa se preocupan si Estados Unidos no mantiene sus compromisos con el orden internacional, otras naciones podrían no mantener sus compromisos con los Estados Unidos.

Es un cuadro oscuro, y uno que el presidente o no ve, o no se preocupa lo suficiente para entender. De cualquier manera, la decisión de abandonar el acuerdo de París hará que el trabajo de los militares de los EE.UU sea mucho más difícil, incluso cuando se enfrenta a amenazas que van desde Corea del Norte a Siria a la escalada de la guerra de terror en Yemen.

Para el Pentágono, el impacto del calentamiento global sería inmediato – y significativo. Según un informe de la Unión de Científicos Preocupados, un aumento de tres pies en el nivel del mar amenazará a más de 128 bases militares estadounidenses, lo que las hace totalmente inoperables.

La Marina, y especialmente su instalación en Norfolk, Virginia – la mayor base naval del país – probablemente se vería gravemente afectada. Actualmente, la base está tratando con “inundaciones molestas” – es decir, cuando el agua alrededor de la zona de base hace más difícil entrar y salir de la instalación.

En los muelles de la base, los marineros ya están experimentando ondas más altas, lo que puede hacer más difícil para ellos incluso llegar a sus barcos. Pero eso sería un lujo en comparación con la inundación completa de una base, que es probable que sea una triste realidad en un futuro no muy lejano.

Es muy posible que para el año 2100, muchas de las bases en riesgo podrían estar sumergidas, según el informe de la Unión de Científicos Preocupados. Eso sería un desastre, ya que la fuerza de Estados Unidos es la plétora de bases que permite a los militares estacionar y entrenar tropas, preparar nuevos equipos y, si es necesario, defender la patria.

“Nuestras naves no pueden atracar si el muelle está bajo el agua”, dijo Sherri Goodman, un alto funcionario de seguridad ambiental del Pentágono, en una entrevista. Básicamente, la seguridad de Estados Unidos disminuye a medida que aumenta el nivel del mar.

El ejército está desplegado en alrededor de 800 bases militares en más de 70 países y territorios alrededor del mundo. Estados Unidos tiene grandes y crecientes contingentes en naciones – como Irak, Siria y Afganistán – donde la electricidad es irregular y las temperaturas del verano ya rutinariamente suben muy por encima de los 100 grados. Todos esos países se pondrán aún más calientes en los próximos años.

En 2011, el Pentágono ya gastaba por año $20 mil millones (superando el presupuesto de la NASA)  en aire acondicionado debido al calor abrazador  en Irak y Afganistán. En conclusión, el calentamiento global no afectará solamente a los Estados Unidos sino también a aquellos estadounidenses operando en suelo extranjero que se encontrarán sometidos a los efectos irremediables de la suba del nivel del mar y las altas temperaturas. Con lo cual, la dinámica de la seguridad se verá alterada tanto a  nivel interno como en otros países.

 

 

 

Deja un comentario