Soldados se lanzan en una ciudad filipina asediada por militantes vinculados a ISIS

El presidente Rodrigo Duterte advierte que puede ampliar la ley marcial en todo el país.

0
Imagen cortesía de CBC News

Los tanques del ejército llenos de soldados se lanzaron a una ciudad del sur de Filipinas el jueves mientras sonaban los disparos y explosiones de los militares vinculados al Estado islámico en Irak y Siria. Incendiaron edificios y tomaron más de una docena de rehenes católicos mientras flameaban la bandera negra.

Al menos 21 personas han muerto en la lucha que estalló el martes por la noche, cuando el ejército invadió el escondite de Marawi de Isnilon Hapilon, que está en la lista de Washington de terroristas más buscados y tiene una recompensa estadounidense de 5 millones de dólares.

La operación salió mal cuando los militantes convocaron refuerzos y barrieron la ciudad, en su mayoría musulmana, de 200.000 personas. El paradero de Hapilon no estaba claro, pero no había ninguna indicación de que fuera capturado en la redada. El presidente Rodrigo Duterte declaró la ley marcial en el tercio sur de la nación, hogar de 22 millones de personas, y advirtió que podría expandirlo a nivel nacional.

A medida que los detalles del ataque en la ciudad de Marawi surgieron, se temió que la nación católica más grande de Asia pudiera estar cayendo en una lista creciente de países luchando con la difusión de la influencia de ISIS. Miles de personas huían de la ciudad el jueves, guardando  sus pertenencias en autos. Colores de humo negro se elevaron en la distancia y dos helicópteros de la fuerza aérea pudieron ser vistos sobrevolando el centro de la ciudad.

Mohammad Usman, un residente de Marawi de 49 años de edad, dijo que algunas personas probablemente están atrapadas sin salida. “Por la noche podemos oír los disparos, sólo estoy rezando para que las balas no lleguen a mi casa y nos golpeen”, dijo mientras salía de la ciudad. “Espero que las bombas no caigan cerca y nos hagan daño”.

Aunque gran parte de la ciudad está cerrada, los detalles inquietantes se escurrían. Duterte dijo que un jefe de policía local fue detenido en un puesto de control militante y decapitado. El jefe militar Eduardo Ano dijo que los militantes erigieron banderas de ISIS en varios lugares.

 

Deja un comentario