Michel Temer despliega tropas en las calles

La fuerte protesta de masas se vuelve violenta en Brasilia cuando el presidente Michel Temer ordena el despliegue de soldados para restaurar el orden.

1
Imagen cortesía de Al Jazeera

 

El presidente de Brasil ordenó a las tropas federales restaurar el orden en la capital brasilera, después de que algunos ministerios fueron evacuados durante los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en busca de la expulsión de Michel Temer.

Temer está luchando para conservar el poder después de la liberación de una grabación que parece capturarlo aprobando el paso de dinero para un ex legislador convicto. El tribunal superior de Brasil lo está investigando por presunta obstrucción a la justicia y participación en la corrupción pasiva. El presidente se opone a las llamadas a dimitir y ha dicho que luchará contra las acusaciones.

Decenas de miles de manifestantes marcharon al Congreso el miércoles para exigir que Temer renuncie y protestaron  contra las reformas económicas que está promoviendo. Fue la manifestación más violenta en Brasilia desde las manifestaciones contra el gobierno en 2013.

Un manifestante fue herido de bala, dijo la policía. La prensa local informó que al menos otro manifestante resultó seriamente herido por una bala de goma en la cara, mientras que otro perdió parte de su mano mientras trataba de lanzar un artefacto explosivo contra los oficiales. El gobierno de la ciudad dijo que 49 personas resultaron heridas.

Lo que comenzó como pequeñas peleas entre la policía y los manifestantes que trataron de saltar un cordón se multiplicó en una serie de enfrentamientos, en la que los oficiales dispararon gas lacrimógeno y spray de pimienta para contener a la multitud. Los manifestantes incendiaron y usaron los tocadores portátiles para crear barricadas.

A medida que la lucha se intensificaba, algunas agencias gubernamentales fueron evacuadas, dijo la oficina del presidente. El portal de noticias G1 informó que los manifestantes incendiaron el Ministerio de Agricultura.

En una breve discurso nacional durante los disturbios, el ministro de Defensa Raúl Jungmann dijo que las tropas estaban siendo enviadas para vigilar edificios federales, incluyendo el palacio presidencial. El despliegue fue autorizado por un decreto presidencial que dejó abierta la posibilidad de que los soldados pudieran ser utilizados más ampliamente en Brasilia. “Este desorden, este caos es inaceptable”, dijo Jungmann. -El presidente Temer no lo permitirá. Jungmann agregó que las tropas ya habían ingresado al Ministerio de Relaciones Exteriores. Imágenes en la televisión mostraban soldados fuera del palacio presidencial.

La decisión de utilizar a los militares ante las protestas podría aumentar la ira hacia el  gobierno y los altos funcionarios ya se  distancian de dicha  decisión. “Es la primera vez desde 1980, cuando Brasil estuvo bajo una dictadura militar,  que algo así no sucedía y está causando una gran controversia”, dijo Newman reportando a Al Jazeera.

“El hecho es que el presidente Michel Temer firmó la orden para sacar a los soldados, y el hecho de que lo hiciera es visto por muchos como un acto de desesperación, una cortina de humo en un momento en que está siendo cada vez más presionado para renunciar”.

“La razón por la que no ha renunciado todavía es porque  se encuentra  en el proceso de negociar con los dos principales miembros del partido de la coalición para averiguar quién en el Congreso elegirán como el presidente una vez que él dimita”.

Si Temer renunciase, la Constitución dice que el Congreso debe elegir  al próximo presidente, que mantendría el poder por el resto de su mandato, que se prolongará hasta el 2018. Pero muchos brasileños, disgustados con la clase política, quieren votar a sí mismos. “El país está totalmente polarizado”, dijo James Green, director de la Iniciativa Brasil en la Universidad Brown. “Aunque esta no es la peor crisis económica de Brasil, el desempleo y el lento crecimiento de la economía están exasperando las tensiones y hay una tremenda decepción y descontento con su gobierno”.

 

1 Comentario

Deja un comentario