El combate urbano moderno y los vehículos blindados​

Parte I

0
Soldiers of Alpha Company, 1st Battalion 24th Infantry Regiment, 1st Brigade 25th Infantry Division (Stryker Brigade Combat Team), run past a Stryker vehicle during Operation Indy in Mosul, Iraq on November 11, 2004. Operation Indy is an operation to capture high value enemy targets. 1-24 INF are engaging enemy forces in the streets of Mosul. While engaged with enemy forces, 1-24 INF recieved indirect fire, small arms fire, and rocket propelled grenades. 1/25 INF (SBCT) are in Iraq in support of Operation Iraqi Freedom. (U.S. Army photo by Sgt. Jeremiah Johnson) (unclassified)(released)

Las guerras asimétricas que han surgido desde la segunda mitad del siglo 20, desafiaron a los militares a adaptar las doctrinas y los medios para una guerra prolongada. En los conflictos del pasado, hubo claras definiciones entre los elementos de “primera línea”, que fueron normalmente mejor protegidos, en particular en el área frontal al enemigo, mientras que los escalones traseros, que no estaban blindados en absoluto, ya que rara vez tenían que participar en la lucha severa, usando sólo armas para la autodefensa. La guerra asimétrica moderna ha enfatizado la zona de combate fluido, puesto que los insurgentes podrían aparecer por todas partes, este tipo de guerra requiere un enfoque diferente para mejorar la supervivencia.

Una lección básica aprendida por las tropas de la coalición de Estados Unidos que participaron en las operaciones de contrainsurgencia en Irak, así como los israelíes en sus conflictos de baja intensidad con los palestinos, es que un equipo de combate totalmente integrado es crucial en cualquier entorno de conducción en la guerra urbana.

El otro lado del espectro de la acción de combate en la guerra urbana, es un apoyo mutuo en la combinación de armas (blindados, infantería) y de elementos tácticos para alcanzar el éxito, manteniendo en el mínimo las bajas, así como los daños colaterales.

Debido a su naturaleza, la lucha en entornos urbanos rápidamente descentralizados es extremadamente difícil de controlar, incluso en el nivel más bajo de los combates tácticos. En los niveles tácticos de unidades pequeñas, (escuadrones y pelotones) las fuerzas de infantería ligera no blindadas de manera adecuada se enfrentan a serias desventajas. Mientras se mueven expuestas en el entorno urbano, las tropas de infantería de a pie pueden ser sometidas a un intenso fuego enemigo, cuyas fuentes son difíciles de localizar. Las armas pequeñas normales carecen de la potencia de fuego suficiente para someter a búnkeres enemigos bien protegidos, y en especial, las posiciones cuidadosamente camufladas en los edificios.

Los movimientos tácticos descentralizados a través de áreas urbanizadas tienen como resultado graves dificultades para mantener el control y la identificación mutua. En este tipo de situaciones, el peligro de bajas fratricidas también se agudiza. Esta inferioridad puede compensarse mediante el uso de vehículos blindados como los que están disponibles en las unidades de infantería mecanizadas, siempre que los vehículos estén adecuadamente protegidos por complementos de blindajes u otras suites de protección capaces de soportar ataques de RPG y de poderosos artefactos explosivos improvisados ( IED).

A pesar del blindaje, tanques y unidades de infantería mecanizadas también se enfrentan a peligros en áreas urbanas, confinados debido a la limitada observación integral y a las restricciones en su capacidad de maniobra. Esto los coloca en una desventaja especialmente grave cuando se trabaja solo. Durante los encuentros urbanos por parte de elementos blindados estadounidenses en Irak, las tropas reportaron varias tácticas efectivas utilizadas por los insurgentes, entre ellos francotiradores y granadas que caen de los techos o ventanas de los pisos superiores, en un intento de atacar a las tripulaciones de vehículos y a los comandantes a través de las escotillas abiertas. Otras tácticas incluyen ataques simultáneos en ambos flancos en los callejones, lo que permite a los insurgentes el fuego de corto alcance en las áreas relativamente débiles de la armadura de los vehículos.

Los tanques y otros vehículos blindados no son invencibles, especialmente en terreno urbano, donde son vulnerables a los ataques de corta distancia con armas antitanque portátiles. En el escenario urbano no se tiene “primera línea”, los ataques pueden provenir no sólo de la parte delantera, donde los tanques están fuertemente protegidos, sino también desde arriba, y desde los costados o en la parte trasera, con miras a los puntos débiles del vehículo. Los ataques de los artefactos explosivos improvisados y minas también pueden provenir de debajo de la superficie.

A pesar de que la guerra urbana no es exactamente el sueño del tanquista, un número significativo de futuras batallas inevitablemente se seguirán llevando a cabo en este entorno. El valor del apoyo del tanque no puede ser subestimado en este entorno de alto riesgo, en la que un comandante desea utilizar todos los elementos de combate disponibles con el fin de reducir las víctimas. Las modificaciones a los vehículos blindados para su uso en condiciones de combate urbano continuarán para que sean interlocutores indispensables en los futuros equipos de conducción de la guerra.

Ciudad simulada para entrenamiento en Isla San Clemente, California

Ciudad simulada para entrenamiento en Isla San Clemente, California

Formaciones y Maniobras en terrenos urbanos

Una de las formaciones más comunes utilizadas en el combate urbano es la “caja o diamante”, donde varios vehículos blindados se agrupan para crear un elemento de combate de apoyo mutuo. Los vehículos situados en los cuatro puntos de la formación funcionan con movimientos coordinados y de lento avance, dando tiempo para explorar las áreas que puedan estar dominadas por fuerzas enemigas Esta táctica les permite atraer el fuego enemigo y atacar los objetivos resultantes, a medida que se detectan. Cuando se detiene el movimiento, los vehículos suelen tomar posiciones cruzados sobre el camino con el fin de proporcionar una mejor observación y cobertura.

La dispersión de fuerzas se mantiene mediante el empleo de varias formaciones “caja” que se mueven en paralelo a través de bloques o calles coordinando su avance en sectores con el fin de reducir la posibilidad de fratricidio.

La dispersión lateral de las fuerzas se canaliza por el movimiento en líneas bien definidas que mejoran la seguridad lateral para las fuerzas que avanzan. Los elementos mejor protegidos (tanques o excavadoras blindadas) se posicionan en la vanguardia, para atacar objetivos del sector hacia delante y objetivos de baja elevación en los flancos. Los transportes blindados de personal (TBP) cubren los flancos, altos y bajos, y la parte trasera. El ángulo alto del fuego de las ametralladoras y cañones automáticos se puede utilizar para eliminar las amenazas en los tejados y en las zonas muertas. Cuando los TBPs no están disponibles, se pueden utilizar inclusive armas de defensa aérea.

Las formaciones combinadas de tanques – TBPs tienen mayor capacidad de maniobra por la cobertura mutua, en parte debido a las capacidades adicionales de los TBPs más pequeños y más maniobrables. Los vehículos pesados ‘principales’ permiten a la formación de “caja” absorber el fuego enemigo y a los artefactos explosivos improvisados, mientras que se expone a las posiciones enemigas que se van involucrando a su potencia de fuego efectiva y precisa. Si uno de los vehículos se desactiva, los vehículos restantes se cierran en torno a el, se establece un muro de acero que permita la evacuación de las bajas (CASEVAC), la recuperación o su reparación. Se debe tener cuidado en asegurarse que los vehículos que hacen la cobertura no se cierren hasta el punto en que se presenten como un objetivo lucrativo.

Deja un comentario