¿El combate aéreo a corta distancia en decadencia?​

1

La principal forma del combate aéreo moderno ha evolucionado desde el combate dentro del alcance visual (WVR) hasta el combate más allá del alcance visual (BVR) de hoy en día. ¿El combate aéreo a corta distancia seguirá siendo útil en el futuro? Este es un tema candente.

Los Defensores: El combate aéreo de corto alcance existirá durante mucho tiempo

El combate aéreo de corta distancia no se retirará de la historia. Con la mejora continua de los equipos y las tecnologías, la capacidad del combate más allá del alcance visual (BVR) esta mejorando, pero no puede aplicarse a todos los combates.

Todos los países deben explorar activamente las leyes del combate aéreo cercano, darle importancia al estudio de la aplicación de sus teorías tácticas, llevar a cabo la capacitación del combate aéreo moderno de corto alcance y mejorar continuamente la capacidad en ese aspecto.

No es fácil ganar en el combate aéreo BVR

El combate sistemático limita el combate aéreo BVR de muchas maneras. El combate aéreo moderno ya no es la confrontación entre los aviones, sino la competencia de la capacidad de los sistemas de ambos lados.

Si la capacidad de combate sistemática difiere demasiado y la información del campo de batalla es “transparente en un solo sentido”, el lado con desventaja de información tendrá mucha más probabilidad de encontrarse con un ataque BVR debido a la poderosa interferencia y al ataque en línea, la distancia de detección del radar de la aeronave en gran medida acortada, su alcance de ataque reducido, y una seria interferencia en la identificación amigo enemigo (IFF), la confrontación electrónica y las comunicaciones de mando.

Si las dos partes están cabeza a cabeza en la capacidad de combate sistemático y la información del campo de batalla es “transparente en ambos sentidos”, la lucha por la supremacía de la información será extremadamente feroz.

El sistema de información dominante de cada lado es probable que fracase debido a la interferencia electrónica o al ataque en línea desde el otro lado, y el combate aéreo puede convertirse en confrontación aire-aire. Si el ataque BVR no puede lograr el resultado esperado en ese momento, naturalmente se convertirá en combate aéreo cercano. El misil de alcance medio no es siempre un tiro acertado, y el ataque BVR no siempre da en el blanco.

En primer lugar, la precisión de impacto de los misiles de alcance medio es limitada a un 73 por ciento por las tecnologías de misiles, incluso en condiciones realistas debido a múltiples factores externos.

En segundo lugar, la operación humana afecta la precisión del impacto. Algunos pilotos están bien entrenados, pero otros no lo están, no todas sus operaciones en combate real son precisas, y el mal funcionamiento puede hacer que el misil de alcance medio pierda al objetivo.

En tercer lugar, los aviones de guerra modernos están en condiciones de esquivar ataques BVR, lo que disminuye aún más la precisión del impacto de misiles de alcance medio. Los aviones tiene una mejor maniobrabilidad y por lo tanto son más capaces de esquivar el ataque de misiles de alcance medio, los modernos aviones de guerra están equipados con avanzados sistemas de alerta de radar omnidireccional y dispositivos de interferencia electro-óptica, que les ayudan a detectar el misil de alcance medio de antemano, por lo que pueden bloquear el ataque con interferencias electro-ópticas o evitarlo, lo que efectivamente socava la precisión de impacto.

Durante la Guerra del Golfo, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos lanzó misiles aire-aire de alcance medio AIM-7M y AIM-120 para ataques BVR bajo la condición de “transparencia unidireccional”, pero la tasa de impacto fue inferior al 30 por ciento.

La revolución técnica inyecta nueva vitalidad en combate aéreo cercano

Con la mejora continua de los equipos y tecnologías, el combate aéreo de corta distancia en las condiciones modernas ya no es lo que era en el sentido tradicional.

Primero, su forma no se limita al ataque por popa. En comparación con el avión de segunda generación que uso el cañón del avión para el ataque duro, la velocidad angular extrema de la aeronave de tercera generación es dos o tres veces más rápida, su radio de giro mínimo se reduce a la mitad, y la cobertura efectiva de fuego puede extenderse a los 6-8 Km. Esto, junto con la cooperación entre el misil y el visor montado en el casco (HMS) combinado con misiles High-Angle Off-Boresight (HOBS) de quinta generación refuerza la capacidad de lanzar un ataque y revoluciona la forma del futuro combate aéreo cercano.

Denel Dynamics A-Darter un WVRAAM de 5ta generación​

En segundo lugar, el combate aéreo de corto alcance moderno combina las características de los tradicionales combates aéreos de mediano y largo alcance. De acuerdo con la teoría de las “tres fases” de mediano y largo alcance, de mediano a corto alcance, y el cercano”, el cambio de medio a cerrado se produce entre los 10-15 Km. A medida que los misiles aire-aire y la tecnología de control de fuego en el aire están haciendo progresos continuos, el rango de ataque más largo de los nuevos tipos de misil aire-aire de corto alcance es de 10-15 Km., que se superpone en gran medida con la distancia de ataque óptima del de mediano alcance, por lo que se pueden lanzar misiles de alcance medio y cercano en esta zona solapada.

A medida que el campo de tiro de misiles aire-aire de corta distancia se hace más largo, el combate aéreo de corta distancia tendrá más características de combate aéreo de mediano alcance.

En tercer lugar, el combate aéreo cercano se ha vuelto más intenso y complicado que nunca. Las constantes innovaciones tecnológicas han elevado las armas de aire modernas a una altura nunca alcanzada antes, y el combate aéreo moderno cercano ofrece una confrontación más intensa, un entorno más complicado y cambios de situación más rápidos que antes debido a los diversos enfoques de ataque, alcance de ataque extenso, ataques omnidireccionales, cambio de rango constantes, maniobras de sobrecarga sostenidas, y cambios rápidos ofensivos defensivos.

Dado que los combates aéreos de rango medio y cercano se superponen en gran medida en información y potencia de fuego y se desplazan rápidamente entre sí, los dos lados opuestos, después de una o dos rondas de combate de alcance medio (largo) cambiarán de mediano a corto alcance en un instante, proporcionando un amplio espacio para el uso de tácticas ofensivas-defensivas. El cambio instantáneo de la situación de combate también dará a la parte que se encuentra en desventaja en equipos de mediano alcance y tecnologías más espacio para convertir una situación pasiva en una activa.

Oponentes: Una lucha que está en declive

Con el desarrollo de la IT, la actualización de los conceptos de combate y el cambio de formas de combate, el combate aéreo cercano, especialmente la “lucha de grupos en el aire” de la Segunda Guerra Mundial, no volverá a aparecer. Sólo se aplicará en la guerra local en pequeña escala o en misiones especiales, ya es una probabilidad extremadamente baja. En el futuro previsible, el combate “estilo banda” no será un enfoque regular de combate aéreo, ni tampoco es una opción sabia.

Las batallas se pueden resolver en el mediano o largo alcance

La percepción de la situación es la clave para ganar un combate aéreo, como dijo Sun Tsu: “Conoce al enemigo y conoce a ti mismo, y puedes luchar un centenar de batallas y ganarlas a todas”.

Los enfoques de la IT, como el enlace de datos, permiten al piloto e incluso a toda la cadena de mando percibir la situación de combate aéreo de manera más rápida y completa, para que puedan implementar tácticas y lograr la intensión de combate a mediano o largo alcance.

El avanzado sistema de aviónica da a las aeronaves de cuarta generación ventajas evidentes en la percepción de la situación. En la actualidad, el principal avión de combate utilizado por varios países en el mundo sigue siendo de tercera generación. Aunque algunos de ellos no están equipados con un avanzado sistema de aviónica, todavía pueden percibir la situación de manera bastante completa a través de medios informáticos integrados.

En los ejercicios Red Flag 16-1 del ejército estadounidense, un Super Hornet F / A-18E / F de la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF), que estaba equipado con un radar activo de barrido electrónico (AESA), envió imágenes aéreas a un avión de tercera generación como el Hornet F / A-18A / B después de detectar una amenaza. Por lo tanto, incluso si el piloto del Hornet que no detectó al caza enemigo en su radar, fue capaz de identificar al objetivo y participar en la batalla por adelantado.

Los misiles aire-aire avanzados de mediano alcance han demostrado su eficacia de combate en múltiples combates reales. La cuarta generación de misiles aire-aire de alcance medio es una excelente arma contra enemigos en condiciones de confrontación electrónica complicada por su alta precisión de impacto, buen rendimiento furtivo, fuerte capacidad anti-interferencia y resistencia al desvío de blancos.

Todos los aviones de combate avanzados portan hoy en día misiles aire-aire de mediano y largo alcance. Por ejemplo, el misil aire-aire de mediano alcance AIM-120 equipado en los F-15, F-16 y F-22 tiene un alcance de tiro de hasta 80 Km., y el R-77 montado en los Su-27 puede disparar hasta a los 150 Km. Durante la Guerra del Golfo, el misil aire-aire BVR derribó más aviones que los misiles aire-aire de corta distancia, y combates aéreos con derribos en varias guerras locales fueron atribuidos principalmente a misiles aire-aire BVR. Sus beneficios en el combate hicieron que la gente prestara más atención a su I + D, que a su vez mejoró aún más su rendimiento en combate.

Mas del combate aéreo a corta distancia

Algunos sostienen que cuando las dos partes opuestas son comparables en la capacidad de las aeronaves como en los medios de información, la percepción de la situación y la propuesta de interferencia, pasarán del mediano y largo alcance al combate aéreo de corto alcance eventualmente.

Es cierto que en un combate realista, los aviones de combate de ambos lados pueden moverse del mediano y largo alcance a corta distancia. La cuestión es si ninguno de los dos lados tiene una ventaja absoluta en el rendimiento o en el número de aviones o el rendimiento de sus misiles y otras armas, ¿no pasaría el combate aéreo cercano como el juego de los “huevos que chocan”? Un principio cardinal del combate está en golpear con fuerza siempre la debilidad del enemigo, así que la mejor opción en este caso es la retirada más bien que la participación en un combate cercano.

Además de las consideraciones tácticas, la rentabilidad y la tasa de supervivencia también son factores importantes para tomar tal decisión. Según una evaluación gubernamental en Estados Unidos, el precio unitario de un avión de combate F-35A supera ampliamente los 200 millones de dólares, y su costo promedio de vuelo es de unos 24.000 dólares por hora, un 10 por ciento más que el F-16. El entrenamiento de vuelo y de combate cuesta mucho dinero en todos los países, y es sabido por todos que el costo para el entrenamiento del piloto se mide en oro. Las fuerzas aéreas estadounidenses y turcas llevaron a cabo los ejercicios Red Flag y Anatolian Eagle para garantizar la tasa de supervivencia. En comparación con el combate aéreo de corto alcance que implica enormes aportes, las soluciones de bajo costo y alta recompensa son bienvenidas.

El combate aéreo de corta distancia ya no es indispensable

La aparición y aplicación de teorías de combate como la “teoría de los cinco anillos” y la “operación stand-off ” está cambiando la perspectiva de la guerra tradicional y el objetivo de combate se puede lograr hoy sin luchas cuerpo a cuerpo.

La “teoría de los cinco anillos” salta del estereotipo de “tener una pelea” con el enemigo y aboga por golpear el clavo en la cabeza al primer intento. De hecho es muy raro ver sangre en el combate aéreo. En la operación Desert Fox, la Guerra de Kosovo y la operación Enduring Freedom, las tropas estadounidenses siempre observaron la “teoría de los cinco anillos” y atacaron los eslabones estratégicamente sensibles, frágiles y claves del enemigo en el primer intento.

La “operación stand-off ” hace que la lucha sea fácil, pero el encuentro difícil. A medida que las armas de larga distancia y el equipo se desarrollan rápidamente y la profundidad destructiva se prolonga, la lucha cuerpo a cuerpo ya no es necesaria. Al aplicar la táctica “operación stand-off “, la fuerza aérea no se involucra directamente con el enemigo sino que lanza ataques desde una larga distancia. Durante la Guerra de Malvinas, dos aviones Super Étendard de la Fuerza Aérea Argentina lanzaron dos misiles anti-buque Exocet a 20 Km. de distancia de la flota británica hundiendo al destructor HMS Sheffield.

Vale la pena señalar que el ejército estadounidense presentó recientemente el concepto “operación nube”, que utiliza la tecnología de nube para integrar plataformas de combate, sensores, sistemas de armas y otros recursos del combate para maximizar el efecto del combate aéreo de larga distancia y dejar al enemigo en una situación pasiva donde no puede ver o golpear al atacante y no tiene tiempo para reaccionar.

Por otra parte, en las guerras futuras, las armas de nuevo concepto tales como las de energía láser serán capaces de una destrucción precisa, y el ataque destruirá al enemigo sin fallos. Los hechos nos dicen que el combate aéreo a corta distancia es cada vez menos importante y necesario.

Referencias:

http://www.ausairpower.net/air-superiority-2.html
http://aviationweek.com/defense/viewpoint-no-single-answer-air-combat-questions
http://www.ausairpower.net/APA-Rus-BVR-AAM.html

1 Comentario

  1. EN LA EPOCA DE VIETNAM SE PENSABA LO MISMO Y TUVIERON QUE PONER A LAS CORRIDAS LOS VULCAN DE 20 MM A LOS F-4 EN EL SOPORTE CENTRAL….!!!!

    ES UN DILEMA DE NUNCA ACABAR Y NO ES UNA CIENCIA EXACTA, TODO DEPENDE DEL ENTORNO Y EL TIPO DE CAMPAÑA….!!!

Deja un comentario