Dos sistemas de misiles Triumf S-400 en la base militar rusa de Hmeimim en la provincia de Latakia, en el noroeste de Siria, el 16 de diciembre de 2015. Foto: Paul Gypteau / AFP vía Getty Images

Traducido y adaptado por Negro2000

El anuncio ruso de que el canal de “no conflicto” entre Moscú y los militares estadounidenses está suspendido y que Rusia planea reforzar el sistema de defensa aérea de Siria podría poner en riesgo a los pilotos estadounidenses y las fuerzas terrestres mientras continúan las operaciones dirigidas al grupo Estado Islámico.

La medida se produjo a raíz del ataque con misiles de crucero Tomahawk contra el régimen sirio de Bashar al-Assad, un aliado ruso clave.

“Rusia suspende el Memorando de Entendimiento sobre Prevención de Incidentes de Seguridad de Vuelo en curso de las operaciones en Siria firmado con los Estados Unidos”, dijo la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso el viernes por la mañana.

Sin embargo, altos funcionarios de defensa estadounidenses inmediatamente rechazaron esas afirmaciones, diciendo que el canal de “no conflicto” estaba todavía abierto y los informes que sugieren que son falsos.
Un servicio de noticias ruso informó el viernes que el Ministerio de Defensa Ruso convocó al agregado militar estadounidense en Moscú y notificó formalmente que el acuerdo se suspendería a la medianoche del viernes.

Los Estados Unidos y Rusia establecieron una línea directa de comunicación en octubre de 2015 después de que Rusia comenzó a realizar ataques aéreos en apoyo del régimen sirio al mismo tiempo que los aviones estadounidenses estaban operando en el espacio aéreo sirio para apoyar a los militantes sirios luchando contra el ISIS. El acuerdo fue un intento por parte de las dos potencias nucleares de limitar el riesgo de colisiones en el aire o ataques inadvertidos a las fuerzas estadounidenses y rusas que operan en la región devastada por la guerra.

El ejército de Estados Unidos utilizó la línea el jueves para informar a Rusia de los inminentes ataques estadounidenses contra el aeropuerto de Siria Shayrat – el aeródromo que Estados Unidos afirmó que fue utilizado para lanzar el ataque de armas químicas contra Idlib, Siria, el 4 de abril.

En los últimos meses, la línea de comunicación militar-militar se ha vuelto cada vez más importante a medida que las fuerzas estadounidenses y de la coalición han ampliado las operaciones en tierra en Siria. Los Estados Unidos apoyan a los grupos rebeldes sirios que continúan rodeando y sofocando la autoproclamada capital de Raqqa de ISIS. Un funcionario de la defensa dijo que la línea estaba siendo usada diariamente.

En la pequeña ciudad Siria de Manbij, donde las fuerzas terrestres estadounidenses fueron recientemente desplegadas como una fuerza de disuasión y seguridad para proteger a los aliados kurdos de Estados Unidos, las fuerzas rusas y estadounidenses están operando bajo la vista de los demás, lo que significa una línea de comunicación necesaria para evitar malentendidos y accidentes entre los militares de los dos pesos pesados.

Pero cualquier medida para cortar el canal de comunicación con Estados Unidos sería un error y “más peligroso para el Kremlin”, según John Herbst, el ex embajador de EE.UU. en Ucrania, que ahora es director del Centro Dinu Patriciu Eurasia del Consejo del Atlántico.

El ex embajador ve las declaraciones del Kremlin como un signo de debilidad. “Nuestras fuerzas convencionales son muy superiores” y Rusia tendría que estar dispuesta a arriesgar una confrontación nuclear con los EE.UU.

“En Siria no son tan grandes como para arriesgarse a enfrentarse con Estados Unidos, a menos que piensa que los Estados Unidos retrocederán”, dijo Herbst.

Los mayores riesgos en el cielo sirio podrían limitar la capacidad de los aviones estadounidenses para proporcionar apoyo aéreo cercano a los soldados estadounidenses y a sus aliados que operan en tierra.
También, hay poco que Rusia puede hacer en términos de reforzar los sistemas de defensa aérea de Siria, según Herbst.

Rusia ya cuenta con varios avanzados sistemas de defensa aérea S-400 capaces de disparar a misiles de crucero estadounidenses que se despliegan en la región. Ellos podrían desplegar varios S-300 más, pero eso no cambiaría la dinámica o la amenaza en la región, según Herbst.

Deja un comentario