Nike Hercules​

Traducido y adaptado por Negro2000

Hoy en día, los láseres son lo mas “hot” si quieres que tus militares estén a la vanguardia de la defensa aérea y de misiles. Pero durante la guerra fría, EE.UU. buscó otra tecnología de vanguardia para mantener el cielo limpio de enemigos.

Por muy difícil que pueda ser de comprender ahora, el Ejército de los Estados Unidos construyó y desplegó misiles de defensa aérea Nike Hercules de cabeza nuclear en decenas de sitios en los Estados Unidos y en el extranjero. En el caso de que la guerra fría se volviera caliente, Estados Unidos bombardearía los cielos para evitar que los soviéticos bombardearan el suelo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el ejército estadounidense estaba empezando a darse cuenta de que la artillería antiaérea tradicional simplemente no iba a cortarla. La era del jet había comenzado a remodelar la aviación militar, y estos aviones podían volar más alto y más rápido de lo que las armas podían alcanzar.

Para mantenerse al día con los tiempos, los Estados Unidos iniciaron el programa Nike con la ayuda de Western Electric Corporation, Bell Telephone Laboratories y Douglas Aircraft. El proyecto intentaría derrotar al poder aéreo enemigo con misiles en lugar de artillería.

La primera encarnación del Nike – el Nike Ajax – se impulsó una vez que los soviéticos probaron su primera arma nuclear en 1949. De repente, la amenaza de los bombarderos comunistas armados con armas nucleares era muy real.

Pero antes de que el ejército terminara el proyecto, los desarrolladores se dieron cuenta de que el Ajax convencionalmente armado no sería suficiente para enfrentarse a las flotas de bombarderos soviéticos. Los bombarderos enemigos podían volar en formaciones demasiado cercanas para que el Ajax golpeara a aviones individuales y demasiado flojos para que su ojiva pudiera eliminar más de uno.

El ejército necesitaba más poder de fuego en su misil.

La solución del ejército fue el Nike B – más tarde llamado Nike Hércules. Se parecía mucho al Ajax, pero con más cohetes de propulsión, motores más grandes … y una ojiva nuclear.

El misil podría utilizar una ojiva convencional o una ojiva nuclear W31 con un rendimiento variable entre 2 y 40 kilotones de potencia explosiva.

En 1958, el ejército comenzó a desplegar los misiles del Hércules alrededor de ciudades consideradas importantes debido a su base industrial y la proximidad a las instalaciones militares estratégicas. En 1963, el ejército había reemplazado todos sus misiles Ajax de primera generación por los Hércules.

Pero el Hércules tenía competencia a lo largo del camino. La rivalidad inter fuerzas forma parte de cualquier programa de armamento importante. Mientras que el ejército construyó el Nike Hércules, la fuerza aérea trabajó en un misil propio de defensa aérea con cabeza nuclear – el Bomarc.

El Bomarc de Boeing y Michigan Aeronautical Research Center, sus dos creadores, utilizaron un misil impulsado por ramjet para entregar una cabeza nuclear W40 contra objetivos aéreos.

La fuerza aérea quería ver su propio misil prevalecer sobre el del ejército. Pero la lucha entre el Bomarc y el Hércules tuvo más importancia que la habitual pelea entre las fuerzas.

El amanecer de la era nuclear y el deseo del presidente Dwight Eisenhower de mantener a raya los gastos de defensa habían hecho que el ejército se preocupara por su futuro. Los generales eran tenaces para defender su naciente punto de apoyo atómico.

Como los portadores más lógicos de las armas nucleares, la Marina y la Fuerza Aérea prevalecieron en la mayoría de las peleas sobre el presupuesto y la primacía en la estrategia de defensa. Si los soldados quisieran ser relevantes en la era atómica, el Jefe del Estado Mayor del Ejército Maxwell Taylor argumentó, que necesitaban armar un papel nuclear para la fuerza y mantenerlo.

La fuerza aérea no iba a rendirse fácil. Cuando el ejército dio a conocer nuevos sitios de misiles Hércules, la fuerza aérea sembró artículos basura en los periódicos locales sobre cómo el Hércules no estaba a la altura de defender los cielos de los bombarderos soviéticos.

A pesar de las demandas difamatorias, el Hércules era el arma superior. Era un misil de combustible sólido cuando el Bomarc confiaba en combustible líquido, dándole al Hércules una ventaja en mantenimiento y altitud.

Una familia nuclear de vacaciones: viajes en el mundo del armamento atómico

El ejército también desarrolló y desplegó su arma más rápidamente, haciendo al Hércules el primer misil nuclear de la defensa aérea. Pero un Bomarc se incendió el 7 de junio de 1960 y propagó material radioactivo a través de siete acres de tierra.

En respuesta, los miembros de la fuerza aérea redujeron su apoyo al Bomarc en favor de financiar prioridades de la fuerza más caras, como los misiles balísticos intercontinentales.

Por su parte, el Congreso dividió las compras, y compró 10 sitios de Bomarc y 145 baterías del Nike Hércules.

Ambos misiles el Bomarc y el Hércules duraron hasta principios de los años 70, y un puñado de sitios de Nike Hercules permanece en Alaska y la Florida. Pero la contribución histórica más duradera del proyecto Nike fue la base de lo que se convirtió en el programa de defensa antimisiles de Estados Unidos.

Junto con los programas Nike Ajax y Hércules, los militares habían estado trabajando en otro proyecto, el misil nuclear Nike Zeus. El Pentágono quería que el Zeus los defendiera de la otra gran amenaza nuclear de la guerra fría: los ICBM.

Una serie de pruebas de intercepción demostró que era teóricamente posible utilizar misiles en un papel de misiles antibalísticos. En noviembre de 1958, un Nike Hércules consiguió derribar un misil supersónico de alto vuelo por primera vez en la historia. Dos años después, el ejército utilizó un Hércules para interceptar un misil balístico Corporal y otro Nike Hércules.

El programa Nike Zeus mostró algunas promesas tempranas en las pruebas, pero el secretario de defensa Robert McNamara canceló el programa en 1963. Él citó su incapacidad para hacer frente a múltiples objetivos.

El programa Nike dio inicio al interés del Pentágono por la defensa con misiles balísticos. Ese interés abarcaría generaciones de personas y tecnologías, desde ojivas nucleares y de interceptores convencionales hasta las armas de energía dirigidas de hoy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.