El 19 de febrero pasado la fragata de la Armada Española, la “Cristobal Colón” F-105, arribó a la West Base de la Royal Australian Navy, ubicada en la ciudad de Perth. Perteneciente a la clase “Álvaro de Bazán”, la F-105 es la última de su serie, constituyendo la unidad de escolta más moderna que opera bajo la bandera de la armada ibérica. El objetivo de este despliegue, que se extenderá por cuatro meses, no solo incluirá la participación en ejercicios conjuntos tales como el “Ocean Explorer 2017” y el adiestramiento de las tripulaciones australianas destinadas a los destructores de defensa antiaérea (AWD), sino que la ocasión también servirá para que autoridades del Ministerio de Defensa australiano puedan observar bien de cerca a la fragata española, cuyo diseño está entre los considerados para la fase de etapa competitiva del programa SEA 5000. A estos fines, el Fleet Commander Rear Admiral Stuart Mayer formalizó en la Base Naval Rockingham el control operacional de la “Cristóbal Colón”, pasando desde ese  momento a integrar la flota australiana.

Fragata de la clase ANZAC ASMD, HMAS Parramatta. SEA 5000 marcará el reemplazo de estos buques. Imagen: RAN – Commonwealth of Australia.

 Cabe recordar que la clase “Hobart/AWD” nace en el año 2000 cuando se manifiesta la intención de reemplazar a partir del 2013 a las fragatas de la clase “Adelaide” (Oliver Hazar Perry modificadas). En 2005 se anuncia oficialmente el inicio de SEA 4000, confirmándose en junio del 2007 la elección de la propuesta de Navantia, principalmente porque se consideraba que la clase F-100 era un producto de mayor madurez y que implicaba menor riesgo económico. Para el desarrollo de los AWD se tomó como base al diseño del astillero español Navantia, el cual fue modificado según los requerimientos australianos. Actualmente ya has sido botadas dos unidades, el “Hobart” y el “Brisbane”, los cuales se encuentran en etapas de pruebas. Se tiene previsto que las entregas de los buques a la Armada Australiana se realicen a fines de 2017, mediados de 2018 y fines de 2019.

 Tal como mencionamos, la presencia de la “Cristóbal Colón” es de gran importancia para Navantia, ya que si llega a hacerse con el contrato del programa SEA 5000, tendrá asegurada la construcción de nueve fragatas anti-submarinas, las cuales reemplazarán a las ocho fragatas de la clase ANZAC. En la competencia por tan jugoso premio (se estima que el costo total rondará los 35 mil millones de dólares australianos) también participan la italiana Fincantieri, la cual ofrece la FREMM / Bergamini, y BAE Systems con su Type 26 / Global Combat System. Detalles no menores lo constituyen:

  • Los diseños españoles e italianos cuentan con varios años en servicio, no así el propuesto por BAE Systems.
  • Al igual que los españoles, hace unas semanas la fragata “Carabiniere” F-593 estuvo presente en aguas australianas, donde participó de maniobras conjuntas con buques de la RAN.
  • El más importante: Sin duda Navantia corre con ventaja al contar con antecedentes tales como la construcción de los destructores AWD, los buques de asalto anfibio LHD “Canberra” y el futuro buque de reaprovisionamiento/petrolero. No resultará llamativo que el astillero español sea el que se quede con el contrato australiano.
Fragata Carabieniere F-593 arribando al puerto de de Sydney. Junto a la F-100 y a la Type 26, es uno de los modelos que se tiene en cuenta para SEA 5000. Imagen: RAN – Commonealth of Australia.

En los siete meses que durará en total el despliegue de la “Cristóbal Colón”, la misma participó de operaciones en el Mediterráneo (Sea Guardian y Sophia) y en el océano índico (Atalanta), mientras en  la Armada Española espera “…evaluar las capacidades del buque, incluyendo los mecanismos de apoyo logístico y de mantenimiento durante un periodo prolongado y de alta operatividad a gran distancia del Territorio Nacional.”Asimismo, las autoridades españolas consideran que la presencia en aguas australianas “…Supone un importante apoyo a la industria de construcción naval española, al ver complementada su capacidad de construcción con un servicio adicional al cliente de gran valía como es compartir la experiencia en el empleo de la plataforma suministrada.”

Imagen de portada: La “Cristóbal Colón” F-105 navegando junto a una fragata canadiense de la clase “Halifax”. Créditos: Armada Española.

Deja un comentario