Por el Brig. Gen. (R) VGM Ruben MONTENEGRO

AYER.
En el Boletín Opciones del año 2013 advertimos, en el artículo titulado “LA NECESIDAD DE RECREAR UN FUTURO CONVOCANTE”, una situación caracterizada entonces por “Un presupuesto lo suficientemente exiguo como para estrechar considerablemente la actividad de vuelo, una aviación de combate prácticamente inexistente, con la escasa actividad posible orientada hacia tareas que siempre fueron consideradas subsidiarias, un futuro presupuestario desalentador y un horizonte profesional, tanto para los jóvenes como para los más veteranos, en franca disolución, entre otros factores adversos, no pueden más que originar serias perturbaciones”.

No obstante, y pese a todo, la alocución del entonces recientemente asumido Jefe de Estado Mayor General Brigadier Mayor Mario Miguel Callejo, durante la ceremonia aniversario de la Institución en ese año, resultó alentadora incluyendo resultados en marcha como otros a concretar, muchos de ellos pendientes de decisiones políticas. Empero, lo esencial estuvo en sus alusiones al significado y la exaltación a los sentidos de pertenencia y permanencia y a la necesidad de protagonismo de los miembros de la institución. En tal sentido se subrayó, en el artículo en cuestión, que “la tarea de reavivar tales cuestiones, que adquieren un carácter trascendente en el actual escenario, deberá ir acompañada irremediablemente por el logro de resultados concretos que permitan a los integrantes de la Fuerza sentirse partícipes de una nueva etapa. Esa sensación es la que allanará el camino a recuperar no solo el sentido de pertenencia y permanencia sino, con toda seguridad, su compromiso con la Institución”.
Dos años más tarde, el Boletín Opciones 2015 incorporó otro artículo; “UN FUTURO CONVOCANTE, UNA CUESTIÓN TODAVÍA POSTERGADA”, en concreta alusión a que la compleja situación que acosaba a la Fuerza en el año 2013 no solo se mantenía vigente sino que, en algunos ámbitos particulares, había empeorado.

Se destacó en aquel momento que “El presente estado de cosas sigue constituyendo un extraordinario desafío para la Conducción Superior en orden a tratar de remontar la Institución, en este caso nuevamente con las expectativas que generan la perspectiva de cambios de autoridades políticas y la posibilidad de encontrar en ellas respuestas que permitan, al menos razonablemente, emprender acciones tendientes a recuperar lógicos niveles de capacidad operacional y, con ello, recrear las perspectivas profesionales del personal”. “Lo esencial, en esta instancia, será que el plano político admita que intentar una seria recuperación constituirá un desafío extremadamente significativo, extendida en el tiempo, sostenida institucional y políticamente y abarcando la integridad de la Fuerza habida cuenta el generalizado grado de deterioro en casi todos sus ámbitos”.
Sería redundante señalar, pero no por ello necesario omitir, que a hasta fines de ese año nada había cambiado en cuanto a la penosa situación de la Institución a pesar de los innumerables anuncios de renovación de material aéreo que nunca se concretaron con excepción de la apresurada incorporación de los aviones Grob 120 TP (año 2013) con motivo de la abrupta desprogramación de los veteranos T 34 Mentor (culminado así una carrera operativa institucional que duro 54 años).

Innumerables rumores, tramites “fallidos” y expectativas pendientes de “estudios y análisis” en el ámbito del MINDEF, por otra parte, fueron moneda corriente en cuanto a la modernización y/obtención de material aéreo de sustitución de la añosa flota de la Fuerza. Así fue como pasaron, y se desvanecieron, por ejemplo, “posibles” incorporaciones de aviones de distinto origen y antigüedad para el reemplazo de los MIRAGE propios, finalmente desprogramados en noviembre del 2015.
Sin pretensión de seguir un orden cronológico ni concentrarnos en detalles , similar suerte corrieron la “modernización y re motorización” de aviones PUCARA, la declamada fabricación de 40 aviones Pampa, la extinción del proyecto IA 73 (estimado reemplazo de los MENTOR ahora reemplazando por el imaginado IA 74), la “interminable” tarea de materializar concretamente la versión del PAMPA III, entre tantas cuestiones vinculadas con las intenciones de recuperar degradadas capacidades operativas tanto en el ámbito de la instrucción como en el del adiestramiento. Tareas en su mayoría asumidas por FAdeA con notable incompetencia y desconexión con las necesidades de la Fuerza.

Ante la desprogramación del último Fokker F 27 Friendship en servicio (noviembre del 2016) como la no muy lejana desactivación del material Fokker F28 Fellowship debido a su añosa vida (40 años de servicio) y lo altamente gravoso que resulta su actual mantenimiento nos encontramos con, prácticamente, un par de programas de modernización en desarrollo. El de cinco Hércules C 130 cuyo primer avión, TC 69, ha sido completado en Estado Unidos de Norteamérica previéndose completar el resto en FAdeA hasta el año 2019/20 y el de aviones Twin Otter, iniciativa de la Fuerza y realizándose en el Taller Regional Quilmes.
En cuanto a la llegada de dos helicópteros rusos M 17, esencialmente importantes para las anuales campañas antárticas, su mantenimiento y operación se ve altamente amenazada por el alto costo de las inspecciones a las cuales deben someterse en poco tiempo. Los tres que quedaron pendientes de incorporación, tal cual se informara oportunamente para conformar un lote de cinco, finalmente nunca se concretó su compra.

HOY.
La llegada de un nuevo gobierno, a partir del 10 de diciembre del 2015, constituyó una luz de esperanza en cuanto el futuro de la institución, ya en un avanzado estado de licuación general. En tal sentido resultaba indiscutible, y todavía lo es, que un plan de recuperación de capacidades de la FAA no podía, ni aun puede, estar desligada de la realidad económica financiera en que quedó inmerso el país fines del 2015. Cuestión sobre la cual, por otra parte, los mandos de la Fuerza son absolutamente conscientes.
También es merecidamente reconocido que la nueva gestión, luego de doce años de desatención y muestras de arrogancia para con las FFAA de parte del gobierno saliente, muy especialmente por quienes fueran sus Comandantes en Jefe, ha adoptado una relación de importante consideración para con ellas además de advertir públicamente el estado lamentable de sus capacidades operativas.
No obstante ello resulta imprescindible remarcar algunos aspectos, al menos en lo que particularmente atañe a la Fuerza Aérea.

1. A poco de comenzar el año 2016 tomó estado público la decisión del Ministro de Defensa, luego de una reunión con el Presidente de la República, de elevarle “un ambicioso y profundo plan de reforma de las instituciones armadas” en el término de sesenta días, cuestión que al presente pareciera seguir pendiente, por lo menos en lo que debieran ser sus criterios más trascendentes.
2. La información referida a que el Presidente de la Nación, recién en el mes de octubre, recibió al JEMG de la Fuerza para escuchar cuales son las aspiraciones de la Institución en orden a modernizar/reequipar su escasa y anticuada dotación de aeronaves disponibles así lo demuestra.
3. Es posible que, en consonancia con tal presentación a principios de noviembre, la prensa ha informado que el gobierno apunta a un “plan plurianual de recuperación de la capacidad militar para las Fuerzas Armadas”. En el caso de la Fuerza Aérea se menciona la posibilidad de incorporación de 12 aviones de entrenamiento de Texan T-6 y 2 aeronaves de transporte mediano Airbus C 295. A lo expuesto debe agregarse la reciente contratación de aproximadamente 6.000 hs de vuelo adjudicadas a la Escuela de Aviación Militar a prestar por aviones de entrenamiento primario Tecnam P 2002JF Sierra (Curso Básico Conjunto Aviadores Militares).

Uno de los Tecnam P2002 JF Sierra incorporados a la EAM. Imagen: Zona-Militar.

Lo hasta aquí mencionado, además de la ejecución de programas de recuperación de aviones Hércules y Twin Otter no dejan de ser indicios, por modestos que pudieran juzgarse, en orden a recuperar parte de la actividad aérea de la Institución (no así la capacidad de defensa), en un complejo contexto nacional en donde se entrecruzan demandas presupuestarias de todo orden y en el cual las correspondientes a la Defensa Nacional tradicionalmente han sido sumamente relegadas por casi todo el arco político.
Cabe preguntarse, por otra parte, si los anuncios de incorporación de medios aéreos responde al concreto diseño del “ambicioso y profundo plan de reforma de las instituciones armadas” señalado precedentemente o resultarían adquisiciones/modernizaciones producto de situaciones circunstanciales o temporales respondiendo a “lo que se puede” y no a “lo que se debe”.

Sin duda se está apelando a lo primero, lo cual no deja de estar en sintonía con los apremios del gobierno en superar el descalabro económico financiero que recibió. Sin embargo resulta vital, para lograr transitar un razonable camino de recuperación de la Fuerza, que se advierta sin rodeos que la Institución lo que requiere no es una transformación, reestructuración o modernización, términos que parecieran sugerir la “evolución” o el “aggiornamento” de una organización que, por anticuada que fuera, se encuentra funcionando. Lo que necesita en forma perentoria es iniciar una “reconstrucción” sistémica que permita recuperar armónicamente todos sus componentes, al menos, al largo plazo y mediante sucesivas etapas.
Como paso inicial e imprescindible, para avanzar coherentemente en tal sentido, debiera definirse la demanda política sobre la institución, es decir, que es lo que se espera de ella en cuanto a la naturaleza del rol o misiones a desempeñar y la determinación de prioridades al respecto. A continuación una etapa de intercambio de ideas con la Fuerza en orden a establecer la factibilidad, en particular por las actuales condiciones de la institución y la disponibilidades presupuestarias existentes, de alcanzar progresivamente aptitudes acordes con la demandas y prioridades impuestas.
Lo expuesto debiera promover una planificación a largo plazo que contemple recuperar las distintas capacidades, tanto en los ámbitos del personal, de la logística como en las operativas, ordenadamente, con el indispensable apoyo político y asignaciones presupuestarias firmes a lo largo del proyecto. Un proceso de esta naturaleza, sin duda, contribuirá a esbozar el perfil de la FAA del futuro.

REFLEXIONES FINALES.
1. Toda pretendida “transformación” o “modernización” de una organización, en el particular caso de la FAA la “reconstrucción integral de sus componentes”, que comienza sin fijar a priori que se desea de ella, definitivamente conducirá al fracaso con la consecuente desazón de sus integrantes.

2. La FAA debe “VOLVER A VOLAR”, al menos gradualmente. Una fuerza aérea que no vuela es una institución a la cual le han quitado la razón de su existencia y mucho peor si no está en condiciones de defender los intereses vitales de su país (artículo 2° de la ley de Defensa Nacional). El reemplazo de la aviación de combate, ya irremediablemente perdida, pareciera no vislumbrarse, al menos al mediano plazo. ¿Hasta cuándo pendiente recuperar esa capacidad por lo menos progresivamente?

Con el retiro del SdA Mirage y con el actual estado de los Skyhawk, la aviación de combate nacional se encuentra muy comprometida, situación que no se resolverá en un corto plazo. Imagen: Zona-Militar.

3. Resulta importante advertir que a partir de argumentos tales como “la FAA no está en condiciones de satisfacer requerimientos propios y extra institucionales”, ciertamente por carencia de medios, y que “la vigilancia y control del espacio aéreo está ligada íntimamente a cuestiones de Seguridad Interior”, otras FFAA y FFSS reclaman la incorporación de medios a sus organizaciones, en particular de aeronaves de transporte mediano y para tareas de vigilancia aeroespacial, interceptación e identificación. Duplicar capacidades, en cualquier caso, constituirá un serio atentado a la racionalidad y economía de medios de un país que debe manejarse con apretados presupuestos en todas sus áreas. En otro orden, significaría dotar a FFSS con equipamientos propios al instrumento militar, en este caso, vinculados naturalmente a la misión del Comando de Defensa Aeroespacial dependiente del Estado Mayor Conjunto de las FFAA. ¿La solución? Reequipar a la FAA para el eficaz e íntegro cumplimiento de su rol en el espacio aéreo, el “ámbito natural” para sus operaciones.

4. Cabe preguntarse finalmente ¿Que utilidad puede tener para el país mantener una Fuerza Aérea sin objetivos claramente definidos, sin capacidad operativa y con cuadros de personal sin incentivos profesionales y sujetos a mediocres salarios? No solo ninguna sino que, además, producir un considerable erogación del tesoro nacional sin sentido alguno. Justamente decidir y actuar en ese orden es una obligación imprescindible de naturaleza política. En otras palabras, desde la política no solo se deben declamar las deficiencias sino, inexcusablemente, obrar en consecuencia.

2 Comentarios

  1. una verguenza y una desgracias la clase politica Argentina…!!!

    Proveer a la defensa común. Es un objetivo fundamental del Estado. Se propone otorgar al poder federal las fuerzas suficientes para la defensa del propio Estado, de las provincias y de la población. Significa también la defensa de la Constitución, de la comunidad y, con ella, de la persona humana.
    La defensa común que debe proveerse está por encima de intereses individuales y grupales, de banderías o sectores

  2. COMPARTO EL INFORME QUE ACTUALIZA UNA SITUACION QUE HA PERFORADO LOS LIMITES MINIMOS PARA ESTAR EN CAPACIDAD DE CUMPLIR CON SU MISION ESPECIFICA DE CONCURRIR A LA DEFENSA NACIONAL EN EL ESPACIO AEREO Y SUBSIDIARIA EN ORDEN A LOS OBJETIVOS DE SEGURIDAD Y DESARROLLO PROPIOS DE UNA NACION SOBERANA EN UNION Y LIBERTAD.EL TRABAJO QUE TRANSCRIBO ES TAMBIEN UN MODESTO TRIBUTO EN CONMEMORACION DE NUESTROS HEROES Y MARTIRES DE LA GUERRA DE MALVINAS

    DEFENSA NACIONAL Ia PARTE

    “El Foro de Convergencia Empresarial presento un documento denominado “El rol del Estado y el buen gobierno republicano”. Si bien cabe ponderar el esfuerzo,es necesario señalar que entre las materias que se consideran Politicas de Estado,se omite consignar la defensa nacional, como parte de esas prioridades.
    Ningun pais importante deja de lado este asunto, menos deberia el nuestro invadido por el narcotrafico- que supera el control que puedan ejercer lasa fuerzas de seguridad-,lleno de potencialidades naturales, extenso con vasto litoral maritimo, capaz de dotar de alimentos a gran parte del mundo, y hoy a merced de quien lo quiera depredar.
    La defensa nacional debe ser preocupacion de todos nosotros y para su vigencia es necesario contar con fuerzas armadas eficientes. Hoy practicamente no existen,en virtud de un plan sistematico de desguase al que han sido sometidas,que si bien no se inicio con este gobierno,podemos afirmar que para este ha sido una prioridad.
    Esta gravisima realidad no puede ser soslayada en un foro que tiene el encomiable proposito de colaborar en la reconstruccion de la Republica.” (sic.) Alberto SOLANET. TIEMPO MILITAR Julio 2015. Este no es el fin de la cita, hay un ultimo parrafo que reservamos para expandirlo en virtud de su importancia para recuperar nuestras capacidades para la Defensa Nacional.

    ESTADO FALLIDO

    Si ningún país importante como es el nuestro deja de lado proveer a la defensa común, como también lo prescribe nuestra Constitución Nacional, surge sin lugar a dudas que omitir esa prevención, nos deja a merced de las nuevas amenazas -el narcotráfico, la corrupción y el crimen organizado-,que van demoliendo los cimientos mismos de la Nación hasta convertirla en un Estado Fallido.

    LAS DOS COLUMNAS DEL CRISTIANISMO

    Si las dos columnas donde se asienta el Cristianismo son las Bienaventuranzas y Mateo 25, bastaría con releer en Mateo las parábolas que sintetizan el deber ser del comportamiento humano que prioriza la prevención y condena el descuido y la hipocresía, para discernir que rumbo llevamos.

    COMO PREVENIR LA DISOLUCION DEL ESTADO

    Si queremos volver a ser la Nación bendecida por Dios y permanecer bajo su protección como fuente de toda razón y justicia, tenemos que respetar nuestras tradiciones y el legado de nuestros próceres civiles y militares Constructores de la Patria, con el mismo espíritu y la misma Fe puestos en cuanta amenaza supimos enfrentar y derechos defender, al limite de las capacidades y hasta perder la vida. El video sobre la Batalla de Malvinas librada en 1982 es un testimonio histórico de esa fidelidad y esos valores.(*)
    Con ese propósito tenemos que cumplir cada uno desde su posición los postulados del Preámbulo de nuestra Constitución Nacional, comenzando por reconstituir la UNION NACIONAL, AFIANZAR LA JUSTICIA y PROVEER A LA DEFENSA COMUN, para lograr los objetivos fundamentales de toda Nación Justa, Libre, y Soberana : SEGURIDAD y DESARROLLO.

    DIRECTRICES PROPUESTAS PARA LOGRARLO

    Con la premisa de que no se puede rehacer de la noche a la mañana una situación desfavorable potencialmente grave, y habida cuenta de transitar los últimos tramos de la nueva compulsa electoral 2015, proponemos comenzar por ejercer nuestra condición de ciudadanos apoyando a los candidatos a ocupar la presidencia de la Nación que se dispongan a cambiar la actual situación de crisis política, económica, y defensiva “creada por un modelo sustentado en la confrontación permanente y en la lógica amigo-enemigo.”
    Dicha lógica es la madre del estado de guerra interno y externo que vivimos, clima hostil que nos enfrenta a una doble amenaza, la primera el terrorismo en todas sus vertientes y la segunda la militarización del área de las islas Malvinas que el Gobierno ingles realiza preventivamente por la amenaza eventual que representa la construcción e instalación de la base satelital china en Neuquén dirigida por un general en actividad perteneciente al Ejercito Popular de Liberación Chino. (**)
    Esta doble amenaza presupone adoptar los recaudos para disuadirla y enfrentarla mediante la debida preparación y el despliegue operacional tanto de las FFAA como de las FFSS y FFPP, acciones que no se llevan a cabo en ninguno de los frentes ,- en el caso de las amenazas externas de fuerzas iguales uniformadas, por la absoluta obsolescencia y precariedad del equipamiento existente en las FFAA y en el caso del narcotráfico por la falta de un empleo conjunto de todas las Fuerzas a disposición como lo prescribe la Ley 23554/88- y esto simplemente porque en su artículo 4°, dispone que se debe diferenciar la Defensa Nacional de la Seguridad Interior.
    Esta concepción dualista de la defensa, a la luz de la cambiante naturaleza de la guerra, que ya no se libra solamente en los campos de batalla de los teatros de operaciones convencionales, sino que se desarrolla en el seno de las sociedades agredidas por elementos que atraviesan nuestras fronteras, resulta una discusión bizantina que conduce a la indefensión y la inseguridad del Estado frente a estas amenazas, como es el caso del narcotráfico y del narcoterrorismo cuyo origen es claramente externo.
    La misma Ley dispone en su Art.2°: “La Defensa Nacional es la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación para la solución de aquellos conflictos que requieran el empleo de las Fuerzas Armadas en forma disuasiva o efectiva para enfrentar las agresiones de origen externo. Tiene por finalidad garantizar de modo permanente la Soberanía e Independencia de la Nación Argentina, su integridad territorial y capacidad de autodeterminación; proteger la vida y la libertad de sus habitantes.”
    La visión de quien contribuyó con su predica al derrumbe del muro de Berlín y a la unión de las dos Alemania, lo llevo a prevenir al mundo contra lo que a la postre resultaron las llamadas nuevas amenaza:
    “Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera si no viene acompañada de equidad ,verdad justicia y solidaridad”. Juan Pablo II.
    La Iglesia viene alertando en los últimos años sobre el avance del narcotráfico y en 2013 difundió un documento advirtiendo que:
    “si la dirigencia no toma medidas, costará mucho tiempo y mucha sangre erradicar las mafias del narcotráfico”.(***)
    Esta situación nos impone salir del estado de indefensión que es impropio de los estados soberanos, mediante la reorganización y conducción a nivel político de las FFAA, que tienen por misión constitucional la defensa nacional adecuándolas, jurídica, doctrinaria y tecnológicamente a las nuevas amenazas, cumpliendo con la Constitución y la Ley vigente con la enmienda de su articulo 4° por otro que ponga de resalto la necesidad de un CONCEPTO INTEGRADOR DE LA DEFENSA NACIONAL
    Atentos a la gravedad de la situación someramente descripta, las propuestas sugeridas en el marco de la C.N., podrán ser simultaneas o no con las medidas iniciales de cambio con equidad y justicia social a tomar por el nuevo gobierno, pero nunca desconocidas ni postergadas para cuando “se pueda” porque la política, cuando se trata de los intereses nacionales, de la vida, el honor y la fortuna de los argentinos, no es el arte de lo posible, sino el arte de hacer posible lo que es necesario. Córdoba, Julio 2015.Com.(R)Ing. Esteban Cavallero

    SI QUEREMOS PAZ Y DESARROLLO NECESITAMOS PROTEGER NUESTROS RECURSOS NATURALES Y DISUADIR LAS AMENAZAS DEL ENEMIGO INTERNO Y EXTERNO CAPACIDADES QUE HOY
    BRILLAN POR SU AUSENCIA.
    EL DESARROLLO ES FRUTO DEL TRABAJO Y LAS INVERSIONES GENUINAS QUE NO PROSPERARAN EN UN CONTEXTO DE
    INDEFENSION E INSEGURIDAD
    EL ESPIRITU LIBERTADOR DE SAN MARTIN Y BELGRANO QUE SIMBOLIZAN LA BANDERA DEL EJERCITO DE LOS ANDES Y LA BANDERA NACIONAL
    SIEMPRE PREVALECERA
    (*) https://www.youtube.com/watch?v=4uxMYyObklc
    (**) http://www.infobae.com/2014/09/08/1593351-criticas-y-pedido-
    (***) http://diariohoy.net/politica/nuevo-reclamo-de-la-iglesia-por-avance-narco-49721

Deja un comentario