La OTAN hace un guiño a Donald Trump. El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha instado a los miembros de la alianza a aumentar el gasto en defensa, un día antes de la primera reunión de ministros de Defensa de la Alianza Atlántica en la que participará por primera el nuevo secretario estadounidense de defensa, James Mattis.

Ante la previsible demanda del aumento del gasto militar que lanzará Mattis, Stoltenberg ha anunciado que en 2016, los países europeos de la Alianza y Canadá han aumentado la inversión en un 3,8 por ciento y ha urgido a todos sus miembros a cumplir con los compromisos de inversión.

Durante la campaña electoral, el nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, calificó de “obsoleta” la OTAN y cuestionó su compromiso de ayuda mutua a sus aliados transatlánticos si no aumentan su gasto en defensa, una exigencia reiterada desde hace años por los líderes estadounidenses. Sin embargo Trump parece haber elevado el tono de las amenazas.

No le falta razón. En 2014, los mandatarios de los 28 países de la OTAN acordaron en una cumbre en Gales aumentar su gasto militar nacional hasta el 2 por ciento del PIB antes de 2024, si bien por el momento sólo cinco países lo han conseguido: Estados Unidos, Reino Unido, Grecia, Estonia y Polonia.

España, por ejemplo, es el tercero de la OTAN que menos porcentaje de su Producto Interior Bruto (PIB) destinó a gasto en defensa en 2016, el 0,91%, sólo por delante de Luxemburgo (0,44%) y Bélgica (0,85%), según estimaciones de la OTAN de julio, aunque no se harán públicos los datos definitivos hasta marzo.

Al margen del gasto en defensa, los aliados también discutirán los pasos a seguir en la lucha contra el terrorismo, otras de las prioridades de Donald Trump, tal y como demuestra la reciente orden firmada por el presidente que obligaba al Pentágono a diseñar un plan para acabar con el Estado Islámico. De hecho Estados Unidos ha convocado una reunión de la coalición internacional contra el Estado Islámico en Irak y Siria que encabeza Washington, la primera que se celebra tras el cambio de administración estadounidense.

La OTAN ya contribuye con patrullas de vigilancia aérea en apoyo de la coalición internacional y ha comenzado a entrenar en suelo Iraquí a sus fuerzas en enero en la lucha contra artefactos explosivos improvisados y también entrena a las fuerzas Jornadas y de Túnez, además de las Afganas.

España, junto con Italia, Grecia y Portugal, también han reclamado que la OTAN debe estar preparada para responder a amenazas del sur y que preste más atención a una amenaza “más compleja” y “difusa”. A este reclamo, Stoltenberg ha dicho que “la punta de lanza de 5000 efectivos creada dentro de la Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN para poder responder en cuestión de días a una amenaza también puede desplegarse “en el sur”.

Aunque Rusia no figura en la agenda de la reunión como tal, no se descarta que se aborde durante la reunión, ya que la injerencia de Moscú en Ucrania, así como su posible acercamiento a la administración Trump preocupa a la alianza, y especialmente a los países europeos que temen ataques cibernéticos o que influyan en las cruciales elecciones que se celebraran en el viejo continente.

Deja un comentario