¿La Fuerza Aérea Afgana es de gatillo fácil? Esto es lo que dicen los números​

0

Traducido y adaptado por Negro2000
Para www.zona-militar.com

El principal comandante estadounidense en Afganistán, el general John Nicholson, se dirigirá a Capitol Hill este jueves, donde probablemente sufrirá un intenso interrogatorio de los legisladores del Senado ansiosos por su evaluación de los desafíos que complican la capacidad del ejército en retirarse de la guerra más larga de los Estados Unidos. En la lista se encuentra la competencia de la Fuerza Aérea de Afganistán, que según el último informe de las Naciones Unidas es en gran parte responsable de un impresionante aumento de las víctimas civiles causadas por los ataques aéreos.

En comparación con 2015, el número de víctimas civiles causadas por los ataques aéreos afganos se duplicó el año pasado a 252, según la O.N.U. Esta cifra incluye a civiles muertos y heridos. Mientras que los oficiales militares estadounidenses dicen que esos números están muy inflados, sin embargo han comenzado a acelerar el entrenamiento de un nuevo grupo de controladores aéreos tácticos afganos que pueden desde el suelo avisar a los pilotos cuando corren el riesgo de matar a personas inocentes.

Lo que sigue siendo un tema de debate es si este aumento de las víctimas civiles es culpa de que los afganos son demasiado agresivos o indisciplinados, ya sea por el entrenamiento apresurado o si es el resultado inevitable de asumir una mayor responsabilidad en la seguridad de su país. Funcionarios estadounidenses y afganos insisten en que estos pilotos demuestran moderación mientras están en la cabina, diciendo que el 66 por ciento de sus peticiones para atacar objetivos específicos son rechazadas por preocupaciones de que podrían resultar en muertes no intencionales.

Sin embargo, los principales pilotos de ataque afganos están disparando sus armas durante cuatro de cada 10 misiones de combate, una tasa tres veces mayor que la de sus homólogos de la Fuerza Aérea de los EE.UU. Y aquí está lo enorme de la situación, no sólo para Nicholson, sino para el presidente Donald Trump y su administración. La capacidad de los militares estadounidenses para salir de Afganistán está ligada al éxito de las fuerzas de seguridad afganas -y sobre todo a su fuerza aérea, que es vista como un vínculo vital para proteger a las fuerzas terrestres afganas de la presión que enfrentan no sólo de los implacables militantes talibanes, sino también de los socios del anfitrión Al Qaeda que operan en todo el país.

“Cada vez que los funcionarios estadounidenses hablan sobre las diversas incapacidades de los militares afganos, la cobertura aérea siempre está en la parte superior de la lista”, dijo Michael Kugelman, un experto en Afganistán en el Woodrow Wilson Center, junto a un grupo de expertos de Washington. “… El creciente impulso del talibán en el campo de batalla y su cada vez más mortal impacto sobre los civiles ya no se puede simplemente despreciar. Afganistán necesita hacer las cosas y ponerlas bajo control, y ampliar las capacidades de una fuerza aérea con problemas es un paso modesto, aunque importante”.

Deja un comentario