Traducido y adaptado por Negro2000
Para www.zona-militar.com

El ejército estadounidense no ha revelado al público potencialmente miles de letales ataques aéreos durante varios años en Irak, Siria y Afganistán, según reveló una investigación de Military Times. La enorme brecha de datos plantea serias dudas sobre la transparencia de los avances informados contra el Estado Islámico, al-Qaeda y los talibanes, y cuestiona la exactitud de otras revelaciones del Departamento de Defensa que documentan todo, desde costos hasta recuentos de víctimas.

Sólo en 2016, aviones de combate estadounidenses realizaron al menos 456 ataques aéreos en Afganistán que no fueron registrados como parte de una base de datos de código abierto mantenida por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, información confiada por el Congreso, aliados estadounidenses, analistas militares, investigadores académicos, medios de comunicación, y grupos de vigilancia independientes para evaluar los gastos de cada guerra, los requerimientos de mano de obra y victimas humanas. Esos ataques aéreos fueron llevados a cabo por helicópteros de ataque y aviones teledirigidos operados por el Ejército de los EE. UU.

Métricas silenciosamente excluidas de los amplios resúmenes mensuales, publicados en línea durante años, detallando la actividad militar estadounidense en los tres teatros.

Lo más alarmante es la perspectiva de que estos datos hayan sido incompletos desde que comenzó la guerra contra el terrorismo en octubre de 2001. Si ese es el caso, sería fundamentalmente socavar la confianza en gran parte de lo que el Pentágono ha revelado acerca de su procesamiento en estas guerras. Los críticos pronto pondrán en duda si los militares trataron de engañar al público estadounidense, y dudaran de la competencia con la que se está realizando y divulgando otros datos vitales. Esas otras métricas claves incluyen las bajas de combate estadounidenses, los gastos de los contribuyentes y el progreso general de los militares en degradar las capacidades enemigas.

El Comando Central de Estados Unidos, que supervisa la actividad militar en las tres zonas de guerra, indicó que es incapaz de determinar hasta qué punto los números del Ejército han sido excluidos de estos resúmenes del poder aéreo. Los funcionarios allí no abordaron varias preguntas detalladas presentadas por Military Times, y no pudieron proporcionar una lista completa de los ataques aéreos anuales realizados por cada uno de los cuatro servicios militares del Departamento de Defensa.

«Es realmente raro. No seguimos el número de ataques de Apaches, por ejemplo «, dijo un oficial militar de los EE.UU. con el conocimiento de la recopilación de datos internos del CENTCOM y la presentación de informes. El funcionario, que habló con Military Times bajo la condición de anonimato para discutir libremente los procedimientos internos, se refirió a los helicópteros de ataque AH-64 Apache, que el Ejército ha utilizado prolíficamente en combate durante los últimos 15 años, luchando contra el Estado islámico.

«Puedo decirles, inequívocamente, que no estamos tratando de ocultar el número de ataques», dijo el funcionario. «Ese es el camino que se ha seguido en el pasado. Eso es lo que siempre ha sido.

Es una discrepancia significativa, sin embargo, su alcance completo sigue siendo confuso. Los ataques aéreos, según las definiciones establecidas y seguidas por los miembros de las coaliciones lideradas por Estados Unidos, pueden involucrar a cazas y otros jets, helicópteros de ataque y aviones no tripulados, y pueden incluir cualquier combinación de municiones.

Un solo ataque aéreo puede ser llevado a cabo por múltiples aeronaves a múltiples objetivos, con el uso de bombas múltiples, misiles, cohetes y rondas de ametralladoras. Puede incluir salidas de combate con objetivos predefinidos y ataques realizados durante operaciones de apoyo aéreo cercano.

Sin embargo, el Ejército ve las cosas de otra manera.

«Me parece que la recolección o distribución de datos de ataques aéreos no es una responsabilidad del Título 10 del Ejército», dijo un alto funcionario del Ejército a Military Times bajo la condición de anonimato.

El Título 10 del Código de los Estados Unidos establece las leyes que dictan los roles, responsabilidades y misiones de los servicios militares. «Esta responsabilidad debe recaer sobre el comandante operativo o combatiente, además, los Apaches, por ejemplo, realizan ataques de combate cuerpo a cuerpo como elemento de maniobra que apoya a una fuerza terrestre en contacto con el enemigo, no lo consideraría en la categoría de» ataque aéreo».

La base de datos de código abierto de la Fuerza Aérea incluye todas esas misiones como parte de los totales de ataques aéreos. Los medios de comunicación y otros han dependido de estas cifras durante años con la comprensión de que son una acumulación integral de toda la actividad estadounidense y de la coalición. Y aunque los datos han sido citados en innumerables informes, desde artículos periodísticos a investigaciones académicas hasta analíticas proporcionadas a los legisladores, nadie de los militares se ha presentado para aclarar que es totalmente incompleto.

Hasta diciembre, un funcionario de la Fuerza Aérea dijo a Military Times que su resumen mensual de la actividad aérea en Irak y Siria representa específicamente a toda la coalición liderada por Estados Unidos «en su conjunto, que es de 20 naciones y las filiales de Estados Unidos». Si esta declaración era intencionalmente engañosa, o simplemente indicativo de una amplia ignorancia interna, confusión o indiferencia acerca de lo que contiene esta información. Independientemente, incluye los ataques aéreos llevados a cabo por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la Marina y el Cuerpo de Marines, pero no del Ejército.

Las implicaciones financieras, si las hay, no son claras. El Pentágono revela sus gastos de primera línea para cada una de estas operaciones militares en curso, pero esos datos no se desglosan fácilmente por el número de incursiones efectuadas por aviones estadounidenses específicos y la cantidad de municiones que despliegan. Consideremos, sin embargo, que los helicópteros Apache pueden llevar una variedad de armas, incluyendo misiles Hellfire de un costo por unidad de $ 99,600, según cifras mantenidas por AeroWeb, una firma de inteligencia y marketing de defensa que sigue de cerca la adquisición de la defensa internacional.

Este mantenimiento de registros no es un asunto trivial. Incluso las agencias federales rutinariamente hacen referencia a estas cifras de ataques aéreos en informes diseñados para influir en el Congreso. La investigación de Military Times descubrió múltiples instancias en las que un inspector general sacó conclusiones importantes, informadas a altos funcionarios gubernamentales que trabajan en el Departamento de Estado y miembros principales del Congreso, a partir de fuentes abiertas de ataques aéreos.

La omisión de datos de ataques del ejército es uno de los múltiples errores, discrepancias y deficiencias, planteando interrogantes sobre la validez de las políticas y métodos utilizados por los militares estadounidenses para compilar y difundir información sobre sus operaciones mundiales.

Por ejemplo, un informe de 2015 al Congreso de los Inspectores Generales del Departamento de Defensa, Departamento de Estado y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional destacó el poderío aéreo, de fuentes abiertas, para las operaciones contra el Estado Islámico. En algún momento después de que el informe fue publicado e informado a los legisladores en el Capitolio, la Fuerza Aérea revisó los datos sobre los que se basaba el trabajo de los IG, en algunos casos agregando más de 100 lanzamientos de armas para un mes determinado. Y mientras que la Fuerza Aérea observa que las revisiones ocurren de vez en cuando, en este caso fueron significativas – y ocurrieron después de que la información fue proporcionada al Congreso.

Otra discrepancia: A pesar de pretender usar los datos del ataque aéreo de la Fuerza Aérea, el resumen público del Departamento de Defensa de operaciones en Irak y Siria, vigente al 31 de enero, no da cuenta de casi 6.000 ataques que datan de 2014, cuando la campaña aérea contra ISIS comenzó.

El registro más reciente de la Fuerza Aérea cuenta con 23.740 ataques aéreos de la coalición hasta 2016. Mientras tanto, el sitio web del Departamento de Defensa enumera 17.861 al 31 de enero. El Pentágono cita rutinariamente estas cifras al actualizar a los medios de comunicación sobre sus operaciones contra el Estado Islámico y asociados de al Qaeda en Irak y Siria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.