El 15 de diciembre pasado el programa Air Warfare Destroyer (Destructor de Guerra  Aérea) perteneciente a la Real Armada Australiana dio un nuevo paso al botarse el segundo destructor de la denominada clase “Hobart”. La ceremonia, realizada en el astillero de Techport Australia, incluyó el bautismo del nuevo destructor, recibiendo el nombre “Brisbane”. Cabe recordar que este será el tercer buque de la RAN en recibir tal denominación, habiendo sido los anteriores un crucero ligero de la clase Leander y uno de los destructores de la clase Perth.

 El “Brisbane” todavía tiene por delante una serie de trabajos a los fines de alistar sus distintos sistemas. De marchar según lo acordado, en los próximos meses se realizarán las pruebas de turbinas y motores para luego iniciar las pruebas de mar a cargo del constructor. Cabe mencionar que el primer buque de la clase, el “Hobart”, finalizo la primera etapa de pruebas de mar en septiembre de este año, esperando avanzar con la siguiente etapa (de mayor complejidad, donde se evaluaran los sistemas de combate y comunicación) a inicios del 2017. El tercer destructor, el “Sidney”, pasará  ahora a ocupar la sección final del astillero a los fines de completar la etapa de consolidación del casco. Se tiene previsto que las entregas de los buques a la Armada Australiana se realicen a fines de 2017, mediados de 2018 y fines de 2019.

Concebida bajo el programa SEA 4000 – Destructor de Guerra Aérea (AWD), la clase “Hobart” nace en el año 2000 cuando el libro blanco de ese año manifiesta la intención de reemplazar a partir del 2013 a las fragatas de la clase “Adelaide” (Oliver Hazar Perry modificadas). En 2005 se anuncia oficialmente el inicio de SEA 4000, y del cual tomarían parte ASC (constructor principal), Raytheon (Ingeniería de apoyo con los sistemas de combate) y DMO (representante del gobierno australiano). La Fase 2  avanzaría en el análisis y selección de los diseños. Las opciones evaluadas fueron una ya disponible (Navantia y una versión “australianizada” de la clase F-100) y una por desarrollar (diseño Gibbs & Cox de una variante de la clase Arleigh Burke). En junio del 2007 se confirmaría la elección de la propuesta de Navantia, principalmente porque se consideraba que la clase F-100 era un producto de mayor madurez y que implicaba menor riesgo económico. Para ese entonces ya se había seleccionado el sistema de combate, en este caso el Aegis norteamericano.

El AWD Hobart durante pruebas de mar. Imagen: AUSAWD. 

 La clase “Hobart” no estaría libre de polémicas. Basando su construcción en bloques, pronto se presentaría problemas con el denominado “bloque 107”, el cual por ciertas deficiencias en su construcción se encontraba por fuera de las tolerancias establecidas. A este contratiempo se le sumó en el 2011 las demoras por parte de los astilleros de BAE Systems, los cuales tenían que repartir personal y recursos entre la construcción de los bloques pertenecientes a los destructores y a la de los buques de asalto anfibio de la clase “Canberra”. Pese a que se repartiría la construcción de los bloques entre varias compañías (incluso Navantia), las demoras estimadas para cada destructor se estimaban en 12 meses. En 2012 se anunciarían un re-ajuste del calendario, estableciéndose que entre la puesta en quilla de cada destructor pasase 18 meses. Como es usual en estos casos, las demoras vienen de la mano de mayores costos, teniéndose previsto que al presupuesto original del programa SEA 4000, Au$s 8.000 millones, se le deberían sumar unos Au$s 500 millones adicionales en sobre-costos.

Los destructores de la clase Hobart tendrán como misión la defensa aérea de otros buques, fuerzas propias en tierra e instalaciones costeras. Con un desplazamiento superior a las 7000 toneladas, los destructores cuentan con un sistema de combate Aegis baseline 7.1 (el cual incluye el radar SPY-1D V), radar de navegación banda-X, sistemas de sonar en el casco y remolcado y lanzadores verticales Mk41 (48 celdas) con la capacidad para operar misiles superficie-aire SM-2 y SM-6. Como armamento anti-superficie cuenta con misiles Harpoon, cañón Mk45 y lanzadores de torpedos Mk32 Mod 9 mientras que  su defensa de punto estará a cargo del popular CIWS Phalanx.  El sistema de propulsión de de tipo combinado diesel y gas (CODAG). A popa cuentan con una cubierta de vuelo y hangar, desde los cuales operarán helicópteros MH-60R Seahawk y NH-90.

Imagen de portada: El “Brisbane” en el astillero Techport Australia. AUSAWD.

Deja un comentario