Actualmente se están realizando maniobras de defensa aérea en las Islas Malvinas de parte de las fuerzas armadas británicas y la Fuerza de Defensa de las Islas Malvinas (FIDF) ¿Pueden ser estas un problema diplomático para la Argentina y el Reino Unido?

Antecedentes

Luego del Conflicto del Atlántico Sur en el año 1982 entre la Argentina y el Reino Unido, el gobierno de Su Majestad cambio radicalmente su postura frente a las Islas Malvinas. El reconocimiento de los derechos ciudadanos más básicos a los isleños, y una descomunal inversión en infraestructura, algo que durante décadas había aportado el Estado argentino, habían generado una sensación de falta de presencia del estado británico. Una vez firmada la rendición luego de 74 días de enfrentamiento, el Reino Unido inicio un despliegue permanente sin precedentes.  La hasta marzo de 1982 “mínima presencia” compuesta por un reducido grupo de infantes de marina y algunos buques militarizados de la British Antartic Survey (BAS), se multiplicó. La construcción de la nueva base aérea de Mount Pleasant, junto con un sistema de alerta radar,  las mejoras de comunicaciones, caminos, logística y portuarias contribuyeron también a generar uno de los momentos de mayor tensión en los años posteriores.

Tras la derrota en Junio de 1982, las fuerzas armadas argentinas se encontraron en un momento político y económico muy complejo. Las inefectivas medidas para revertir una crisis económica galopante junto a la necesidad de revisar lo actuado durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional con el objeto de impartir justicia, se constituyeron en condicionantes con el regreso de la democracia y ello imposibilitó implementar un completo reequipamiento que repusiera las  perdidas en combate; solo pudo sostenerse la  recepción de los medios procurados pocos años antes en un desproporcionado proceso de reequipamiento.

Imagen: Donald Morrison
Imagen: Donald Morrison

En 1982, la ampliación del aeropuerto cercano a la capital permitió desplegar permanentemente una fuerza de F-4 Phantom de la Royal Air Force, a los cuales  la Fuerza Aérea Argentina retrucó con el despliegue de  aviones Mirage 5 en la base aérea de Rio Gallegos, en la provincia de Santa Cruz. Luego a partir de la construcción de la nueva base aérea de Mount Pleasant, esta sería el medio principal de operaciones aéreas del Reino Unido desde el año 1986 hasta nuestros días. La llegada de nuevos medios de guerra electrónica al país, llevó al establecimiento de una cierta habitualidad en los roces entre ambos países, alcanzando un pico extremo en marzo de 1988, cuando se realizó un ejercicio militar británico de gran magnitud denominado Fire Focus. En respuesta a esto, y en un hecho con pocos precedentes la República Argentina realiza el Operativo Grifo; fuerzas de ambas naciones se encontraron entonces una frente a la otra, con el despliegue de sus más modernos medios (hasta entonces y) en una situación política y militar muy delicada.

A modo de ejemplo podemos destacar que los medios de inteligencia y guerra electrónica más avanzados con los que contaba la Argentina, en particular los sistemas VR-21 y Electra Wave de la Fuerza Aérea y Armada Argentina, operaron en conjunto. Los  nuevos equipamientos y la reciente experiencia de combate permitieron generar una (al tope de la) capacidad técnica y profesional sin comparación a nivel regional. En este aspecto, y tras radiación de los medios mencionados, al día de hoy, la Argentina cuenta con una incipiente capacidad en guerra electrónica, recientemente potenciada por la modificación de una aeronave Learjet 35 con equipamiento afín y la posible llegada de  un segundo aparato también modificado con este propósito.

 En simultaneo, el desarrollo de los misiles balísticos Cóndor y Cóndor II, inicialmente a partir del interés militar por el desarrollo de un inyector espacial de baja orbita deriva en el desarrollo de este armamento presumiblemente como producto del  orgullo herido y la sensación de “vencedora en la guerra”,  de que se jactaba la dirigencia de la Fuerza Aérea. Vale recordar que estos desarrollos generaron un conflicto a nivel internacional tanto con el Reino Unido como con los Estados Unidos, ya que al no contar con los fondos necesarios para llevar adelante el desarrollo completo de estos sistemas, la Fuerza Aérea recurrió a la búsqueda de capitales extranjeros, recibiendo aportes de  Egipto e Irak, que si bien entonces contaban con el apoyo de los Estados Unidos, estaban envueltos en una situación política muy compleja. Medio Oriente, estaba plagado de gobiernos totalitarios, algunos directamente contrarios a Israel, e Irak específicamente (también) se encontraba inmerso en una crudísima y larga guerra con Irán en la que no se escatimó en medios, llegándose incluso al uso de armas de destrucción masiva contra poblaciones civiles

La presión diplomática, sumada a la crisis económica, lleva a la suspensión de los acuerdos con las naciones de medio oriente y a la cancelación del programa, cosa que oficialmente ocurre  en 1992. Como dato adicional, este golpe al proyecto Cóndor acaba con el programa espacial argentino dirigido por la FAA, hasta que en 1996 tiene lugar la creación de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), que reemplaza al  ente militar que antes lo conducía.

Los acuerdos diagramados por los responsables de las relaciones exteriores argentinas, llevaron a un cambio de paradigma en las relaciones con el Reino Unido. Surge el Tratado de Madrid, en base al cual se define un nuevo marco para acuerdos diplomáticos y comerciales entre ambas naciones. Según versiones,  el mismo implico algún tipo de protocolo adicional no público que suponía una reducción importante en los medios militares argentinos, cosa que sucedió efectivamente  hasta bien entrada la década de 1990. La agenda política estratégica regional de la Argentina quedó también marcada –no solo en lo referente a Malvinas- por el mismo. Desdibujada en relación a la prioridad que entonces representaba la inserción internacional global del país.

Este proceso de acercamiento dio lugar al establecimiento de vuelos entre  el continente y las Islas Malvinas así como acuerdos respecto al  proceso de desminado, la atención de veteranos y familiares de los caídos en combates y los monumentos relacionados con los caídos. La política tristemente célebre por el regalo de osos “Winnie Pooh” de parte del canciller Di Tella trajo pocos beneficios en concreto a la República Argentina.

Ejercicios argentinos y británicos durante 2016

En el país, tras casi 20 años de inexistentes  pruebas de armamento, en los últimos meses comenzaron las conversaciones en ámbitos militares en torno a  la necesidad de retomar las mismas. Las fuerzas armadas latinoamericanas han sido tradicionalmente muy celosas en la utilización de armamento real; las realidades políticas de nuestra región determinan que estos ejercicios de alto costo no necesariamente garanticen la reposición de lo utilizado ni en tiempo ni en forma. Esto deriva en un obvio impacto operacional en el adiestramiento de las fuerzas que no hacen uso más que en simulaciones de estos medios, e incluso en el estado de los stocks de armamentos.

Para ejemplificar el punto, el desarrollo de la bomba planeadora Dardo II en años recientes por parte de la Fuerza Aérea Argentina, contemplaba una variante para ataque naval, por lo que de alguna manera debería ser probada. Sin embargo esta ni siquiera fue finalmente desarrollada y mucho menos se materializo la dicha prueba, más allá de la homologación de la versión sin guía terminal de la misma como parte de su programa de ensayos.

La necesidad entonces de confirmar el estado y efectivo nivel operativo de los misiles y torpedos, algunos al final de su vida útil y otros recientemente recorridos en taller, lleva a la decisión de utilizar buques desafectados de servicio como blanco, en lo que las armadas occidentales denominan ejercicios SINKEX, Sinking Exercise o ejercicios de hundimiento.

A partir de esto, comenzó el proceso de análisis de la situación incluyendo la elección del buque que sería el ex buque tanque ARA Ingeniero Krause. Luego de varias oportunidades en las que el ejercicio de fuego real fuera postergado, el mismo tuvo lugar durante el mes de Febrero de 2016. Si bien al día de hoy no han trascendido demasiados detalles sobre las unidades empleadas o la cantidad real de armamento utilizado.

Imagen: Maxi Alonso / shipspotting.com
Imagen: Maxi Alonso / shipspotting.com

En el gráfico adjunto podemos ver la zona determinada por la Armada Argentina, afectada al ejercicio de armas, muy próximo a la ciudad de Bahía Blanca y Puerto Belgrano, centro neurálgico de la Armada, para su Aviación Naval, Flota de Mar e Infantería de Marina.

El siguiente video, tomado desde otro de los buques participantes del ejercicio, muestra el lanzamiento de un misil MM-38 Exocet, que luego de realizar el despegue con su primera etapa combustible, al momento de encender su motor cohete de propulsión crucero, explota estrepitosamente. Este es un ejemplo claro de cuáles son los beneficios de estas maniobras, sabiendo con certeza la capacidad de los elementos en este caso combustibles. También en el caso de que el buque objetivo no fuera hundido por el armamento empleado, podría analizarse las imágenes para determinar tanto la aptitud de sus sistemas electrónicos de guiado así como de la carga de combate del misil.

Los misiles MM-38 Exocet fueron incorporados a la Armada Argentina a partir de 1975, 41 años atrás y fueron los primeros misiles anti buque de la región. La Armada Argentina utiliza los mismos en las lanchas rápidas TNC-45, las corbetas A-69 y MEKO 140 pero en la actualidad, la Armada Argentina cuenta con 3 variantes de estos misiles: los MM-38, AM-39 y MM-40. El MM-38 fue utilizado exitosamente en 1982, cuando al ser convertido para ser disparado como plataforma terrestre, fue lanzado contra el crucero liviano HMS Glamorgan, al que provocó serios daños. Curiosamente, la Armada Argentina jamás lo declaro completamente operacional hasta el año  1983 cuando se realizaron disparos en ejercicios de hundimiento, lógicamente apelando al razonamiento de la verificación de sistemas de combate luego del conflicto del Atlántico Sur. El AM-39 es una versión de lanzamiento aéreo del misil Exocet, algo más moderno al reemplazar componentes analógicos del MM-38 por digitales. Se hizo famoso en 1982 junto a los aviones Dassault Super Etendard al lograr el hundimiento de los buques HMS Sheffield y Atlantic Conveyor; en la misma década también fueron utilizados por Irak en la “guerra de tanqueros”,en el marco del conflicto entre Irán e Irak. Los misiles MM-40 recibidos desde 1983, son una variante muy modificada del misil Exocet MM-38, con mayor alcance efectivo y completamente digital; actualmente son utilizados por los destructores MEKO 360H2 en la Armada Argentina.

Este ejercicio expone el crudo y cabal estado de situación del armamento y sistemas de combate de una armada que en los últimos 30 años navegó cada vez menos y fue postergando sus prioridades, lo que incluyen la modernización de sistemas aun aptos a futuro y el reemplazo de los que fueran obsoletos o ya no contaran con el soporte de su fabricante, con un difícil o imposible proceso de sustitución de componentes de manufactura local.

Por su parte, los ejercicios británicos en las Islas Malvinas realizados durante el mes de Octubre 2016, regulares desde la década de 1980, se han concentrado en 5 escenarios. Capacitación de tiradores de las FIDF, ejercicios de defensa aérea con misiles Rapier, explosivos, tácticas y evasión de ataque anti buque, junto a ejercicios de búsqueda y rescate, a pocas millas en todos los casos o en las afueras de la capital isleña. Las Islas Malvinas han sido utilizadas como campo de entrenamiento en muchos casos, previo al despliegue de fuerzas británicas en Afganistán.

En primer lugar, se incluyó el desarrollo de ejercicios de tiro real de parte de las FIDF, al mando del Mayor Peter Biggs, en la playa de Roockery Bay, Rookery Bay Firing Range. Este campo de tiro de 1000mts fue inaugurado en 1990. Luego, dentro del Onion Range, en las nacientes del rio Malo, unidades del Ejército Británico, realizaran entrenamiento con armas livianas y explosivos así como destrucción de explosivos ya desafectados para su uso. De mayor magnitud, parecerían ser los ejercicios Cassin Falcon 2016 del 16th Royal Artillery Regiment, utilizando sus sistemas de defensa aérea Rapier FSC, contra blancos aéreos a control remoto y con apoyo de los Eurofighter Typhoon F.GR4 del Flight 1345 apostado en Mount Pleasant. Desde 1982 el Reino Unido ha desplegado 3 generaciones de aeronaves de combate en las Islas Malvinas, Phantom (1982-1992), Tornado (1992-2011) y Typhoon (2011 –   ). La Argentina aun no se hace de la voluntad politica y los fondos para reemplazar a sus recientemente desprogramados Mirage, los mismos con los que combatio en el año 1982.

Ejercitaciones de armamento y unidades, previo a su despliegue en las Islas Malvinas, durante 2014.

Los Eurofighter Typhoon también han entrenado junto al patrullero oceánico HMS Clyde en el desarrollo de tácticas de evasión para ataques aéreos anti buque y control de averías. Es regular el entrenamiento del buque con los helicópteros S.61, AW 189 y el C-130 Hércules afectados a labores de búsqueda y rescate. El HMS Clyde será reemplazado por uno de los buques de su misma categoría, River Batch 2, actualmente en construcción, pero con la inclusión de una cubierta de vuelo capaz de operar con helicópteros como el EH-101 Merlin.

Un progresivo plan de mejora y ampliacion de las instalaciones originales post 1982, junto al despliegue de  120 hombres de la compañia de reserva A del 4 Para, potenciara las capacidades militares netas y lo continuara haciendo acorde a los lineamientos del programa Future Army 2020.

Malvinas y más allá

En concreto los ejercicios militares británicos han sido tímidamente protestados como parte de un proceso de “militarización” del Atlántico Sur. Este término ha sido incomprensiblemente abrazado por el colectivo académico nacional de matices más idealistas que realistas que sin embargo en los momentos donde debe medirse con los actores centrales del mundo, en lugar de mostrar generalmente un alto nivel de juego diplomático, cede y generalmente va más allá de los acuerdos establecidos por los intereses sean hemisféricos o extra regionales. ¿Es esta también otra consecuencia del Tratado de Madrid?

La reciente postulación fallida de parte de la canciller Susana Malcorra para Secretario General de las Naciones Unidas, en conjunto con la nueva política de revalorización de las relaciones entre la Argentina y el Reino Unido, impulsada por los estrategas del gobierno nacional, han generado rechazos y exigencias de fuertes quejas o represalias diplomáticas de algunos sectores de la sociedad, los cuales se manifestaron frente a la cancillería y la embajada del Reino Unido.

Presumiblemente el estado de sensibilidad de los kelpers y los lobbies interesados, haya sido exacerbado mediáticamente en los últimos años, conforme una posición más dura establecida por la administración CFK, en la cual los resultados se han limitado al marco político nacional y sin beneficios en concreto para el proceso de negociación y eventual restitución de la soberanía. Si bien vale destacar el esfuerzo diplomático realizado permanentemente en las Naciones Unidas, así como el apoyo expresado de parte de los miembros de la UNASUR en el apoyo del reclamo soberano argentino y la exigencia en el establecimiento de una mesa de negociaciones, la hasta ahora no aceptación por parte del Reino Unido es el único resultado apreciable de esa política. Sin embargo, algo que resuena permanentemente en el interes estrategico britanico, por como ha trascendido en las filtraciones de documentos clasificados en estos ultimos años, Argentina y su interes por las Islas Malvinas han sido el principal objetivo del servicio de inteligencia electronica GCHQ, en toda latinoamerica.

Considerable distancia en tiempo y espacio entre un ejercicio y el otro.
Considerable distancia en tiempo y espacio entre un ejercicio y el otro.

El arribo por si solo del velero “La Sanmartiniana”, perteneciente a una organización afín al oficialismo durante el año 2015, luego de ser abandonado por su tripulación durante condiciones de mar adversas en combinación con los falsos anuncios de compras de armamento netamente ofensivo a la Federación Rusa se suman a la presión británica frente a algunos intereses de equipamiento militar de parte de la Argentina. Podría entenderse que estas acciones públicas frente a los recurrentes ejercicios militares en el archipiélago, contribuyen al afianzamiento de una concepción de constante y latente beligerancia argentina entre los isleños y las autoridades británicas. Una mentira que lamentablemente ha tenido replica en algunos de los medios de comunicación más masivos de la Argentina.

Esto lleva necesariamente-a formular la pregunta también de sobre cuál es el límite editorial de los mismos, si esto fuera una bajada de línea editorial o simplemente el apoyo del mismo a la opinión del autor del artículo de ese momento.

Hoy existen 2 situaciones: un conflicto diplomático concreto –luego de cerrarse el capítulo militar en 1982- por la discusión de soberanía de las Islas Malvinas y archipiélagos del Sur,  junto a otra situación que se reconoce a largo plazo como una hipótesis de conflicto de mayores proporciones contemplando los intereses del resto de las islas en disputa tales como Georgias y Sandwich del Sur, junto a la actual vigencia del tratado antártico hasta el año 2050.

Este, una vez finalizado, y aunque poco puede decirse hoy día de cuál será la situación que de tal acontecimiento se derive, claramente pueden notarse dos caminos: uno de prorroga y otro de conflicto; en este último caso la resolución podrá transitar el camino de las negociaciones o militar. Lamentablemente Argentina y Chile poco han avanzado en los últimos 20 años, una vez zanjadas las diferencias que los llevaron a minutos de la guerra en el año 1978 por el Canal de Beagle y los pasos bioceánicos. De no tomar un curso en conjunto, ambas naciones serán perjudicadas por igual en sus centenarios intereses antárticos frente a posturas de naciones organizadas y extremadamente enfocadas en su objetivo antártico. Reconociendo las propias incapacidades unilaterales para hacer frente a este futuro conflicto.

NOTAM de las operaciones britanicas y advertencias por el uso de fuego real

https://pilotweb.nas.faa.gov/PilotWeb/notamRetrievalByICAOAction.do?method=displayByICAOs&formatType=ICAO&retrieveLocId=EGYP&reportType=RAW&actionType=notamRetrievalByICAOs#EGYP

Mi agradecimiento a Christian Widmann por su apoyo en la elaboracion de este articulo.

6 Comentarios

  1. Al creador de esta nota…se olvido mencionar que el 20/5/82 un am39 impactó contra en portaaviones hms invencible
    Hay dos pilotos vivos (Ureta e Isaac) que dieron testimonio cabal de ello.

Deja un comentario