En marzo de 2016, el presidente Barack Obama hizo una visita oficial a la Argentina, donde fue agasajado por el recientemente elegido presidente Mauricio Macri. La visita no fue sin controversias, ya que coincidia con el 40 aniversario del golpe de estado del 24 de 1976 que sumió a la Argentina en una dictadura represiva. Otra controversia quedó en evidencia con el momento de la visita – el hecho de que la Fuerza Aérea Argentina no tenía un solo caza operativo para acompañar al Air Force One.

Después de la puesta en tierra de sus subsónicos A-4R Fightinghawks – menos de media docena de los 33 fuselajes supervivientes estaban en condiciones de volar – y con los 16 interceptores Mirage III retirados sin reemplazo en 2015, Argentina se quedó con un total de siete aviones operativos de dudoso valor de guerra moderna. No dispuestos a confiar la seguridad del Air Force One en aviones FMA IA-58 Pucará y FMA IA-63 Pampa – ambos del tipo subsónico incapaces incluso de llegar al techo operacional del Air Force One – la Fuerza Aérea de Estados Unidos desplegó cuatro F-16 para escoltar al avión Presidencial.

Durante la Guerra de las Malvinas en 1982, Argentina fue capaz de desplegar varios escuadrones (tal vez un total aproximado de 120) de aviones de combate razonablemente capaces – Mirage IIIS, Mirage Vs, IAI Daggers – además de una fuerza de ataque de A-4 Skyhawk y Super Entendards. La Armada Argentina envió un portaaviones con una fuerte escolta de destructores y fragatas modernas y poseía una fuerza submarina que fue tratada con cauteloso respeto por sus adversarios. Estas fuerzas, en particular, la Fuerza Aérea Argentina y el ala de aviación naval, causaron graves bajas en la Royal Navy y ganaron el respeto y la admiración de los británicos. Ahora, la Fuerza Aérea Argentina se ha reducido a la impotencia virtual, la Marina ha perdido mucha de sus capacidades y sus activos de superficie languidecen por falta de municiones, y el Ejército se ha reorientado hacia las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU.

No es exagerado decir que los militares argentinos se encuentran en muy mal estado, traído sobre parte debido al precario estado de la economía – la que en 2014 dejó de pagar su deuda por octava vez. Entre 2012 y 2013, por ejemplo, el Armada Argentina sufrió la triple ignominia de tener la Fragata Libertad incautada en Ghana por la cuestión de la deuda de Argentina, el ARA Espora estuvo varado en Sudáfrica durante 73 días después de que las reparaciones se interrumpieron debido a las facturas impagadas y el destructor fuera de servicio ARA Santísima Trinidad se hundio en un puerto en 2012. Se informó de que tres buques de guerra experimentaron problemas debido a la falta de mantenimiento y errores humanos. Para el año 2014, la situación no había mejorado y la puesta a tierra del submarino ARA Santa Cruz, mostro que su casco se encontraba en malas condiciones. Se ha informado que, debido a una grave escasez de municiones, las prácticas de tiro en la Marina ha tenido que depender de munición de la década de 1950 en cierta casos. A pesar del hecho de que la fuerza de submarinos ha sido reacondicionada , sólo han operado 19 horas – a diferencia de los 190 estipuladas – para formar a sus tripulaciones.

La Fuerza Aérea está en una situación aún peor, con una grave escasez de aeronavegabilidad de las aeronaves que se ve agravado por los presupuestos de funcionamiento y mantenimiento reducidos drásticamente. En 2015, poco después de la retirada de servicio de los Mirage III, las órdenes diarias a partir del 18 de agosto 2015 eran de reducir la jornada de trabajo entre las 0800 y 1300 horas e impuso el racionamiento de alimentos y electricidad. Por otra parte, también se reveló que las aeronave fuera de servicio no se sometería a mantenimiento. Varios esfuerzos para reemplazar la flota de Mirage III – que van desde la adquisición de nuevos cazas Gripen, cazas de segunda mano Mirage F.1s y Kfirs han terminado cayendo. En un movimiento inusual, se consideraron incluso cazas chinos FC-1, pero en vano. El Ejército puede estar en una forma levemente mejor, con la entrega de tanques medios mejorados TAM y helicópteros Huey restaurados, pero parece estar orientándose hacia la participación en operaciones de mantenimiento de la paz en oposición al combate tradicional.

Mientras que esta desesperada situación, puede ser parcialmente atribuida a los problemas económicos del país, una parte sustancial de la culpa debe caer en la relación algo tensa entre los militares y el gobierno civil. En 2006, se reveló que una unidad de inteligencia naval estaba llevando a cabo la vigilancia y el mantenimiento de los expedientes de varios líderes sindicales, periodistas y políticos, entre ellos la entonces ministro de Defensa, Nilda Garre. Este escándalo condujo en última instancia, en 2012, a la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner a retirar a 36 oficiales de alto rango. Además, un escándalo de contrabando de drogas en 2005 obligaron a una purga de la dirección de la Fuerza Aérea, bajando aún más la imagen de los militares en los ojos del publico. Lo raro, es que a pesar del aumento de retórica sobre las Islas Malvinas, ni Cristina Kirchner ni su predecesor (y esposo) Néstor Kirchner, eran amigos de los militares argentinos. Y, entre 2004 y 2013, el gasto militar de Argentina promedió alrededor de 0,8 por ciento del PIB, colocando a los militares en la parte inferior de las prioridades del país. Añádase a esto las devaluaciones de la moneda, los tipos de cambio artificiales y el hecho de que entre el 78 y el 90 por ciento de los gastos de defensa se destinan a gastos de personal, asi la escala de la financiación insuficiente de los militares se convierte en evidente.

Sin embargo, esta tensión entre el Ejecutivo y los militares han contribuido a la destrucción virtual de la capacidad del país para proteger su espacio aéreo e incluso llevar a cabo la vigilancia más básica de su dominio marítimo. El dominio marítimo de Argentina asciende actualmente a seis millones de kilómetros cuadrados. Para proteger este espacio, la nación puede reunir sólo 12 buques de capacidad de servicio dudosa y un solo P-3C Orion – otros cinco estando inservibles, aunque existen planes para la renovación de tres de estos. Mucho más grave, sin embargo, es el sentimiento de abandono e indisciplina en el ejército, con rifles, munición e incluso TOW misiles antitanque desapareciendo de arsenales y Argentina emergiendo como una importante fuente de armas para las bandas criminales en el sur de America Latina.

La elección del Presidente Macri ofrece las perspectivas de una inversión de este patrón de negligencia. Pero no hay opciones fáciles. El 1 de febrero de 2016, con la puesta a tierra de los A-4AR, el gobierno de Macri coloco una solicitud de alta prioridad para recambiar motores y otros repuestos para estas aeronaves con la esperanza de restaurar la flota a cierto grado de operatividad. Sin embargo, incluso si estos pasos fueran a llegar a buen término, no haría más que retrasar lo inevitable. El abandono de más de dos décadas ha significado que todo el ejército se enfrente a la obsolescencia en bloque y la precaria situación económica de Argentina realiza una re-capitalización de las fuerzas armadas en una perspectiva desalentadora. No obstante, cabe señalar que a pesar de sus dificultades extremas, las fuerzas de Argentina han sido bendecidas con un núcleo de personal bien entrenado y una industria nacional de armas ha sido capaz de producir productos tales como el tanque TAM, el avión Pucará y Pampa, y las corbetas MEKO 140A16 – una capacidad que todavía existe. Esta combinación de personal capacitado y la capacidad de producción es un buen augurio para la recuperación de las fuerzas militares de Argentina, proporcionados suficientes fondos estarian disponibles para satisfacer las necesidades urgentes. Sin embargo, es doloroso ver a un militar que se atrevió a desafiar a un miembro de la OTAN en la batalla y que ahora se reduce a una impotencia relativa.

Fuente: IDSA

6 Comentarios

    • Me parece propio de un análisis muy limitado soltar la bronca por el mal estado de nuestras FFAA al Gobierno K. No lo digo por tanto por la nota, sino por los 2 primeros comentarios que por lo que veo son expresión de un sentimiento generalizado en la mayoría de los comentaristas que opinan libremente en los diferentes foros y páginas de defensa en internet.

      Aquí doy mi opinión sobre “la decadencia militar argentina”:
      El deterioro de las FFAA viene desde mucho antes de que aparezcan los K en escena y el principal responsable de todo esta situación (aunque no las únicas) son las mismas FFAA. Durante décadas intervinieron en la política nacional desconociendo la voluntad popular para imponer un orden cuyo único objetivo fue la penetración del capital económico y financiero extranjero y condenar al país al subdesarrollo. 1930, 1955, 1966, 1976, todas las dictaduras militares que utilizaban la excusa del “enemigo interno” tenían como verdadero objetivo sentar en el Ministerio de Economía a los delegados de turno del poder económico y financiero internacional

      ¿Cómo pretenden que las FFAA no caigan en el desprestigio después de haber sido protagonistas del peor gobierno que condenó a la Argentina al subdesarrollo? ¿No se acuerdan de las políticas económicas de Martinez de Hoz y Alemán? Apertura económica. Desregulación. Desindutrilización, Deuda Externa que terminó en Desocupación y Pobreza (¿se acuerdan de la propagan de la silla nacional y la silla importada? ¿se acuerdan de Domingo Cavallo estatizando la deuda privada desde el Banco Central?) Fueron un desastre en el gobierno político por la bestialidad de la represión feroz, fueron un antipatrioticos en el gobierno económico, y para colmo…Malvinas. Más allá de la valentía fueron inoperantes hasta en su misión principal y que es la esencia de su existir.

      Los grupos poder económico y financiero necesitaban colonizar la economía nacional y para ello debían desmantelar el Estado de Bienestar. Estos aprovecharon la crisis política del gobierno de Isabel, los conflicto violentos internos, y la crisis mundial económica para usar a los militares para que hagan el golpe, para que hagan el trabajo sucio, que consistió en la represión política y así limpiar el camino para instalar sin resistencias el neoliberalismo en el país. Fue un golpe instrumentado por los militares pero del que sus únicos beneficiarios fueron los grandes capitalistas económicos y financieros locales y extranjeros, a costa de destruir la estructura productiva nacional. No es casualidad que la principal víctima de la represión no hayan sido las guerrillas, sino el mismo movimiento obrero organizado, la CGT. Destruir el poder de la CGT era esencial para destruir el Estado de Bienestar.

      Cuando a los empresarios y banqueros los militares no les sirvieron más los tiraron a la mierda y se decisieron de ellos como quien descarta un preservativo usado. Los militares despues de su catastrófico y tragico gobierno se volvieron desprestigiados a sus cuarteles, total el poder económico ya estaba instalado y podía continuar presionado a los sucesivos gobiernos constitucionales que vinieron después para que continúen profundizando las políticas que respondían a sus intereses.
      Fue así que 30 años de neoliberalismo nos comimos los argentinos después. Al día de hoy que no nos recumeramos. Fue un plan sistemático de destrucción de la Argentina, y parte de ese plan incluía destruir las mismas FFAA. Es decir, los mismo tipos que los militares ayudaron a tomar el “poder económico” en el 76 fueron los principales impulsores de su desmantelamiento en los 90 después. Esos mismo grupos son los que mantienen nuestra economía al día de hoy concentrada y extranjerizada.

      Es increíble escuchar como esta gente que opina tan ligeramente pone se confianza en Macri. Con Macri volvieron a gobernar los “civiles de la dictadura”. Volvieron a gobernar los neoliberales. Son las mismas empresas, las mismas políticas, el mismo modelo económico, cambiaron las caras nomás, y algunos apellidos. Un gobierno entreguista no tienen nada que ver con la Defensa Nacional. Por eso quieren usar las FFAA para luchar contra el narcotráfico y te dice que Malvinas no es importante. Antes era el enemigo interno marxista, ahora el terrorismo o el narcotráfico, pero siempre están los yankis bajando doctrina militar para desviar a las FFAA de su camino correcto.
      Me indigna ver como la mayoría de los opinadores sobre un tema tan importante como la Defensa, a pesar de mostrarse como patriotas preocupados por la indefensión del país, opinan con un sentido común tan funcional a los intereses de los que no quieren ver desintegrados.

      Los K no pusieron ni un poco de voluntad para hacer algo en Defensa, fueron unos inoperantes prejuicioso que no ayudaron en nada en dar vuelta la hoja y reconstruir los lazos entre sociedad civil y FFAA. Pero eso en realidad es una enfermedad de toda la clase política desde la dictadura para acá, de todos los partidos, sean gobierno y sean oposición y no un patrimonio adjudicable solo a los K. Tampoco a la sociedad le interesa la Defensa. No se habla en la tele. Apenas se menciona en los diarios. No se estudia en las Universidades. La Defensa apenas queda reservado para algunos blogs, foros, paginas de internet o Facebook, son pocos, y encima la mayoría de los que opinan y escriben son bastante dinosaurios y poco convocantes. Así, con ese nivel, jamás vamos a reconstruir unas FFAA al servicio de una Argentina grande.

      • me parece excelente esteban, su comentario hay mucha gente que no tiene memoria de largo plazo, y relaciona todo mal del país a los K, como si antes hubiésemos estado viviendo en el país de las maravillas, hoy hay mucha gente que esta gobernando y son parte le la destrucción de nuestra patria, y no solo de las fuerza armadas.

  1. La manipulacion de los organismos de Derechos Humanos y el odio a los militares por parte de los gobiernos peronistas desde 1990 hasta 2015 hicieron que cometieran la tremenda irresponsabilidad de dejar inoperantes a las FFAA en su conjunto, gobiernos populistas que han puesto en riesgo la seguridad de todo el territorio y aguas territoriales Argentinas, como asi tambien a sus pobladores (el Estado Argentino) a quienes dijeron defender, estos terminaron robandoce todo y dejandonos indefensos ante cualquier ataque externo, ignorando la Constitucion Nacional, cometiendo todo tipo de delitos y sobretodo el delito de Traicion a la Patria. Hoy en dia estamos en extremo peligro, ya que si cualquier pais decidiera invadirnos lo haria sin ningun esfuerzo y sin derramar una sola gota de sangre, ya que no podemos hacer resistencia a nada ni nadie en las condiciones en que estan actualmente nuestras FFAA. Lamentable.

  2. Por que se hace tanto hincapié en la Fuerza Aérea y no tanto en la Marina y el Ejercito? Hay cosas que se pueden comprar con el presupuesto existente y contribuyen mas a la orientación que dio el comandante de las FFAA.

Deja un comentario