Por James Drew para Flight Global

Una ilustración conceptual del SR-72 – Foto: Lockheed Martin

El concepto del avión no tripulado Lockheed Martin SR-72 ha resurgido con un renovado vigor, con la dirección de la compañía empujando ahora por un vehículo hipersónico reutilizable, con un sistema de propulsión con aspiración de aire, como una forma “asequible” de validar un nuevo concepto de propulsión para alcanzar velocidades dentro de la atmósfera de entre Mach 6,0 a Mach 20.

Hablando en un evento de prensa organizado por Lockheed en Washington DC el 15 de marzo pasado, el director ejecutivo de la compañía Marillyn Hewson confirmó que la compañía está trabajando en “varios avances” realizados durante las efímeras pruebas en banco del hipersónico HTV-3X Blackswift, el cual fue desfinanciado por el Congreso en el año fiscal 2009, para desarrollar una “configuración aerodinámica controlable de baja resistencia, capaz de un funcionamiento estable desde el despegue hasta vuelo subsónico, transónico, supersónico y hipersónico a Mach 6”.

Hewson, al tiempo que mostraba una representación artística del SR-72, dijo que costaría “menos de US$ mil milloes” el desarrollar y volar un avión demostrador del tamaño de un F-22 Raptor.

Ideado por la división Skunk Works de Lockheed Martin, el SR-72 emplea un sistema de propulsión de ciclo combinado a base de una turbina para obtener velocidades de vuelo de “Mach 1,5 a 2,0”, momento en el que comenzaría la conversión a un estatorreactor de combustión supersónica para velocidades hasta más allá de Mach 6.

Esto es de acuerdo al jefe de los Skunk Works, Rob Weiss, quien confirmó que sería un vehículo no tripulado, al menos al principio. Hewson dice que la ambición de la compañía a largo plazo es “hacer posible el vuelo hipersónico para pasajeros comerciales y más fácil el acceso al espacio”.

Los derivados militarizados podrían ser aviones de reconocimiento hipersónico, o tal vez incluso nuevos cazas y bombarderos.

Weiss dice que hay un interés del gobierno, pero aún no existe un programa oficial, aunque la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) podría querer continuar donde terminó el Blackswift y lanzar una demostración de prueba de concepto.

Lockheed reveló su versión de próxima generación del famoso SR-71 Blackbird, el SR-72, en 2013 y ha dicho que tiene la esperanza de introducir un avión hipersónico reutilizable más o menos a mediados de la década de 2020 . El desafío está en la transición a través de Mach 3.0, ya que los motores turborreactores modernos sólo son capaces de suministrarpropulsión a un avión a Mach 2.2, mientras que un estatorreactor típico no funcionan por debajo de Mach 4.0.

Hewson y Weiss hicieron hincapié en las inversiones de Lockheed en la investigación de tecnologías de propulsión hipersónica y en materiales resistentes a las altas temperaturas, sin embargo no se explayaron de manera exacta de cómo su concepto pasará desde cero, luego por todo el camino hasta lcanzar velocidades supersónicas, excepto a través de las tecnologías de propulsión combinadas.

Además, la compañía está empujando la investigación en armas ultra rápidas propulsadas por cohete. Weiss dice que Lockheed presentará propuestas para los programas demostradores de armamento de la DARPA, denominados TGB (Tactical Boost Glide) y HAWC (Hypersonic Air-breathing Weapon Concept) a finales de este mes o principios de abril”.

El TBG es un un arma de planeo de alta velocidad lanzado desde un silo común de lanzamiento vertical , que sigue la estela de los fracasados Falcon HTV-2 de Mach 20 , cuyos experimentos fracasaron en 2010 y 2011.

El HAWC, por su parte, se basa en los demostradores scramjet HyFly y Boeing X-51A, este último culminó con éxito en 2013, después de cuatro vuelos de prueba.

La financiación del TBG salto de US$ 11.2 millones a US$ 22,8 millones en los gastos de proyecto de DARPA para el año fiscal 2017, y la financiación del HAWC se elevo de US$ 13.5 millones a US$ 49.5 millones de dólares durante el mismo período.

“En 2016 habrá una decisión sobre los ganadores; más de uno, probablemente, en uno o ambos programas, “dice Weiss, agregando que las pruebas de vuelo se han previsto para el 2018.

https://www.flightglobal.com/news/articles/lockheed-pushing-1-billion-mach-6-airbreather-423198/

 

Deja un comentario