La reforma del Sistema Nacional de Inteligencia en Argentina.
Apuntes para el debate.
Por Jorge Alejandro Suarez Saponaro

“La buena inteligencia es el preludio de la victoria”.
Sun Tzu.

La muerte del Fiscal federal Dr. Nisman, trajo aparejado un intenso debate en los medios masivos de comunicación como en el ámbito político, sobre la necesidad de hacer cambios en el Sistema de Inteligencia Nacional y particularmente sobre la Secretaría de Inteligencia. Sin ninguna duda el Sistema Nacional de Inteligencia precisa importantes reformas, no solo por los cuestionamientos que ha sido objeto, sino por una serie de hechos de nuestra Historia reciente, que demanda una profunda revisión, dado que a todas luces, la Argentina ha tenido una incapacidad manifiesta para anticiparse a diversos sucesos que afectan tanto sus intereses nacionales como su seguridad.

El Sistema de Inteligencia Nacional según la ley 25520: panorama general
La ley 25520, sancionada el 3 de diciembre de 2001, que como la Ley 24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas, se caracterizó en su aprobación el consenso de diversos sectores políticos con representación en el Congreso. Establecía en su art. 2º las siguientes definiciones:
• Inteligencia Nacional a la actividad consistente en la obtención, reunión, sistematización y análisis de la información específica referida a los hechos, amenazas, riesgos y conflictos que afecten la seguridad exterior e
• interior de la Nación.
• Contrainteligencia a la actividad propia del campo de la inteligencia que se realiza con el propósito de evitar actividades de inteligencia de actores que representen amenazas o riesgos para la seguridad del Estado Nacional.
• Inteligencia Criminal a la parte de la Inteligencia referida a las actividades criminales específicas que, por su naturaleza, magnitud, consecuencias previsibles, peligrosidad o modalidades, afecten la libertad, la vida, el patrimonio de los habitantes, sus derechos y garantías y las instituciones del sistema representativo, republicano y federal que establece la Constitución Nacional.
• Inteligencia Estratégica Militar a la parte de la Inteligencia referida al conocimiento de las capacidades y debilidades del potencial militar de los países que interesen desde el punto de vista de la defensa nacional, así como el ambiente geográfico de las áreas estratégicas operacionales determinadas por el planeamiento estratégico militar.
• Sistema de Inteligencia Nacional al conjunto de relaciones funcionales de los organismos de inteligencia del Estado Nacional, dirigido por la Secretaría de Inteligencia a los efectos de contribuir a la toma de decisiones en materia de seguridad exterior e interior de la Nación.

El art. 4º establecía las restricciones del Sistema de Inteligencia que abarcan la prohibición por parte de agentes de inteligencia para arrestar, cumplir funciones represivas, realizar interceptación de comunicaciones sin orden judicial. Asimismo ningún organismo de inteligencia puede obtener o almacenar información por cuestiones raciales, religiosas, acciones privadas o de pertenencia política, además de no pueden revelar ni divulgar” cualquier tipo de información adquirida en ejercicio de sus funciones relativa a cualquier habitante o a personas jurídicas, ya sean públicas o privadas, salvo que mediare orden o dispensa judicial- El art. 5º señalaba que las comunicaciones telefónicas, postales, de telégrafo o facsímil o cualquier otro sistema de envío de objetos o transmisión de imágenes, voces o paquetes de datos, así como cualquier tipo de información, archivos, registros y/o documentos privados o de entrada o lectura no autorizada o no accesible al público, son inviolables en todo el ámbito de la República Argentina, excepto cuando mediare orden o dispensa judicial en sentido contrario. El art. 11 señalaba queda prohibida la creación conformación y funcionamiento de asociaciones, instituciones, redes y grupos de personas físicas o jurídicas que planifiquen y/o ejecuten funciones y actividades de inteligencia en cualquiera de sus etapas asignadas por la presente ley a los organismos integrantes del Sistema de Inteligencia Nacional.

La estructura de inteligencia – según nos señala el reconocido especialista Dr. Manuel Ugarte – la concentración de las funciones de inteligencia interior, exterior y contrainteligencia en un organismo de inteligencia civil, dependiente directamente del Presidente de la Nación –la Secretaría de Inteligencia de Estado, denominada a partir de la Ley N° 25.520 Secretaría de Inteligencia, incorporando a partir de dicha ley las competencias en materia de dirección general del Sistema de Inteligencia Nacional y de producción de inteligencia estratégica nacional asignándose a su titular rango y jerarquía de Ministro, con competencias definidas con amplitud y sin distinguirse entre los ámbitos externo e interno del país y entre los ciudadanos y residentes y extranjeros; su coexistencia con organismos de inteligencia militares con significativa autonomía y amplia tradición de dedicación a la inteligencia interior que, aún cuando fuertemente disminuida, continúa existiendo,36 configuran un cuadro que no facilita el control.

El especialista antes citado señala que la dependencia de la Dirección de Observaciones Judiciales, único organismo facultado para la realización de interceptaciones telefónicas, que se trata de una disposición altamente discutible en materia de interceptaciones ordenadas en causas penales, dados tanto el potencial de violación de la privacidad de las personas, como también la posibilidad de que se trate de una investigación relativa a funcionarios públicos, caso en que un organismo dependiente directamente del Poder Ejecutivo tendría conocimiento anticipado de las investigaciones, con riesgo de lesión de la independencia del Poder Judicial. El control de este organismo de la Secretaria de Inteligencia, concierne a la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia. (1).

La Comisión Bicameral creada por la Ley de Inteligencia, tiene en el marco de sus funciones de control analizar y evaluar la ejecución del Plan de Inteligencia Nacional, el cual elabora el poder ejecutivo, y considerar el Informa Anual de Actividades de Inteligencia, de carácter secreto, que debe ser elaborado por la SI y remitido a la Comisión Bicameral dentro de los diez días de iniciado el período de sesiones ordinarias. La SI debe elaborar un informe secreto que debe remitir al poder ejecutivo y al congreso de la nación, dando cuenta del funcionamiento de los organismos, de las actividades de fiscalización y control llevadas adelante por la Comisión Bicameral, la realización de recomendaciones para mejorar el SIN, las denuncias formuladas por abusos o ilícitos cometidos por los organismos de inteligencia. La Comisión Bicameral tiene la facultad de solicitar a la Dirección de Observaciones Judiciales y de las empresas que prestan servicio de telefonía, informes con clasificación de seguridad, con los listados de las interceptaciones que se hayan realizado en un período determinado. “Corresponderá a la Comisión Bicameral cotejar y analizar la información y controlar que tales oficios hayan respondido a requerimientos judiciales”, establece el artículo 34 de la mencionada ley. Será también la Comisión competente para supervisar y controlar los “Gastos Reservados” de la Secretaría de Inteligencia (2)

No obstante lo expuesto por la ley, la experiencia en materia de control no ha sido exitosa y su desempeño ha tenido muchas limitaciones. Punto de vista que ha trascendido en los medios de opinión y de declaraciones de miembros de la Comisión. Antes de la vigencia de la ley 25520, los mecanismos de control existentes en materia de inteligencia, era la Comisión Bicameral creada para el ámbito de la seguridad interior.

El proyecto de creación de la Agencia Federal de Inteligencia
Los cambios en la legislación señalan que la Inteligencia Nacional es la actividad consistente en la reunión sistematización y análisis de la información específica referida a los hechos específica referida a los hechos, riesgos y conflictos que afecten a la seguridad de la Nación y sus habitantes, para la prevención de amenazas internacionales provenientes del terrorismo, narcotráfico, tráfico de armas, trata de personas, ciberdelitos, y contra el orden económico financiero como así también toda otra forma de criminalidad organizada transnacional.
Los principales puntos o hitos de esta reforma abarcan:
• disolución de la Secretaria de Inteligencia (ex SIDE) y reemplazo por la Agencia Federal de Inteligencia o AFI. Su titular y adjunto son designados por la Presidencia de la Nación con acuerdo del Senado;
• El Director de la AFI tendrá rango de ministro;
• la AFI es el órgano rector del sistema de inteligencia, que guarda diferencias con la Secretaria de Inteligencia, responsable de la producción de inteligencia, el texto reformado señala que la Agencia tiene como responsabilidad de obtención, reunión, sistematización y análisis de la información, para la prevención de amenazas internacionales, crimen organizado, delitos federales, trata de personas, narcotráfico, etc.;
• mantenimiento del régimen de gastos reservados, fiscalizados por la Comisión Bicameral;
• transferencia de la oficina responsable de las interceptaciones y escuchas telefónicas al Ministerio Público;
• niveles de clasificación de la información, estableciendo plazos definidos, que pueden ser levantados por orden del Poder Ejecutivo Nacional por razones de seguridad. El límite temporal del régimen de secreto es de 25 años. El acceso a dicha información es potestad reglamentaria del Poder Ejecutivo;
• mecanismos de protección de datos personales, en el marco del establecimiento de garantías a la privacidad de los ciudadanos;
• régimen de reclutamiento claramente definido para la AFI, adoptando criterios proceso de ingreso” que deberá fortalecer el control disciplinario de la conducta de los agentes, adoptando criterios “que faciliten la necesaria separación de aquellos agentes cuyas acciones sean o hayan sido incompatibles con el respeto a los derechos humanos o violatorios del orden constitucional;
• restricciones en materia de inteligencia interior, limitándose a delitos federales complejos, la inteligencia criminal compleja o atentados contra el orden institucional y el sistema democrático:
• El artículo 7 reemplaza al 9 de la vieja ley de Inteligencia que disponía la creación de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Interior, y establece la transferencia a la órbita de la AFI las competencias y el personal que se requiera de la Dirección Nacional de Inteligencia, dependiente del Ministerio de Seguridad, referidas a la producción de Inteligencia Criminal de delitos complejos;
• Obligación del personal de la AFI de presentar declaraciones juradas patrimoniales;
• endurecimiento del régimen de sanciones penales para los delitos cometidos por personal de inteligencia;

A pesar de algunos cambios, la Agencia Federal de Inteligencia guarda muchas similitudes con la extinta Secretaria de Inteligencia, por seguir siendo una estructura que adopta un modelo centralizado, quedan importantes lagunas o “puntos en blanco” sobre mecanismos de coordinación con agencias de inteligencia policiales provinciales, la Unidad de Información Financiera, el Departamento de Inteligencia de Aduanas, y largo etc.

Modelos comparados
Alemania.
El Servicio Federal de Inteligencia (Bundesnachrichtendienst o BND), es un organismo dependiente del Canciller Federal (jefe del gobierno) con sede central en Múnich y 200 oficinas en toda Alemania y el extranjero. Este organismo cuenta con unos 6.500 agentes (incluyendo un 10% de personal militar a través de la Oficina de Ciencias Militares). Sus orígenes datan desde el fin de la SGM, cuando el general Gehlen, antiguo oficial de inteligencia del ejército alemán, organizó la primera agencia de inteligencia al servicio de los Aliados durante la ocupación (Organización Gehlen). En 1956 la agencia creada por dicho general se convirtió en el BND. Su funcionamiento estuvo lleno de controversias, no solo por falencias para contrarrestar el accionar del espionaje alemán oriental (la tristemente célebre Stasi) y para anticiparse a la construcción del “Muro de Berlín” en 1961. No obstante ello, la BND, anticipó la Guerra de los Seis Días y en los años 70 enfrentó con éxito la escalada terrorista protagonizada por organizaciones de ultraizquierda.

La BND hoy día concentra su esfuerzo se centra en el terrorismo islamista, una de las principales amenazas a la seguridad europea. Este organismo cuenta con doce “directorios” especializados, que abarcan las áreas de operaciones en el extranjero, inteligencia de señales, terrorismo y crimen internacional, proliferación de armas y NBQ, seguridad, apoyo, etc.

La Oficina de Protección de la Constitución para la Protección de la Constitución, (Bundesamt für Verfassungsschutz (BfV) es una agencia policial destinada a la inteligencia interna dependiente del Ministerio del Interior, responsable de actuar frente a amenazas al orden democrático, la existencia y la seguridad de la República Federal. Este organismo fue creado en 1950, teniendo como principal responsabilidad luchar contra el espionaje comunista, neonazis. Hoy día su centro de atención lo constituyen el crimen organizado, terrorismo y organizaciones políticas extremistas. Su sede está en Colonia, cuenta con un presidente (como el BND) y ocho departamentos especializados: telecomunicaciones y ciberguerra, logística, extremismo político, contraterrorismo, fundamentalismo, contrainteligencia y seguridad. En 2008 contaba con 2.500 agentes. En cuanto a su despliegue territorial, en cada estado federado hay una oficina del BfV. Una peculiaridad de este organismo es la publicación anual de un informe público sobre actividades contra el orden democrático.

Chile
La Agencia Nacional de Inteligencia, creada en 2004, es responsable de coordinar y asesorar al jefe de Estado en materia de inteligencia. Administrativamente depende del Ministerio del Interior. La Agencia es sucesora de la Central Nacional de Inteligencia, organismo que reemplazo a la tristemente célebre DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) creada durante la dictadura militar en los 70.

La Agencia Nacional o la “Oficina” como se la conoce forma parte del sistema de inteligencia nacional creado en Chile, formado por los organismos de inteligencia militar, Carabineros y la Policía de Investigaciones. La “Oficina” cuenta con más de un centenar de funcionarios.

España
El Centro Nacional de Inteligencia, creado en 2002, en reemplazo del Centro de Información Superior de la Defensa. La Dirección General depende del Ministerio de Presidencia como un organismo estatal con autonomía funcional y personalidad jurídica propia. Las funciones del CNI son proporcionar información, estudios y análisis al Gobierno y a su presidente que permitan prevenir y evitar peligros, amenazas o agresiones contra la independencia y la integridad de España. El cambio legal que tuvieron los organismos de inteligencia, abarca el control judicial de determinados actos de la CNI.

La CNI es su organización encontramos un área responsable de la seguridad de las comunicaciones, una Oficina Nacional de Seguridad, responsable de garantizar la seguridad y protección de sus propias instalaciones, información y medios materiales y personales, y una Oficina Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia, etc.

Estados Unidos.
La Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) es responsable de informar a la conducción política sobre las intenciones militares y capacidades de gobiernos extranjeros, como de otros actores no estratégicos. La función de este organismo abarca la recolección y análisis de inteligencia extranjera relacionada con la defensa, pero también en otras áreas vinculadas los intereses estratégicos de los Estados Unidos. No obstante su dependencia del Departamento de Defensa, emite informes que requiera el Presidente y lo asiste como parte de la llamada “Comunidad de Inteligencia”.

Israel
La Mossad (Ha Mosad le Modi’in v’leTafkidim Meyuhadim o Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales), su responsabilidad es la recopilación de información de inteligencia, acción encubierta, espionaje y contraterrorismo, cuyo ámbito es todo el mundo. Es una institución célebre por su calidad y profesionalismo. Este organismo fue creado en 1949 a instancias de Ben Gurión a fin de coordinar diversos organismos de inteligencia existentes.

La Mossad depende del primer ministro y tiene su sede en Tel Aviv y cuenta con ocho departamentos: Recolección de Información, Investigación (producción de inteligencia) y Tecnología. El grueso de sus oficiales o agentes provienen de las fuerzas armadas, como también se reclutan agentes en las comunidades judías que se encuentran fuera de Israel, un hecho reconocido extraoficialmente por antiguos agentes de la Mossad. Sin ninguna duda, esto amplía el campo de actuación de dicha organización en el extranjero.

El Servicio de Seguridad General (Shabak) con unos 5.000 agentes, es responsable de la inteligencia interior. Por ejemplo en sus campos de acción, se encuentran los territorios palestinos. Entre sus responsabilidades abarcan la posibilidad de realizar arrestos a sospechosos de ser parte de organizaciones terroristas, contrainteligencia, seguridad a edificios gubernamentales y altos funcionarios del gobierno israelí, seguridad en los vuelos de la línea nacional El Al, custodia de embajadas y consulados.

Rusia
El Servicio de Inteligencia Extranjera o SVR, es el sucesor de la KGB en materia de inteligencia exterior. El Director depende del Presidente de la Federación y forma parte del Consejo de Defensa, como del Consejo de Seguridad. Este organismo recluta gran parte de sus agentes entre ciudadanos rusos radicados fuera del país. En el plano interno Rusia cuenta con el Servicio de Seguridad Federal o FSB, un organismo militar, con funciones de seguridad interna, contrainteligencia, vigilancia de fronteras, lucha antiterrorista y contra el crimen organizado.

En materia militar encontramos al GRU, la agencia de inteligencia de las fuerzas armadas rusas, cuyo titular es un oficial general.

La Spetssvyaz o Servicio de Protección de la Federación Rusia, agencia responsable de la recolección, análisis de comunicaciones, además de brindar protección a las comunicaciones del gobierno ruso.

Estados Unidos
La CIA es célebre en todo el mundo, pero no es la única agencia que forma parte de la llamada “Comunidad de Inteligencia”. Es una agencia de inteligencia, que como los define la ley de 1947 que estableció su creación, no es una agencia de aplicación de la ley o policial. Tiene competencias de inteligencia interior y exterior. No obstante esta definición es de público conocimiento las numerosas y complejas misiones que ha desempeñado la CIA en todo el mundo. La Agencia cuenta con una oficina ejecutiva, con un directorio de inteligencia, directorio de servicios clandestinos, apoyo, y ciencia y tecnología. El Director de la CIA responde ante el Congreso y el Presidente. La CIA produce inteligencia a nivel nacional que es puesta a disposición de otras agencias u organismos del Estado americano.

La Agencia Nacional de Seguridad o NSA, también muy popularizada por el caso “Snowden” es un organismo responsable de la seguridad de la información, esto demanda contar con personal altamente especializado que van desde matemáticos, especialistas informáticos, técnicos de diversas especialidades en materia de comunicaciones. Este organismo fue creado en 1952 y actualmente su titular es un general de tres estrellas o su equivalente. La NSA está enlazada con las fuerzas armadas por medio del Servicio Central de Seguridad. Su marco de actuación abarcan la seguridad de la información y comunicaciones, inteligencia de comunicaciones y señales, contando con centros especializados dentro y fuera de Estados Unidos. Este aspecto lo ha llevado a desarrollar actividades que fueron objeto de denuncias públicas, dado al grado que ha llegado la red de vigilancia de la NSA en todo el mundo, generando conflictos con gobiernos aliados.

La Agencia de Inteligencia para la Defensa o DIA, es un organismo del Departamento de Defensa, que elabora inteligencia de defensa o de interés del área de defensa nacional, cooperando en la materia con las fuerzas militares. Su ámbito de actuación, es responsable en elaboración de inteligencia nacional relativo al potencial nacional de posibles adversarios o de países que por razón alguna sea de interés para la seguridad de los Estados Unidos. Este organismo fue creado durante la presidencia de Kennedy en los años 60.

Un breve repaso de los modelos comparados nos permite inferir, que las responsabilidades del área de inteligencia no se hayan centralizados en un solo organismo. Sino que existen agencias especializadas y controladas desde diversos estamentos del gobierno, especialmente los Parlamentos.

La reestructuración y reforma.
La experiencia histórica ha demostrado que los servicios de inteligencia no han estado a la altura de las circunstancias. En los años 70, los servicios de inteligencia demostraron incapacidad para medir la magnitud de la amenaza interna y posteriormente fueron herramienta para la comisión de delitos graves. La guerra de 1982, dejó demostrado nuevas falencias a tal punto que el país no pudo identificar claramente las intenciones del adversario.
En democracia, las agencias de inteligencia no fueron capaces de advertir sobre el ataque terrorista sobre el Regimiento de Infantería Mecanizado 3 de La Tablada. Años después, los atentados terroristas contra la Embajada de Israel y la mutual AMIA, mostraron otra vez la incapacidad propia de adelantarse a los acontecimientos.
El crecimiento del crimen organizado, el terrorismo y otros desafíos asimétricos, son una amenaza cierta en la región. Las características de las potenciales amenazas, la combinación de actores estratégicos estatales como no estatales, el empleo de medios de comunicación y nuevas tecnologías de la información para “lanzar ataques” a infraestructuras críticas del Estado, plantean nuevos desafíos. A todo ello, cabe agregar las serias limitaciones que tiene el país para dar respuesta a otro tipo de escenarios, como los ataques especulativos, identificar aliados y potenciales adversarios. Hace años que desde las páginas de DEYSEG como de otras publicaciones especializadas se clama por la dinamización del Sistema de Defensa Nacional, que implica nada menos que la convocatoria del Consejo de Defensa Nacional, donde sin ninguna duda el titular del área de inteligencia tiene un rol importante.
En lo que concierne al ámbito de la inteligencia la experiencia foránea, demuestra claramente la existencia de un modelo centralizado en materia de coordinación y la elaboración de inteligencia estratégica nacional y descentralizar los ámbitos especializados, con una clara distinción de los ámbitos, bajo dependencia ministerial y control parlamentario. Esto permite evitar estructuras, que termine siendo un “Estado dentro del Estado”.
Nosotros consideramos en primer lugar promover un profundo reordenamiento del sistema nacional de inteligencia. El objetivo contar con organismos reducidos, menos costosos y más eficientes.
El mundo en que vivimos, demanda contar con un nuevo modelo de inteligencia estratégica que deberá tener en cuenta la nueva realidad estratégica mundial y regional, ha sufrido importantes transformaciones. Vivimos en un mundo muy dinámico y cambiante, donde las amenazas no están claramente definidas, donde se incorporan al “escenario mundial” actores estratégicos no estatales, que en combinación con otros factores conforman serios desafíos para el mediano y largo plazo para la seguridad de nuestro país.
Los especialistas del área de inteligencia requerirán contar con nuevas aptitudes o desarrollarlas en su máximo potencial. En un trabajo publicado por la Editorial Militar en 1996, se anticipaba a la necesidad de cambios, que hoy especialistas reclaman: Por un lado, los especialistas deberán profundizar el conocimiento de nuevos hechos, conceptos, tecnologías, es decir, deberán aplicar un pensamiento lineal. Por otro lado, tendrán que manejar complejidad, la interdependencia que impone la integración nacional y multinacional, y el gran cambio que operará en todos los campos (ver CIRCULO MILITAR, Primeras Jornadas de Defensa Nacional, Ed. Militar, 1996, pág. 252). Estos aspectos, siguiendo con lo expuesto por el trabajo mencionado, tendrán repercusión en el reclutamiento, educación, instrucción, organización y funcionamiento de los organismos de inteligencia.
Los cambios estratégicos, la clara evidencia que las estructuras existentes no han estado a la altura de las circunstancias, demandan una adecuación orgánica – funcional profunda. Es de público conocimiento que uno de los principales problemas de la seguridad estratégica de Argentina han sido los problemas de coordinación en la respuesta del Estado ante amenazas que lo afectan.

La experiencia histórica, unido a la necesidad de un empleo racional de los recursos existentes, nos llevan a pensar en la necesidad de contar con un organismo, con capacidad de prever y asesorar, al gobierno y produzca el planeamiento estratégico para percibir de manera temprana y definir amenazas y riesgos que deben enfrentar las diversas estructuras del Estado, con el objetivo de neutralizarlas a través de la intervención de los organismos competentes.

La Secretaria de Asuntos Estratégicos
Este organismo será responsable de presidir el Centro Nacional de Inteligencia, que será el máximo organismo de coordinación, orientación y difusión de la Inteligencia Estratégica Nacional.

La CNI será un órgano que asesorará de manera integral al Poder Ejecutivo y será responsable de producir planeamiento estratégico para percibir y definir amenazas y riesgos que deben enfrentar las estructuras de seguridad y defensa del país. El llamado “Informe Rattenbach” señalaba claramente los cambios que precisaba el Sistema Nacional de Inteligencia. El citado informe, señalaba que las lecciones del conflicto de 1982 reclama la constitución y funcionamiento de la real comunidad informativa establecida en la incipiente doctrina de inteligencia que comprende, además de los organismos especializados, los ministerios más directamente involucrados en el quehacer de la defensa nacional y en el logro de objetivos políticos nacionales (…) De esta manera se logrará constituir una verdadera y eficaz herramienta de la conducción para asistir, en este campo fundamental del quehacer humano, a los responsables de la conducción política y estratégico militar.

En base a lo expuesto consideramos que el Sistema de Nacional de Inteligencia, debería estar compuesto por los siguientes organismos:
• Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, agencias de inteligencia policiales provinciales, Servicio Penitenciario Federal;
• Dirección Nacional de Inteligencia para la Defensa Nacional;
• Unidad de Información Financiera;
• Departamento de Inteligencia de Aduanas;
• Subsecretaria Inteligencia Exterior;
• Agencia Nacional de Seguridad de las Comunicaciones;
• Escuela de Inteligencia.

La integración de entidades como la Unidad de Información Financiera y el Departamento de Inteligencia de la Dirección de Aduanas, permitirá al Sistema Nacional de Inteligencia, contar con herramientas adecuadas para combatir amenazas vinculadas al crimen organizado, terrorismo, narcotráfico, lavado de activos y ataques especulativos. Consideramos indispensable que el Sistema cuente con dichos organismos, que le facilitará contar con herramientas para enfrentar poderosas organizaciones criminales, especialmente identificando fuentes de financiamiento o ataques especulativos.

La reforma propone que los distintos componentes que integran el Sistema Nacional de Inteligencia dependerán directamente de los distintos ministerios, quienes dirigirán, supervisarán y controlarán sus actividades. Sin ninguna duda la Comisión Bicameral deberá fortalecer sus competencias de control y supervisión del Sistema Nacional de Inteligencia, siendo preciso que los diversos componentes deban rendir cuentas, no solo el Secretario de Asuntos Estratégicos.

La reforma introduce una serie de organismos, como es la Agencia o Subsecretaria de Inteligencia Exterior, que para nuestro modesto juicio debería estar en la órbita de la Cancillería. Este organismo será responsable de inteligencia externa, contrainteligencia, lucha contra el terrorismo, etc. La Argentina tiene una importante masa de ciudadanos fuera del país, que puede proveer de persona idóneo en distintas partes del mundo.

La Agencia Nacional de Seguridad de las Comunicaciones, será el organismo responsable de la seguridad de la información y comunicaciones del gobierno federal, vigilancia y análisis, operaciones de inteligencia de señales, protección de infraestructura sensible, etc. El desarrollo de la informática, las comunicaciones, demandan contar con capacidades para protegerlas, a fin de evitar un “golpe estratégico” que pueda evitar situaciones que el Estado quede bajo un nivel de vulnerabilidad tal y esté incapacitado de tomar decisiones. En atención a una serie de capacidades desarrolladas por las FFAA, consideramos que la Agencia debería ser parte del Ministerio de Defensa.

Reflexión final

La Argentina vive en un mundo extremadamente complejo, donde las amenazas a las estructuras de la seguridad de los Estados generalmente son actores no estatales o una combinación de varios actores estatales y no estatales. Estas amenazas no solo afectan cuestiones clásicas sobre seguridad, como la soberanía, sino que pueden poner en riesgo infraestructuras críticas como las comunicaciones, fuentes de energía, etc. La Historia ha dejado duras lecciones para Argentina por no estar en capacidad para anticiparse a los acontecimientos. La consolidación de organizaciones criminales, como observamos en Rosario, ha sorprendido al Estado federal, que lo lleva a tomar medidas de urgencia, con cierto grado de improvisación. Esta incapacidad de contar con “alertas” que hubieran prevenido sobre los atentados terroristas contra la Embajada de Israel o la sede la AMIA.
En materia de Defensa, el país debe contar con adecuados mecanismos para enfrentar amenazas o escenarios de crisis que pueden afectar al país. Es por ello que desde estas páginas solicitamos la dinamización del Sistema de Defensa Nacional, se reúna el Consejo de Defensa Nacional, a fin determinar los escenarios de tensión.
La reforma propuesta recepta la experiencia ajena y las lecciones propias, a fin de presentar una estructura con organismos especializados bajo la órbita de distintos ministerios, con la coordinación de un organismo con rango de Secretaría de Estado. La estructura centralizada, costosa y de difícil control, es reemplazada por otra, con clara distinción de ámbitos. Los cambios del Sistema Nacional de Inteligencia implicarán la constitución de esta “comunidad de inteligencia” con estructuras descentralizadas, de carácter flexible para adaptarse a los constantes cambios que plantea el mundo de hoy; líneas de autoridad menos verticalistas; uso intensivo de herramientas tecnológicas de punta, innovación, cambios en los patrones de selección y formación de especialistas.
La Argentina ha pagado un alto costo por no anticiparse a muchos acontecimientos, es por ello que consideramos imperioso un debate profundo sobre los cambios que deben realizar en las estructuras de seguridad y defensa, siendo el presente artículo una humilde aportación para ese debate pendiente.

Notas
1. Nosotros consideramos que en el marco de la Ley 24.050, la Dirección de Observaciones Judiciales, debería ser parte de la Policía Judicial, que lamentablemente no está “operativa”-
2. GOMEZ, Santiago: ¿Qué dice la ley de inteligencia? en Realidad Económica – Instituto Argentino de Desarrollo Económico, 28 de enero de 2015

El autor: Abogado. Magíster en Defensa Nacional. Socio adherente del Centro Aeronáutico de Estudios Estratégicos. Prof. Invitado Cátedra Libre del Sahara Occ. IRI Universidad Nacional de La Plata.

Deja un comentario