Por Paul Kallender-Umezu, Defense News

14 de febrero del 2016

TOKIO – Críticos han expresado su preocupación de que la Fuerza de Autodefensa Aérea (ASDF) podría encontrarse con sólo una modesta cantidad de aviones de quinta generación respaldados por aviones de cuarta generación, centrados en el F-2 y F-15, los que carecen de interoperabilidad.

Por ejemplo, de acuerdo con el presente presupuesto, la ASDF solo puede adquirir 42 F-35, a un ritmo de un puñado anualmente, y al mismo tiempo dedicar escasos recursos a la modernización del resto de su flota. Este año, la ASDF puede costear la compra de solo 6 F-35 mientras que actualiza 11 F-2 con sistemas de comunicación digital modernos.

La reciente y tan publicitada presentación del demostrador de caza furtivo de quinta generación X-2 Shinshin y la disponibilidad a futuro de aviones de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) F-35B en los destructores de la clase Izumo parecen ofrecer la ASDF algunas vías para la construcción de una fuerza más efectiva. Pero, ¿es real?

F-35B
F-35B

Richard Aboulafia. Vicepresidente y analista del Grupo Teal sugiere que dadas las restricciones presupuestarias y la naturaleza sin salida del programa F-2, el escenario más probable consistirá en algunos F-35 adicionales y más actualizaciones para los F-15. Japón podría considerar incluso adquirir más F-15 más modernos, pero teniendo en cuenta la prioridad de financiación de los primeros 42 F-35, es poco probable que sea proporcionado dinero en para más F-15, dijo.

“Una cosa es cierta: La flota de F-15 será el componente más importante de la JASDF en las próximas décadas. En términos de alcance y carga útil de los F-15 son muy importantes, y la actualización de los mismos será de muy alta prioridad. Son sinérgico con los F-35. Actualizar la flota de F-2 es un tanto terciario en términos de prioridades “, dijo Aboulafia.

“Japón ha realizado una importante inversión en el F-35, como debe ser. Pero no pueden costear entregar más tempranas de una cantidad sustancialemtne mayor de F-35… y los F-2 son importantes sólo para mantener la base industrial de defensa japonesa relativamente competente en el diseño y fabricación básicas “, dijo Stephen Ganyard, presidente de Avascent International.

Mitsubishi F-2
Mitsubishi F-2

Ganyard también sugirió una estrategia de actualización de los F-15 es el escenario más lógico, ya que los F-15 de la ASDF aún tiene una sustancial vida útil, pero necesitan desesperadamente una modernización.

“La amenaza para Japón no son cazas chinos. Son miles de crucero y misiles balísticos que fácilmente podrían aislar todo Japón al sur de Kyushu. La razón más importante para tener F-35 y F-15 equipados con radares AESA es la amenaza de misiles de crucero de bajo vuelo, baja [sección transversal radar] en salvas de misiles que podrían volverse rápidamente abrumadoras. Esto también señala la importancia de una capacidad para “romper el asedio” a lo largo de las islas Ryūkyū, quizás railguns móviles”, dijo Ganyard.

En este sentido, un programa de actualización conjunta entre Japón y los EE.UU. compartiría los costos de desarrollo, reduciría el riesgo y aumentaría la interoperabilidad. El resultado sería el tipo de fuerza aérea que los EE.UU., Israel, Australia y Singapur tendrán, una mezcla de aviones y operaciones integradas con aviones tanto de quinta como de cuarta+ generación, dijo Ganyard.

El problema de fondo, los analistas coinciden, es que Japón necesita retirar financiamiento a aeronaves que no son competitivas a nivel internacional, tales como el F-2, C-2 y P-1, reorientar sus recursos estratégicos y de I+D en unos pocos productos de clase mundial y comprar lo que no es capaz de construir.

Esto hace que el Shinshin parezca cada vez más una chuchería redundante, según los analistas.

“¿Podría el Shinshin convertirse en un caza furtivo “para pobres” en el que, por ejemplo, Europa y o los EE.UU. puedan estar interesados en desarrollar en conjunto y que la India, Australia, y otros puedan estar interesados en comprar? Eso sin duda reduciría los costos unitarios. No tengo idea de cuales sería las ventajas para el Shinshin, sin embargo “, dijo Jun Okumura, investigador invitado en el Instituto Meiji para Asuntos Mundiales, y ex funcionario del Ministerio de Economía, Comercio e Industria, que apoya el desarrollo domestico de plataformas de armas.

Mitsubishi X-2 Shinshin
Mitsubishi X-2 Shinshin

El gasto en el X-2 desviaría miles de millones de dólares que podrían ser usados para el mejoramiento de la fuerza y el reemplazo de material y hacia el desarrollo de un fuselaje desconocido, dijo Aboulafia.

“Representaría el triunfo de la tecnología y el prestigio nacional por sobre las necesidades militares, a menos que tengan un objetivo más importante, como un avión destinado a la exportación”.

“Japón no debería desarrollar nada “para pobres”. Desperdicia dinero y solo hace al país más vulnerable”, dijo Ganyard.

La especulación brotó hace unos años sobre que Japón podría considerar la posibilidad de adquirir el F-35B, cuando se reveló, por ejemplo, que los destructores de la clase Izumo están equipadas con ascensores compatibles con el F-35B.

“El F35B es un artículo de lujo y no puedo ver a la ASDF adquiriéndolo. Los portaaviones son lentos y vulnerables y necesitan mucho apoyo. Por lo tanto, a menos que realmente quieras proyectar tu poder naval en el Mar del Sur de China y más allá, o la alianza Japón-Estados Unidos se rompa, me gustaría olvidarme de él” Okumura dijo.

Aboulafia estuvo de acuerdo diciendo que la aviación embarcada de ala fija suena atractiva desde el punto de vista de la proyección de fuerza y presencia regional, pero que es básicamente inasequible para Japón.

“Como es, la diferencia entre recursos e intenciones es demasiado alto; la creación de una fuerza de ataque de portaaviones haría el problema mucho peor. Si Japón añade miles de millones de dólares para el presupuesto de defensa es una cosa… esos 17 V-22 apenas son asequibles “, dijo Aboulafia.

Pero Ganyard dijo una de las razones por las que ha habido un cambio de pensamiento, alejándose del F-35B es la posibilidad de que los portaviones de la clase Ford de la Marina de los Estados Unidos sean equipados con sistema de catapultas electro-magnética (EMALS).

“Sin mucho problema DDH actuales podrían ser equipados con EMALS y sus cables de frenado asociados. Añadir una cubierta angulada, un poco más de longitud y el desplazamiento y la JMSDF está de vuelta en el negocio de la aviación de ala fija, “dijo Ganyard.

“A pesar de que podría ser necesaria un directiva de muy alto nivel para llevar a cabo un cambio tan radical, de todos los países del mundo, Japón es el que más se beneficiaría estratégicamente con una aviación embarcada de ala fija”, dijo Ganyard.

Japan Faces Challenging Choices for Cash-Strapped Air Force

Deja un comentario