El lanzamiento de un cohete Unha-3 en diciembre de 2012. Foto: AP

El lanzamiento de un cohete Unha-3 en diciembre de 2012. Foto: AP
El lanzamiento de un cohete Unha-3 en diciembre de 2012. Foto: AP

Por John Schilling
09 de febrero del 2016

A primera vista, el lanzamiento por parte de Corea del Norte de un Vehículo de Lanzamiento Espacial (SLV por sus siglas en inglés) el 7 de febrero de 2016, se parece mucho a una repetición de su exitoso lanzamiento hace un poco más de tres años.

De hecho, un examen detallado revela que el Norte ha usado filmes de archivo del lanzamiento del año 2012 en su anuncio en esta ocasión. Pero también hay imágenes del lanzamiento de un cohete desde la nueva torre de montaje que Corea del Norte ha completado apenas el año pasado. Por otra parte, el Centro de Operaciones Espaciales Conjuntas de Estados Unidos (JSpOC) ha dado a conocer los elementos orbitales de dos nuevos cuerpos en órbitas estables, con los identificadores “KMS-4” para el satélite Kwangmyongsong-4 y “Unha-3 R/B” para la etapa superior del vehículo. En resumen, esto no es un engaño.

Imágenes del cohete dejando la de la plataforma de lanzamiento indican una longitud total de unos 30 metros, lo mismo que el cohete Unha-3 lanzado por Corea del Norte en 2012. En la medida en que podemos decir por imágenes de baja resolución, la forma y el penacho de escape del motor también son casi idénticos. Corea del Norte avisó cortésmente a los marineros y aviadores del mundo donde se esperaba que cayeran las etapas desprendidas, y esta información también fue idéntica al lanzamiento del 2012. El satélite sí mismo está en una órbita muy similar a la de 2012. Mientras que muchos habían esperado que Corea del Norte debutara un nuevo y más grande cohete, y la nueva plataforma de lanzamiento fue claramente construida para un cohete más grande, ese lanzamiento se encuentra todavía en el futuro. Corea del Norte podrá llamar a este nuevo cohete Unha-4, pero es casi seguro que es un Unha-3 con, a lo sumo, modificaciones menores.

Varios informes iniciales indicaron que el lanzamiento había fracasado, algunos diciendo que la primera etapa que se observó en el radar explotó; otros que el cohete desapareció del radar poco después de que la cofia de carga útil se hubiera separado. Estos son momentos comunes para fallas y sin embargo, el satélite está en órbita. Lo más probable es que el cohete desapareció del radar en cuando pasaba fuera de rango, tal vez con un momento de confusión, mientras el radar trató de realizar un seguimiento de la cubierta de carga útil en lugar del cohete.

Pero parece probable que la primera etapa explotó-después de separarse de forma segura del cohete. Eso es un cambio con respecto al lanzamiento de 2012, en donde la primera etapa cayó en el océano relativamente intacta y fue recuperada por la Armada de Corea del Sur. Esto podría haber sido un mal funcionamiento tardío o una reacción provocada por propelente residual sin quemar, pero también podría ser que los norcoreanos no quieren que sus vecinos del sur consigan darle una buena mirada a su cohete esta vez. Mecanismos de autodestrucción se añaden con frecuencia a las etapas para “seguridad del polígono”, para asegurarse de que ningún cohete descarriado puede aterrizar en un área poblada, y sería poco problema activar deliberadamente una tan pronto como la primera etapa ha hecho su trabajo. Cualesquiera que sean las modificaciones menores que la RPDC haya realizado en la primera etapa probablemente seguirán siendo desconocidas.

De momento, supongamos que Corea del Norte es sincera en su afirmación de que sólo quieren lanzar satélites. Ellos están llamando a éste el “Kwangmyongsong-4”, y diciendo que es un satélite de observación terrestre. Esto es suficientemente plausible, sin embargo “observación terrestre” abarca todo, desde la mejora de las previsiones meteorológicas y rendimiento de los cultivos a reconocimiento militar y señalamiento de blancos. El primer satélite de Corea del Norte logró poco, dando volteretas fuera de control poco después del lanzamiento. En este punto, Corea del Norte probablemente lo considera una victoria si su satélite puede mantener una posición estable, comunicarse con la tierra y enviar de vuelta un par de fotografías.

Corea del Norte afirma que el satélite fue lanzado a una órbita que oscila entre 494,6 y 500 kilómetros por encima de la tierra, con una inclinación de 97,4 grados del ecuador. Los datos del JSpOC indican 466 hasta 501 kilómetros y una inclinación de 97,5 grados. Si confiamos en el JSpOC más que en los presentadores de noticias de Corea del Norte, parece que no cumplieron sus objetivos por un ligero margen. La órbita a la que estaban apuntando era algo que se llama una “órbita sincrónica al sol”, que es particularmente adecuada para los satélites de observación terrestres ya que pasa sobre blancos exactamente a la misma hora local todos los días. Este va a la deriva, pero aun así debería estar operativo.

El cohete Unha-3, probablemente, puede llevar al menos 200 kilogramos de carga útil a dicha órbita, aunque su último satélite tenía, según se informa, sólo la mitad de ese peso. Hasta que el Norte ha dominado los fundamentos de la tecnología de satélites, hay pocas razones para que intente lanzar cualquier cosa más grande o más ambicioso en este momento; y pocas razones para utilizar un cohete más grande que puede estar desarrollando tampoco. El Unha-3 funcionaba bien hace tres años; son los satélites los que necesitan ser mejorados. Es de suponer que cuando estén confiados con satélites básicos, van a pasar a cohetes más grandes con cargas útiles más capaces.

Pero la preocupación obvia es que Corea del Norte está probando misiles balísticos y sólo pretendiendo que les importan los satélites. El Unha-3 o Unha-4 ciertamente podrían ser utilizados como un ICBM. Las etapas superiores generan sólo la mitad del empuje que cabría esperar si se construyeron para tal fin, pero es probable que aun así pudieran llevar una carga útil de casi 1000 kilogramos a un alcance de 10.000 kilómetros. Y con dos pruebas exitosas en su haber, probablemente podría hacerlo de forma fiable.

Lo que no puede hacer, todavía, es golpear cualquier objetivo de valor. Corea del Norte probablemente puede construir una ojiva nuclear suficiente ligera para el Unha, y pueden muy bien haber probado una. Lo que no han hecho es probado un vehículo de reentrada que pueda sobrevivir golpear la atmósfera a aproximadamente 16.000 millas por hora. Eso no es un desafío técnico insuperable, y esperamos que Corea del Norte tendrá éxito cuando llegue el momento, pero el Norte va a querer poner a prueba su tecnología al menos una vez. De igual importancia, el Norte todavía tiene que trabajar en el sistema de guiado de cohetes. Si este lanzamiento hubiera estado dirigido a un blanco a 10.000 kilómetros de distancia, en lugar de la órbita sincrónica al sol que se supone era el objetivo, habría caído casi 50 kilómetros antes y 10 kilómetros al oeste de su objetivo.. Eso es una mejora sobre la última vez, pero aun así hay mucho camino por recorrer.

Y realmente, aunque Corea del Norte puede convertir el Unha-3 en un cohete capaz de transportar ojivas de 1000 kg con una perfecta fiabilidad y precisión milimétrica, todavía existe el problema fundamental de que pesa casi 100 toneladas, solamente pueden ser lanzados desde sitios fijos y requiere tanta preparación que podemos verlo siendo preparado días antes del lanzamiento. Eso no lo hace para un arma útil. Lo que Corea del Norte es casi seguro que quiere como arma es un misil balístico intercontinental (ICBM) mucho más pequeño y móvil. Están trabajando en una de esos, pero no esperamos que sea operativo hasta algún momento después de 2020.

Por ahora, Corea del Norte está tomando pequeños pasos hacia la mejora de sus capacidades con cohetes y satélites. Lo que hagan con los satélites, todavía no estamos seguros. Ese camino puede implicar cohetes más grandes y más potentes en el futuro. Una capacidad de ICBM verdadera viene de seguir un camino diferente, más largo y menos seguro, y uno donde las mejoras modestas en la serie Unha son de poca relevancia. Incluso si Corea del Norte sí trata de adaptar su Unha para servir como un ICBM interino, es probable que necesite una o dos pruebas más, y la construcción de silos endurecidos para reemplazar el sitio actual de lanzamiento a cielo abierto.

Si el cohete no es nada nuevo, lo más importante a buscar en las próximas semanas es una indicación de que el satélite está haciendo algo más que dar vueltas fuera de control. Incluso los astrónomos aficionados probablemente serán capaces de decírnoslo, por la oscilación de la luz solar reflejada. Si puede mantener una orientación estable, eso sería un importante paso adelante para Corea del Norte. Si puede realizar cualquier tipo de maniobra utilizando un sistema de propulsión de a bordo, eso sería un paso adelante más grande, y uno que nosotros probablemente conoceremos cuando el JSpOC emita nuevos cálculos orbitales. Las señales de radio desde el satélite marcarían un progreso crítico para Corea del Norte en otra zona, sobre todo si se producen durante un período prolongado y muestran señales de comunicación bidireccional. Por último, si se trata de un satélite de observación terrestre, pueden liberar las imágenes a la prensa para presumir de lo bien que está funcionando, pero tendremos que tener cuidado de no ser engañado si se publican copias de imágenes satelitales de alguien más.

Para abordar la preocupación de que esto podría ser un misil disfrazado, tendremos que mirar más cerca de la Tierra. En primer lugar, si los norcoreanos están planeando desplegar un Unha militarizado, necesitarán ponerlo a prueba al menos una vez más para mejorar la precisión, y casi seguro que quieren poner a prueba un vehículo de reentrada al mismo tiempo, no tiene sentido obtener un lanzamiento perfecto si la ojiva va a desviarse de su curso durante la reentrada. También querrán practicar sus procedimientos de preparación de lanzamiento.

Corea del norte fue capaz de tener este cohete listo para su lanzamiento significativamente más rápido que en 2012, con las últimas, altamente visibles, preparaciones tomando sólo unos pocos días en lugar de semanas; pero para un arma, los norcoreanos querrían reducirlo a horas en lugar de días. Si los vemos en repetidas ocasiones montando y desmontando cohetes en la plataforma, eso sería una señal peligrosa. Pero incluso horas de preparación probablemente serían demasiado tiempo en caso de guerra, y los norcoreanos querrían cubrir sus apuestas mediante la construcción de silos endurecidos. Los norcoreanos son buenos en camuflaje, pero el Unha puede ser demasiado grande incluso para un cohete para esconder. Si alguien encuentra silos creados para almacenar cohetes de ese tamaño, cualquier pretensión de que esto es sólo un programa de satélites desaparecería y sabríamos que Corea del Norte está desplegando misiles balísticos intercontinentales. Hasta ahora, no hemos visto ninguna señal de ello.

Artículo original: North Korea’s Space Launch: An Initial Assessment

Deja un comentario