Brasil recibió el 27 de enero de este año un nuevo lote del sistema de misiles portátiles antiaéreos rusos Igla-S, de corto alcance, también conocido por las siglas MANPAD (Man Portable Air Defense System).

El material fue recibido en Río de Janeiro por la División de Importación y Exportación de Materiales del Ejército de Brasil (DIEMEx) a través de los contratos previamente asignados a Rusia. Las armas deben ser entregadas a las unidades de artillería antiaérea que emplean este tipo de armas en todo el Brasil.

El sistema rusos Igla-S, de baja cota, ha obtenido buenos resultados tanto en espacios urbanos, como en terrenos deshabitados, y en la selva amazónica, especialmente cuando se utiliza en conjunto con el radar Bradar SABER M-60, integrado a la Artillería Antiaérea (COAAe ).

Las conversaciones entre Brasil y Rusia sobre la compra del sistema de defensa aérea cobró impulso con la visita de la presidenta Dilma Rousseff a Moscú en diciembre de 2012, y cuando poco después, en enero de 2013, una delegación brasileña encabezada por el comandante del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general José Carlos de Nardi, estuvo en Moscú y habló con las autoridades militares rusas y los fabricantes de estos equipos.

En ese momento se firmó un Memorando de Entendimiento entre el Ministerio de Defensa de la República Federativa del Brasil y el Servicio de Cooperación Técnico-Militar de la Federación Rusa sobre la cooperación en la defensa aérea, haciendo hincapié en el compromiso de la transferencia de tecnología “sin restricciones”.

Especificaciones:

Peso: 11.8 kilogramos
Peso total: 17 kilogramos listo para disparar
Longitud: 1.635 mm
Munición: 2.5 kilogramos de alto explosivo (HE)
Calibre: 72 mm
Alcance efectivo: 500 – 6000 metros
Altitud: 10 -3.500 metros
Velocidad de vuelo 570 m/s
Sistema de guía: Infrarrojo
Tipo de blanco a atacar: aviones, helicópteros, UAVs, misiles crucero

Deja un comentario