Las fuerzas armadas de Brasil están ampliando su participación en el proceso de desminado en Colombia, y cooperan con las fuerzas armadas del país en estas acciones desde hace una década. En 2015, los militares brasileños comenzaron a colaborar más intensamente en este proceso con la creación del Grupo Técnico Asesor Interamericano en Colombia (GATT-CO), que busca ayudar a la población civil y las fuerzas armadas de Colombia en el control de calidad de la desactivación y eliminación de las minas terrestres.

El 27 de octubre, 16 funcionarios colombianos concluyeron el 1er.Curso de Monitores Nacionales de Desminado Humanitario del GATT-CO, que duró cinco semanas. El Capitán del Ejército de Colombia Adriana Osorio Cifuentes, la primera mujer en graduarse en un curso de este tipo en Colombia, se llevó el primer lugar en las votaciones. Para el 2016, el GATT-CO planifica más cursos, incluyendo dos para monitores internos, dos de los supervisores internos y otra para los civiles que supervisarán la calidad del trabajo realizado por las organizaciones no gubernamentales (ONG) acreditadas por el gobierno colombiano.

Experiencia internacional

Brasil ha acumulado experiencia en la remoción de minas a través de actividades en otros países. El Ejército Brasileño adquirió este conocimiento durante la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola (UNAVEM I, II y III) de 1988 a 1997. De 1990 a 2010, Brasil también asistió a la Misión de Asistencia para la Remoción Minas en Centroamérica, así como la Misión de Asistencia para la Remoción de Minas en América del Sur, aún en marcha.

“El ejército brasileño tiene una reconocida experiencia en desminado humanitario, el resultado de la experiencia adquirida de la participación en las misiones de la ONU y la OEA, para supervisar el desarrollo de técnicas y de equipos de detección utilizados, y el estudio y la contribución de las normas internacionales “, dijo el coronel Eustaquio Alves da Costa Neto, agregado de Defensa del Ejército de Brasil en Colombia.

Desde 2007, los militares desactivaron 1.624 minas en el país, de acuerdo con la Dirección de Acción Integral contra Minas Antipersonal (DAICMA). Además, desminadores militares del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, desactivo 19.008 dispositivos. Muchos de ellos han sido implantados por grupos guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional, y otros grupos ilegales.

Cinco ciudades colombianas, El Dorado, Meta; Zambrano, en Bolívar; San Carlos y San Francisco, en Antioquia; y San Vicente de Chucurí en Santander , que representan cerca de 70.000 colombianos fueron declaradas libres de minas. El objetivo del gobierno es desminar por completo el país para el año 2021, lo que mejoraría en gran medida la seguridad pública, ya que 11.423 personas fueron víctimas de las minas terrestres, con 2148 victimas fatales desde 1990 a diciembre de 2015, según la DAICMA.

Las autoridades militares estiman que por cada 5.000 minas terrestres que las fuerzas de seguridad desactivan, un desminador murió y dos resultaron heridos, según el coronel Eustaquio. Esto explica por qué Colombia lideró al mundo en el número de bajas militares en 2014, con 156 heridos y 31 muertos, según la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas.

Deja un comentario