Por: Cmdr. Daniel Dolan, USN (retirado)
Fuente: http://news.usni.org
Traducción: Negro2000

RuAF-Su-24-in-flames

El actual conflicto en Siria dio un giro el martes, cuando un Lockheed Martin F-16 turco según los informes, derribo un cazabombardero Sukhoi Su-24 Fencer de la Fuerza Aérea Rusa. La gran capacidad de carga útil de armas del Fencer lo ha convertido en el favorito de las fuerzas rusas de apoyo a su aliado Bashar al-Assad en Siria. El avión perdido hoy según los informes, estaba bombardeando objetivos cerca de la frontera con Turquía.

Si bien los detalles exactos son aún incipientes, tres cosas parecen cierto – al agresor se le advirtió al menos diez veces por los controladores aéreos turcos para apartarse de la zona; Turquía dice que dará a conocer las imágenes de radar que muestran la aeronave violando de su espacio aéreo soberano; mientras la aeronave rusa bombardeaba la étnica Turkmen Siria. En parte del noreste de la provincia de Latakia es un área de Siria.
Las tensiones han ido en aumento entre los rusos y turcos. El último mes aviones turcos F-16 interceptaron un avión de combate Mikoyan MiG-29 cuando entró en el espacio aéreo turco. Y apenas la semana pasada a la BBC informó que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía convocó al embajador Ruso para advertirle que habría “serias consecuencias” si la fuerza aérea rusa no detenía de inmediato los bombardeos a los “pueblos turcomanos civiles” en la zona Bayir Bucak, cerca del lugar del accidente de hoy. Los turcos aparentemente ejecutaron su amenaza hoy con el derribo del avión Ruso.

Sukhoi_Su-24

En Moscú, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu dijo inicialmente que el avión fue derribado “desde tierra” por las fuerzas terroristas de tierra , no por un F-16 de Turquía. Sus comentarios, pocas horas después del incidente, parecían dirigidas más para desviar las acusaciones turcas de violaciones del espacio aéreo que le hicieron llegar, a los hechos que rodearon el incidente.

La retórica diplomática está aumentando: el presidente ruso Vladimir Putin llamó Turquía “cómplices de los terroristas” después de presenciar un video del caza ruso cayendo a tierra. En otro gesto diplomático, ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, canceló su visita programada a Turquía.

Este incidente se produce a medida que más poder aéreo que nunca está convergiendo en Siria tras los ataques terroristas de París. Además de Estados Unidos, y los ataques aéreos de la coalición de Rusia, el portaaviones nuclear francés Charles de Gaulle comenzó a lanzar ataques aéreos desde el día de ayer el este del Mediterráneo. El Ala aérea del portaaviones Frances se une a una creciente lista de países que atacan a las fuerzas de ISIS en Siria e Irak.

La inclusión de Rusia de todas las fuerzas anti-Assad (no sólo ISIS) en su lista de objetivos se ha reunido una fuerte resistencia de liderazgo de la OTAN. Y hace muchas semanas predijo que este tipo de incidente era inevitable.

Después de años de guerra con tan pocas pérdidas de aviones de combate por misiles guiados, uno tiene que mirar de nuevo a los muchos incidentes con aviones de la OTAN y las fuerzas serbias en los conflictos en las repúblicas de la antigua Yugoslavia. Cabe destacar que esas fuerzas tácitamente estaban siendo apoyadas por Rusia. Fuerzas de la OTAN perdieron una veintena de aviones en incidentes separados, incluyendo un Harrier de la Real Fuerza Aérea, aviones F-16, e incluso un Lockheed Martin F-117 Nighthawk , por las fuerzas serbias tratar de llevar la paz a la región.

Los objetivos de la OTAN y los de los opositores sirios apoyados por Rusia estaban en desacuerdo en los Balcanes.

Otra similitud entre los dos conflictos son los pesos y contrapesos de las poderosas fuerzas que participan directamente en el conflicto que mantenían las reacciones a este tipo de incidentes refrenado. Uno esperaría que restricciones similares se ejerzan aquí.

Pero Siria es única, ya que reúne a los rusos en contacto directo (al menos abiertamente) con las fuerzas de la OTAN por primera vez en la historia. Es notable que el Su-24 que cayo el martes en Siria representa la primera pérdida manifiesta de un avión ruso por las defensas aéreas de la OTAN desde que se formó la alianza en 1949.

A partir del anuncio, de las noticias turcas se está reclamando por la tripulación aérea rusa sobreviviente al rescate que está detenida por las fuerzas anti-Assad en la región de Turkmen de Siria.

Turquía dice que está negociando su liberación. Si este incidente sirve como un catalizador para un mayor grado de coordinación y una concentración de la OTAN y el poderío aéreo ruso contra objetivos Daesh (ISIS), sería el mejor de los resultados.

http://news.usni.org/2015/11/24/analysis-implications-of-turkish-shoot-down-of-russian-warplane

Deja un comentario