Por: James Drew – Washington DC
Fuente: www.flightglobal.com
Traducción: Negro2000

LRS-B

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha optado por Northrop Grumman para construir el próximo bombardero furtivo de Estados Unidos en una decisión histórica anunciada por la secretaria de servicios Deborah Lee James en el Pentágono el 27 de octubre.

La victoria de Northrop en la competencia por $ 80 mil millones por el de Long Range Strike Bomber (LRS-B) se ha descripto como “sorprendente victoria” contra el equipo formado por Boeing y Lockheed Martin, y asegura su lugar al creador del B-2 como el fabricante de primer nivel de aviones militares en las próximas décadas.

El contrato de desarrollo incluye opciones para los primeros 21 aviones lo que podría convertirse en una serie de producción de al menos 100 aviones. Estimaciones del Pentágono sitúan el costo de desarrollo en 23.5 mil millones de dólares del año fiscal 2016, y la propia aeronave valorada en 564 millones de dólares por unidad.

Esos costos se sostienen favorablemente contra el costo de cada Northrop B-2 de 1500 millones de dólares, cuando se ajusta por inflación, pero los nuevos aviones costaran 145 millones más, que el bombardero supersónico Rockwell B-1B, que costó $ 410 millones cada uno sobre una producción de 100 aeronave.

“La victoria de Northrop en el concurso del bombardero es sorprendente, ya que demuestra que un pequeño todavía puede vencer al equipo mejor dotado en la industria”, dice Loren Thompson, del Instituto Lexington. “Esto cambia completamente el panorama de negocios para Northrop, y hace que parezca una empresa mucho más resistente, con un futuro brillante.”

El premio a Northrop cambia la cara de la base industrial aeroespacial, y potencialmente evita la disolución de la empresa. Si la compañía perdia el contrato LRS-B, los elementos podrían haber sido vendidos al mejor postor, dice Richard Aboulafia vicepresidente y consultor de Teal Group.

En cambio, la suerte de Lockheed esta asegurada con el F-35, el programa de Boeing KC-46 está ganando impulso, y Northrop se ha asegurado LRS-B.

Funcionarios de la USAF afirman que la preocupación por la base industrial no fue un factor en la competencia, para la selección de Northrop y hace que potencialmente se consolide esa la base industrial, que se ha convertido en una preocupación importante para el Pentágono tras la adquisición de Sikorsky por parte de Lockheed.

“La fuente de criterios de selección se terminó cuando la solicitud de propuestas salió en 2014 no había una base industrial en ellos, y se mantiene sin cambios hasta la actualidad”, dijo el jefe de adquisiciones de la USAF William Laplante. El equipo Boeing / Lockheed todavía podrá protestar por la adjudicación del contrato, y la fuerza aérea dice que el proceso interrogatorio podría comenzar tan pronto como el viernes.

El equipo perdedor se expresó decepcionado en una declaración emitida después de la adjudicación, diciendo que ya está pensando en su próximo movimiento.

“Estamos interesados en conocer cómo se anotó la competencia en términos de precio y riesgo, ya que creemos que la combinación de Boeing y Lockheed Martin ofrece una experiencia sin igual, la capacidad y los recursos para este programa de recapitalización de importancia crítica”, dijeron Boeing y Lockheed en una declaración conjunta.

Si bien el anuncio resuelve la cuestión del fabricante del LRS-B, la mayoría de los detalles sobre el diseño ganador incluyendo el rendimiento y proveedores siguen siendo un misterio fuertemente clasificado.

El fabricante del motor no ha sido revelado, pero el fabricante de motores Pratt & Whitney ofreció sus felicitaciones al adjudicatario.

“P & W felicita a Northrop Grumman por su selección en este importante programa”, dijo la compañía. “P & W y se niego a comentar sobre cualquier otra pregunta relacionada con el programa LRS-B ”

La Fuerza Aérea de Estados Unidos se ha negado a nombrar a cualquier proveedor o proporcionar cualquier nueva información significativa que no sea el contratista principal, y la designación, incluso la de los aviones está aún en estudio.

A pesar de que anteriormente había dicho que proporcionaría cantidad de ingeniería y desarrollo (EMD) de las aeronaves incluidas en el contrato de fabricación, la fuerza aérea ha renegado y en su lugar mantiene esa información en secreto. Incluso la línea de tiempo de desarrollo para el programa del LRS-B permanece envuelta en términos vagos en los documentos presupuestarios, con funcionarios de la fuerza aérea diciendo que esperan a la nueva fuerza de bombarderos para mediados de los 2020s.

Se necesita una flota de LRS-B para reemplazar a los Boeing B-52H y al Rockwell B-1B que carecen de baja visibilidad al radar. La oficina de las capacidades de la Fuerza Aérea dirigió el proceso de selección durante tres años, de prototipos, de reducción de riesgos, y la fuente de diseño de cada lado, que se llevó a la etapa preliminar de revisión de diseño. Una adjudicación del contrato se esperaba originalmente en la primavera pasada, pero se retrasó durante meses sin explicación.

Con el fabricante decidido, Mark Gunzinger del Centro para Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, dice que el bombardero debe ser entregado lo antes posible para llenar “la brecha de bombardeo de largo alcance” de Estados Unidos.

Dijo que la actual flota de B-2 puede generar entre 12 y 13 salidas por día a lo sumo, y un avión “stealth todo aspecto” es críticamente necesario para impulsar esos números y mantenerse por delante de Rusia y China.

“En la medida en que nos retrasamos en impulsar esa capacidad, estamos asumiendo riesgos. Una gran cantidad de riesgo “, dijo. “Si perdemos nuestra capacidad de golpear cualquier objetivo en el mundo cuando sea necesario y dirigido por el presidente, perdemos algo de superpotencia. No es de extrañar que Rusia y China aspiren a tener ese tipo de capacidad”.

https://www.flightglobal.com/news/articles/northrop-grumman-wins-lrs-b-contract-418278/

Deja un comentario