Por Bill Sweetman y Tony Osborne | Aviation Week & Space Technology

09 de octubre de 2015 – Los oficiales superiores del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos y de la Royal Navy estan de acuerdo en que los cazas Lockheed Martin F-35B Joint Strike (JSF) del USMC operarán regularmente desde los nuevos portaaviones de la Royal Navy, los HMS Queen Elizabeth y HMS Prince of Wales. La pregunta es cuántos cazas y cuándo, lo que parece ser un tema delicado debido a la inminente publicación de la Revisión de Seguridad y Defensa Estratégica del Reino Unido (SDSR).

Una de las opciones que se estudia es trasladar a tiempo completo un escuadrón de F-35B del USMC en la fuerza de portaaviones del Reino Unido, junto a los dos escuadrones británicos planificados, según una fuente cercana a la comunidad de la aviación de la US Navy. Mientras que los altos oficiales dicen que es demasiado pronto para centrarse en una sola estructura de fuerza conjunta, reconocen que muchas opciones están siendo consideradas, y los marines identificaron específicamente a los barcos británicos como posibles bases en su más reciente plan de la aviación.

Se espera que la SDSR aclarare dos cuestiones conexas. En primer lugar, el Reino Unido se ha comprometido a comprar 48 JSF entre el día de hoy y comienzos del 2020, pero no ha puesto ningún plazo para nuevas órdenes: Su plan original era comprar 138 F-35. En segundo lugar, el gobierno británico en 2014 cambió su decisión (en el SDSR 2010) a preservar o vender uno de los portaaviones, pero no ha dicho si ambos navegaran a tiempo completo o si operarán en un ciclo de superposición que mantenga un barco en disponibilidad todo el tiempo. Pero se espera que la fuerza de 48 aviones, a lo sumo, genere sólo un “ejercicio de esfuerzo máximo” cada dos años con 24 aviones embarcados, mientras que los portaaviones fueron diseñados para embarcar unos 36 F-35 cada uno, a tiempo completo.

La cuestión es cómo se ocupa la SDSR de esta brecha. La cuestión “es sensible porque los números se están discutiendo en el SDSR”, dice un oficial británico. Públicamente, la Royal Navy probablemente quiere evitar la percepción de que sus buques insignia están proporcionando apoyo a la Infantería de Marina estadounidense, mientras que la comunidad de grandes portaaviones de la US Navy puede mirar con recelo a los nuevos aviones de US$ 145 millones del USMC llenando las cubiertas de la Royal Navy en la década de 2020 mientras la US Navy depende de los Super Hornet reconstruidos para mantener sus alas aéreas embarcadas.


Los Refugios se distribuyen en anillo alrededor de la cubierta del HMS Queen Elizabeth, en construcción en Rosyth, Escocia, los re-trabajos en cubierta son necesarios por la velocidad de escape y temperatura de gases del F-35B, mayores que las previstas. Crédito: Aircraft Carrier Alliance

Los infantes de marina tienen el problema contrario al Reino Unido: Planean adquirir 353 F-35B, pero las únicas cubiertas de la US Navy disponibles para ellos en la década del 2020 seran los 11 LHD clase Wasp y LHA clase America que normalmente llevan seis cazas cada uno. En 2013, el teniente general Robert Schmidle, el entonces comandante de la aviación del USMC, dijo que los F-35 de los marines volaban misiones STOVL en “un pequeño porcentaje” de las misiones. Como resultado, los marines parecen deseosos de compartir los nuevos portaaviones británicos como una forma de construir y mantener la experiencia a bordo.

La necesidad de los Marines para hacer pleno uso de los portaaviones dependerá de varios factores, incluyendo el número de aviones que los escuadrones británicos pueden mantener de forma sostenible. Los oficiales de la Marina Real no están dispuestos a declarar cuántos aviones estarán en el mar en cualquier momento, y sólo dijeron que los barcos tendrán el ala aérea “práctica más grande”.

Un factor que puede mitigar la escasez de aviones F-35 es que el Reino Unido, con una planificación militar cada vez más influenciada por el Comando de Fuerzas Conjuntas de los EE.UU., se está moviendo hacia una misión más amplia para los portaaviones en las que llevan más F-35 y aviones de apoyo. Su papel se define ahora como “portaaviones habilitado para la proyección de poder” o CEPP (carrier-enabled power projection), de acuerdo con el almirante Simon Blount, jefe adjunto del personal naval británico y usufructuario responsable senior de la clase Queen Elizabeth. En su intervención en el programa DSEi en Londres en septiembre Blount dijo que el CEPP “no es un término con una larga historia. Portaaviones de ataque es el término que la gente entienda “.

En un extremo del espectro CEPP esta el portaaviones de ataque, con el buque dedicado a la guerra aérea y a llevar F-35B, con el apoyo de dos versiones del helicóptero Merlin HM2: la plataforma Crowsnest de alerta temprana y control aerotransportado y el estándar HM2 adecuado para la protección de la fuerza contra submarinos y otras amenazas.

El otro extremo del CEPP es la maniobra de litoral, con dos compañías de tropas de asalto helitransportadas apoyadas por helicópteros de asalto CH-47 Chinook, Merlin, de ataque AH-64 Apache y exploradores AgustaWestland Wildcat . Entre las dos funciones esta el “ataque expedicionario” con F-35B y un comando de Royal Marines.

El gráfico de Blount, la fuerza de F-35 del portaaviones de ataque, la mayor en cualquiera de las variantes, se describe como “una fuerza compuesta por un mix del Reino Unido mas sus aiados” Blount dice que esto no es nada inusual. “Esperamos el plug-and-play con las fuerzas de la coalición, ya que esta es la forma en la que las guerras se libran hoy en dia ” le dijo Blount a Aviation Week. “Esperamos que los infantes de marina de los EE.UU. esten a bordo de la clase Queen Elizabeth, para obtener el máximo retorno de la inversión.”


Thales proporcionará una versión mejorada de su sistema de alerta temprana y control aerotransportado Cerberus, instalado en el Merlin HM2, para cumplir el requisito Crowsnest . Crédito: Thales

Blount dice que es demasiado pronto para esperar datos firmes sobre la participación de los marines. “Hablo todo el tiempo con el teniente general Jon Davis (comandante adjunto de la aviación del USMC). Él está interesado en nuestros portaavioness, y yo estoy interesado en los clase Wasp. Pero teniendo en cuenta donde se encuentra esta capacidad, en términos de desarrollo, no hay memorando de entendimiento, ni nada de eso “.

Blount objetó cuando se le preguntó directamente si los 48 F-35B del el Reino Unido sostendrán un ala aérea completa para el portaaviones de ataque, con el argumento de que la SDSR abordará los números. “Estos barcos se están construyendo para 50 años, y el tipo y número de aviones van a cambiar”, dice. “En el transcurso de sus vidas, los verás erizado de jets.” Sin embargo, el Ministerio de Defensa del Reino Unido dijo en agosto del 2014 que planea llevar a cabo un “esfuerzo máximo” con un despliegue con base en portaaviones de 24 F-35B una vez cada dos años como parte de su ciclo de generación de portaaviones.

Davis fue igualmente evasivo en la reunión del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington en agosto de 2015. Sin embargo, su concepto central de “operaciones STOVL distribuidas” del Plan de Aviación 2014 de los Marines preveia pequeños destacamentos de F-35B en bases terrestres improvisadas tendrán “aeronaves programada para el mantenimiento llevado a cabo en el mar, en buques LHA, LHD o un portaaviones de la coalición, como el Queen Elizabeth II del Reino Unido”.

Sin embargo un oficial británico que ha participado activamente en el programa F-35B reconoce que si la Royal Navy quiere “estirar la cubierta”, es decir ensayar la capacidad de diseño completa del portaaviones para transportar y apoyar sus aeronaves, tendrá que involucrar a los infantes de marina, debido a que los 48 aviones del Reino Unido no sostendrán un ala aérea de más de 30 aeronaves, incluso para una prueba corta. Pero esa prueba aún no está firmemente establecida en el calendario y es descripta por la RAF como “aspiracional”.

El estado final de fuerza de portaaviones en el Reino Unido es tener un portaaviones disponible en todo momento para todo el espectro CEPP. La capacidad operativa inicial con el F-35B a bordo está prevista para el 2020. La plena capacidad operativa, con un portaaviones disponible para cualquier misión CEPP en todo momento, y que incluya al Crowsnest y nuevas armas para el F-35B, no se espera hasta el 2026.

En otro paso hacia la capacidad operativa, el Ministerio de Defensa del Reino Unido anunció a finales de mayo la selección de la solución Crowsnest de Thales para el requisito de la aeronave de alerta temprana y control aerotransportado del portaaviones. La oferta de Thales incluye una versión mejorada de su sistema de radar y misión Cerberus Searchwater 2000, instalado en el helicóptero Merlin. El Crowsnest reemplaza al Sea King ASaC7, que se mantendra en servicio hasta el 2018 y no se retirara con el resto de la flota de Sea King en marzo 2016.

Thales ha conservado la cúpula inflable, o la “bolsa”, como los operadores de la Marina Real se refieren a ella. Esta cúpula está unido a una tapa especialmente diseñada, instalado en el pilón de armas del Merlin. En tierra, el sistema se pliega contra el fuselaje mediante motores eléctricos. Pero una vez en el aire, la bisagra se baja a la posición vertical, y la bolsa se infla para permitir que el radar funcione libre de obstrucciones por debajo del Merlin.

Lockheed Martin y AgustaWestland han actualizado 24 de 30 Merlin de guerra antisubmarina de la Royal Navy y los llevo al estándar Mk. 2 a través del Programa de Sostenimiento de las Capacidades del Merlin, por unos 807 millones de libras esterlinas (unos US$ 1250 millones). El Ministerio de Defensa del Reino Unido declaró a la flota de Merlin Mk.2 con plena capacidad operativa el 15 de septiembre durante la feria DSEi.

En el marco del plan de Crowsnest, los 30 AgustaWestland Merlin HM2 estarán equipado para llevar el sistema y requerirán modificaciones mínimas. Se comprarán diez conjuntos de sistemas y hasta ocho Merlins estaran equipados para la misión en cualquier momento. El Ministerio aceleró el programa Crowsnest en el año 2013 con el objetivo de que entre en funcionamiento en el 2020, en lugar del 2022, conforme a lo previsto en un principio.

Mientras tanto, la construcción de los portaaviones de 65.000 toneladas de Gran Bretaña está en o cerca del calendario, un logro importante, dado que son los mayores buques de guerra jamás construido en Gran Bretaña y, a excepción de los portaaviones estadounidenses, están entre las más grandes del mundo.

El Queen Elizabeth ha comenzado las pruebas de marcha sus generadores diesel Wartsila en el muelle en Rosyth, Escocia, según el director de gerenciamiento de Aircraft Carrier Alliance Ian Booth, hablando en el show DSEi. Las naves tienen dos motores Rolls-Royce MT30 y cuatro diesel, todos ellos suministrandole energía eléctrica a los cuatro motores eléctricos. “Con el optimismo de que pueda apartarse de Rosyth para las pruebas de mar a finales de 2016”, dice Booth. “Pero en realidad, es más probable a principios de 2017.”

El próximo año se abordarán las pruebas de los subsistemas mecánicos y electrónicos del buque, dice Booth. Una característica única, el altamente mecanizado Sistema de Manejo de Armamento de Babcock, está funcionando bien, señala. Se trata de un sistema de manejo y transporte automatizado que extrae las armas a partir de los cuatro polvorines de la nave y los entrega a la cubierta de vuelo. “Es un sistema robusto, sólido”, dice Booth, sobre la base de materiales de equipos de manipulación en tierra , pero desarrollados con una gran plataforma que simula los movimientos del buque.

La cubierta del portaaviones está actualmente rodeada de refugios tipo carpas mientras los trabajadores aplican el revestimiento resistente al calor a las pasarelas e instalan protectores de calor a las balsas salvavidas para protegerlos de las rafagas termicas y llamaradas del JSF realizando aterrizajes verticales. Stand dice que el equipo de soporte está trabajando en la manera de aplicar los revestimientos antideslizantes resistentes al calor de manera uniforme para toda la cubierta, en lugar de simplemente tratar los puntos de aterrizaje, ya que no se espera que sean adecuados para las operaciones sostenidas.

Al igual que la Marina de Estados Unidos, el equipo de soporte de UK no anticipó los desafíos planteados por el escape del F-35, del que Lockheed Martin mantuvo hasta el año 2010 que no sería más caliente en cubierta que el del Harrier. Para el Reino Unido, sin embargo, el problema se agrava debido a que en 2010-12 el plan era utilizar el F-35C de despegue por catapulta y apontaje por gancho/cable. “Eso me ha costado dos años de trabajo en el tema de calor”, dice Booth.

El Prince of Wales está siendo montado y debe flotar fuera de su muelle en el 2017. Se está trabajando en o antes de lo previsto en el calendario, dice Booth, y los módulos para el barco más nuevo están siendo entregados con más sistemas instalados que en el caso del Queen Elizabeth.

Los marineros de la Royal Navy comenzarán el entrenamiento en la nave en mayo del 2016, con las pruebas en el mar debidiendo a llevarse a cabo en agosto de 2016. La aceptación deberá producirse en mayo de 2017, y el servicio espera que el primer F-35B podría aterrizar en la gran cubierta de vuelo de 4.5 acres, en algún lugar de la costa este de Estados Unidos, hacia el final del 2018.

Fuente: http://aviationweek.com/defense/us-marines-could-play-major-role-uk-carrier-operations

Deja un comentario