Opinión: Las innovaciones rusas apuntan a una nueva doctrina de guerra electrónica con el cuidado puesto en la amenaza asimétrica.

0
T-50 PAK-FA. Imagen: Vitaly Kuzmin

Por Bill Sweetman | Aviation Week & Space Technology

Traducido por Grulla.

11 de septiembre de 2015 – Estoy caminando por la línea de la muestra estática de aeronaves en la exhibición aérea MAKS en Moscú, viendo diseños de aviones sobre los que solía pasar mucho tiempo pensando. Ahí está el Tupolev Tu-22M, promocionado por la inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos como un equivalente al B-1, lo que involucró a un oficial superior, a la derecha de Gengis-Khan, dictando que el bombardero tenía 20 toneladas más de combustible de lo que su tamaño y espacio físico le permitía. Aquí, en la sección histórica esta la obra maestra de acero soldado, el MiG-25, que algunos evaluaron como un dogfighter. Son dos lecciones de la trampa analítica de “imagen espejo.”

El sistema espejo más ampliamente reflejado en MAKS fue el Sukhoi T-50, que demasiadas personas todavía ven como un análogo de F-22. Esta idea comenzó verse como fuera de contacto con la realidad hace dos años, cuando la Corporación de Misiles Tácticos (TMC) mostró imágenes del gran misil anti-radar Kh-58UShKE (1400 lb/635 kg) dentro de las bodegas del fuselaje del caza. El T-50 puede llevar cuatro armas de ese tamaño internamente frente a las dos bombas de 1000 libras en el F-22.

Este año, TMC ha presentado tres armas nuevas o modificadas para el T-50 : la bomba alada Grom, con o sin impulso de cohetes; el misil de crucero stealth Kh-59MK2; y una variante del Kh-50UShKE con guía infrarroja terminal. Nada nuevo se dijo acerca de los misiles aire-aire, y lo que se ha mostrado hasta ahora indica que el armamento del T-50 para combate aéreo comprende actualizaciones directas de armas en servicio.

Esto sugiere casi concluyentemente que el T-50 está diseñado para lanzar las puertas abajo contra objetivos en tierra (incluidos buques) tanto como para amenazar y derrotar a los cazas y blancos aéreos de alto valor del enemigo. Como tal, el hecho de que puede no haber un montón de T-50 en un futuro próximo es menos reconfortante de lo que podría ser.

Otra diferencia importante, confirmada por el conglomerado de electrónica de defensa Kret (Empresa de Tecnología Radio-Electronica), es que el T-50 tiene un sistema de guerra electrónica con todas las funciones activas; la filosofía detrás del F-22 y F-35 fue que el sigilo hizo esto innecesario. Pero junto con la velocidad del T-50 y la agilidad (y la ausencia de equivalentes occidentales a lo misiles tierra-aire de largo alcance rusos), al parecer, han permitido relajar los requerimientos de emisiones y de relación de sección transversal radar.

Esto ahorra peso, y también hace que sea más fácil de utilizar el elegante sistema de empuje vectorial de Sukhoi. Las toberas se mueven sólo en un eje, pero separando los motores, rotando los planos de vectorización hacia adentro, y mezclando los controles aerodinámicos y el empuje en vectores, Sukhoi obtiene vectorización de tres ejes.

Kret Krasukha-1
Kret Krasukha-1.

También se puede reflejar la imagen de la estrategia y la táctica, sin embargo, eso hace que sea difícil evaluar los sistemas que no tienen análogos.

Los sistemas de guerra electrónica antiaérea basados en tierra no existen, en su mayoría, en Occidente, donde los ejércitos abandonan la amenaza aérea a la fuerza aérea y las fuerzas aéreas gastan su dinero en los cazas. Y si hay algo que irradie en lugar de hacer volar las cosas por los aires, el Ejército de Estados Unidos en particular no está interesado, a menos que pueda caber en un Humvee.

El interferidor Krasukha-1 de Kret, diseñado para cegar los sistema de alerta temprana y control aerotransportado (AWACS) Boeing E-3 es, por lo tanto, único. Es una pieza formidable de la ingeniería eléctrica, con un generador masivo impulsado por el motor de 300 kW de su vehículo portador, un grupo de guías de ondas de alimentación que se asemejan a un tronco de árbol, ventiladores de refrigeración de carga pesada en la parte posterior de la unidad de potencia de radiofrecuencia y un plato de 9 pies al final del sistema con una antena inclinada Cassegrain (ver foto).

El Occidente no sabe lo bien que funciona porque no tenemos nada remotamente parecido. Si lo tuviéramos, la Fuerza Aérea no permitiría que nadie lo utilice contra un verdadero AWACS y arriesgase a encontrar la forma más dura en que el Krasukha-1 fría los chips del objetivo cuando se eleva hasta las 11, que los rusos dicen que se puede hacer.

Pero como señalé hace unas semanas, las desiguales victorias aire-guerra desde principios de 1990 han tenido un factor en común: “En general, un lado ha tenido el apoyo de sistemas de alerta temprana y control aerotransportado, inteligencia de señales y interferencia activa de comunicaciones y el otro no ha tenido nada de eso. “Si se disminuye la utilidad de los AWACS, no sólo para la alerta sino para la identificación, ya hay un problema”.

Otro debutante si análogos occidentales en MAKS era el sistema de detección pasiva Avtobaza-M, el más grande y moderno de su tipo. Estos sistemas tienen grandes fortalezas (alcance, precisión y silencio) y grandes debilidades (control de emisiones robustas – Emcon) que les da poco para recoger. Pero en un mundo donde los visionarios ven todas las plataformas como un colector de inteligencia y como consumidor de inteligencia, Emcon se vuelve más fuerte. Un vehículo aéreo no tripulado que no está transmitiendo puede ser silencioso, pero también no es de ninguna utilidad.

El Occidente ya ha comenzado a despertarse sobre esta brecha en la interferencia defensiva. Puede ser el momento de tomar otra mirada en el panorama EW, y aunque puede que no sea agradable, es mejor que mirar en el espejo.

Fuente: http://aviationweek.com/defense/opinion-russian-innovations-point-new-electronic-warfare-doctrine

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí