Si el estado no lo financia, lo hacemos nosotros. Crowdfunding belico ucraniano.

0

uc1

Por Zona Militar

Es notable el avance de las tecnologías de comunicación e información para fomentar desarrollos. Desde hace varios años se observa como el ciudadano de a pie, utilizando un termino macedonico, comienza a ser el impulsor económico de las ideas de terceros por medio de internet, financiándolas con su propio dinero y en muchísimos casos generando que las mismas se vuelvan una realidad.  Al parecer, los conflictos armados no serian un área ajena a este tipo de iniciativas llamadas crowdfunding, o financiación de la multitud.

Con los acontecimientos bélicos en su región oriental, junto a la perdida de territorio hacia el sur a manos de una de las potencias mas grandes del mundo, el estado Ucraniano ha estirado enormemente su capacidad financiera, enfocando sus recursos en la acción de sus tropas y la puesta a punto de su viejo material bélico. Pese al apoyo logístico y de material que brindo la Unión Europea y los Estados Unidos, los medios ucranianos para llevar adelante su campaña en la región de Donetsk resultan escasos. Es asi que los requerimientos de las tropas ucranianas comenzaron a elevarse rápidamente, en muchos casos sin respuestas decisivas de un estado completamente en banca rota a razón de la guerra.

Quien tomo la iniciativa para intentar solucionar estos inconvenientes fue la propia población ucraniana a través de un sitio similar a cualquier otro cuyo fin es el crowdfunding. La diferencia radica solamente en el fin, ya no de entretenimiento, de arte o de información, sino mas bien bélico. Financiar los medios de guerra sin intermediarios estatales.

Es común, hasta normal, suponer que la ciudadanía se movilice económicamente y apoye a sus tropas durante una conflagación. En estos casos, quien intercede en la mayoría de los casos es el propio estado, por medio de bonos,  colectas, etc. Ahora, lo notable en este nuevo tipo de recaudación es que los aportantes ya no financian directamente una idea general, que es el apoyo a sus tropas de manera amplia, sino que se acota al aporte económico especifico por necesidades: la construcción de un UAV, la adquisición de determinados equipos de comunicaciones, el aporte de equipo de campaña e individual, el suministro de vehículos terrestres, etc.

La pagina Peoples Project se alza entonces como un nuevo canal de comunicación entre las necesidades del frente y la propia ciudadanía. Sobrepasa al estado que lo aglutina y que se encuentra sobrepasado y al borde de la quiebra, y le ofrece a las tropas en combate con un nuevo sostén logístico impensado, el aporte financiero directo de la sociedad a la que defienden.

Al día de hoy, el sitio concluyo la financiación de 63 campañas. Las mismas se enfocaron, como dijimos antes, en equipos de comunicaciones, equipo letal, vehículos, UAV, equipo de campaña e individual. Otros equipos sumamente importantes como suministros médicos, ambulancias y equipos para atender traumas finalizaron positivamente con el aporte económico de cientos de personas alrededor del mundo sumando miles de dolares para los proyectos.

Otro punto llamativo es como el aprieto por contar con medios de reconocimiento en el expandido frente, motivo a que la propia gente se movilizara económicamente proponiendo la construcción de un UAV. Lo llamaron el PD-1, o “Peoples Drone” (Dron del Pueblo). Este sistema al dia de hoy llega a un 87% de financiamiento y propone una cámara giroestabilizada y un alcance limitado a 5 horas de uso. ¿El monto total para que el UAV sea una realidad?  36.400 dolares.

Siempre se sostuvo que las nuevas tecnologías de información y comunicación son un campo de batalla mas dentro de un conflicto bélico. Las noticias toman el matiz ideológico de quien suscribe, enfocándose en convencer a la opinión publica sobre las maldades del enemigo y las bondades de la tropa propia. Hoy, este tipo de tecnologías dio un paso mas, saltando la limitación de  solamente proveer información al publico, para convertirse en un medio de financiamiento y (porque no) de solidaridad de la ciudadanía para con sus soldados en combate.

Deja un comentario