27-12-2011 | La ceremonia fue presidida por el ministro de Defensa, doctor Arturo Puricelli, quien puso en funciones al vicealmirante Carlos Alberto Paz.

En el centro de la foto, el Ministro de Defensa, Dr. Arturo Puricelli tomando juramento al nuevo Jefe de la Armada Argentina, Carlos Alberto Paz. Detras y a la izquierda de la foto, el jefe saliente, Almirante Jorge Omar Godoy.

BUENOS AIRES – En el edificio “Libertad”, sede del Estado Mayor General de la Armada Argentina, se desarrolló esta tarde la ceremonia de entrega y recepción de la jefatura de la fuerza.

El acto comenzó con el ingreso del Ministro de Defensa, doctor Arturo Puricelli, en la plaza de armas Almirante Guillermo Brown, ante la presencia del personal militar en formación.

Lo hizo acompañado por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas (EMCO), brigadier General Jorge Alberto Chevalier; el jefe del Estado Mayor General de la Armada, almirante Jorge Omar Godoy y el subjefe, vicealmirante Carlos Alberto Paz.

Asistieron también a la ceremonia autoridades navales, embajadores extranjeros, representantes del EMCO, del Ministerio de Defensa, de los estados mayores del Ejército y de la Fuerza Aérea, autoridades de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, agregados navales extranjeros, autoridades de Fuerzas de Seguridad e invitados especiales.

Luego de que se entonaran las estrofas del Himno Nacional Argentino, el almirante Godoy pronunció un discurso alusivo.

Mencionó que durante sus ocho años como jefe de la Armada se pudieron llevar adelante y concretar diversos e importantes proyectos “con el apoyo de todos: civiles y militares, suboficiales y oficiales”.

Entre ellos, destacó la próxima incorporación de un buque polar, el inicio de la construcción de los patrulleros oceánicos multipropósito y las tareas para concluir con la puesta en servicio del submarino ARA “Santa Fe”, como parte de los aportes realizados, a la luz de la directiva de la política de defensa nacional, para obtener el sustento operativo necesario.

Subrayó la participación de la Armada en el fortalecimiento de la industria naval, “mediante la puesta en valor de astilleros”, posibilitando la reparación del submarino ARA “San Juan”, la recuperación y modernización del rompehielos ARA “Almirante Irízar”, las reparaciones de media vida de la fragata ARA “Libertad” y las obras en ejecución de los diques de carena de Puerto Belgrano.

Otro de los proyectos que mencionó corresponde a las obras de infraestructura, finalizadas o

en curso y los esfuerzos realizados en materia de educación militar integral del personal, entre otros.

Dirigiéndose al vicealmirante Paz, quien lo reemplazará en el cargo, le auguró el mayor éxito en su gestión, sustentado “en la seguridad de que sus excelentes cualidades personales y profesionales le permitirán cumplir cabalmente la tarea que le ha sido confiada”.

El traspaso

Luego de que se procediera a la lectura del Decreto 248/2011 del Poder Ejecutivo Nacional que designó al vicealmirante Paz como jefe del Estado Mayor General de la Armada, el ministro de Defensa le tomó juramento.

Ante la orden de “arría”, en el mástil de la engalanada Plaza de Armas del Edificio “Libertad” se realizó el cambio de insignias de mando.

Mientras la Banda de Música, acompañada con gaita, ejecutaba la Marcha de San Patricio, como es tradición, el almirante Godoy recibió de manos del guardiamarina Matías Leonardo Guardo el cofre que contiene la cheap car mechanic insignia de mando que lo acompañó durante toda su gestión.

A continuación, el ministro Puricelli puso en funciones al nuevo jefe de la Armada, quien requirió al personal militar la fórmula de “subordinación y valor”, respondida a viva voz.

Al sonar el último acorde de la Marcha de la Armada, se retiró la Bandera de Guerra y se dio por concluida la ceremonia.

 

http://www.gacetamarinera.com.ar/nota.asp?idNota=3697&idSec=7

 

Estas han sido las razones por las cuales el Almirante Godoy pidio su pase a retiro

 

Procesaron al jefe de la Armada, Jorge Godoy

Fue en una causa por “inteligencia ilegal”

l jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy, fue procesado ayer, acusado de haber permitido que su fuerza hiciera “en forma sistemática y permanente” tareas de espionaje interno, algo que la ley prohíbe.

El juez federal Daniel Rafecas, autor del fallo, sostuvo que Godoy controlaba el aparato de inteligencia de la Armada y tenía conocimiento de que desde allí se llevaban a cabo “prácticas de inteligencia interna” que omitió desactivar, pese a que violaban las leyes de seguridad interior, de inteligencia nacional y de defensa nacional.

De acuerdo con la causa, entre 2003 y 2006 fueron víctimas de ese espionaje dirigentes sociales y políticos; se hicieron informes sobre actos de organismos de derechos humanos y semblanzas de funcionarios nacionales, como la actual ministra de Seguridad, Nilda Garré.

El delito por el que se procesó a Godoy fue el de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, que tiene una pena baja: prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por el doble tiempo. Junto con el jefe de la Armada fue procesado también el ex subjefe Benito Rótolo. Sobre los bienes cada uno se dispuso un embargo de 50.000 pesos.

“La actividad de inteligencia interna se trató de una actividad habitual, prolongada y reiterada en el tiempo en la Armada Argentina”, sostuvo Rafecas. Según el juez, de ella participaron “tanto activa como pasivamente los diversos órganos que conformaban el Sistema de Inteligencia Naval”, que “dependían orgánica y directamente” de Godoy y Rótolo.

Esta causa se inició por una denuncia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), ante el juzgado federal de Rawson, por presuntas prácticas de espionaje en la base Almirante Zar de Trelew, Chubut. Las autoridades de esa base y sus superiores jerárquicos fueron procesados en Rawson y el caso llegó luego a Rafecas para que determinara la responsabilidad de las máximas autoridades de la Armada.

Según el juez, de las tareas de inteligencia participaron “diversos integrantes del Sistema de Inteligencia Naval”, que obtuvieron y acopiaron información, luego “trasmitida con continuidad a los máximos órganos de inteligencia de la Fuerza”.

Godoy había declarado ante Rafecas hace un mes. Entonces, dijo que jamás había ordenado seguimiento a políticos, dirigentes ni organismos de derechos humanos. Afirmó, incluso, que nunca supo que esto se hiciera. “¿Es posible que en una corporación militar con una estructura de mandos verticalista usted no estuviera al tanto?”, le preguntó entonces el juez. “De hecho, pasó”, respondió Godoy, y alegó que se pasó a retiro a los responsables de Inteligencia cuando se descubrieron cables que daban cuenta de las operaciones.

“Partes de información” y otros documentos que el juzgado consideraba importantes para la causa desaparecieron de las dependencias de la Marina donde debían estar. Por eso, Rafecas ordenó además que se abriera una nueva causa para investigar qué pasó con esos papeles.

 

http://www.lanacion.com.ar/1434355-procesaron-al-jefe-de-la-armada-jorge-godoy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí